Debate: ¿Qué piensan las mujeres sobre el sexo anal?

El sexo anal es una práctica sexual que genera controversia, como en todo, para gustos colores y en lo que respecta a este tema hay quienes confiesan que les ha significado una fuente de placer inimaginable y quienes jamás volverían a practicarlo ¿Quién tiene la razón?
sexo anal
sexo anal
GettyImages
 
viernes, 28 de noviembre de 2008 - Karina Santillan
El sexo anal reviste desde tiempo atrás en la historia el carácter de 'vencer la última barrera'.Aunque en Roma no estaba permitido ?ni por consiguiente bien visto? que un ciudadano romano mantuviera anal (poedicare) con otro ciudadano romano, no había ningún impedimento si lo hacía con un esclavo o esclava.


El sexo anal ha sido considerado tabú en muchos países occidentales desde la Edad Media cuando se rumoreaba que miembros varones de movimientos heréticos lo practicaban entre ellos. Durante la Edad Media, la mayoría de los clérigos cristianos no eran del todo célibes, pero las órdenes más elevadas de algunos credos heréticos sí, lo que generaba el rumor de su atracción hacia miembros de su mismo sexo.

El anilinguo ha sido condenado en los últimos dos mil años por la mayoría de las religiones: tanto por ser infértil (es una de las prácticas naturales más típicas para el control de la natalidad, en cuanto coito substitutivo del vaginal), como por conllevar serios riesgos higiénicos. Aún en 2007 la pedicación es considerada delito en ciertos estados de Estados Unidos de América, incluso dentro de matrimonios legalmente constituidos por considerarse anti natural.

 

No hay una descripción disponible

La práctica del sexo anal siempre ha generado controversia en las sociedades

La persistencia del tabú a lo largo de los siglos ha difundido la idea de que el coito anal sería 'antinatural', frente al coito vaginal, sin embargo hay que considerar que en el proceso evolutivo la vagina es un conducto de muy reciente aparición, y que en la etapa en que se desarrollaron los reptiles el conducto receptor del semen fue la cloaca, por lo que ambas prácticas sexuales se dan en la naturaleza y en realidad el sexo anal se viene dando desde muchos millones de años atrás.

Hay que considerar también que la humana tiene fines más amplios que el meramente reproductivo, y en este sentido, en tanto que esta práctica también puede considerarse un juego sexual, tiene también pleno sentido biológico.

¿Quiénes lo practican?

De acuerdo a información encontrada en wikipedia, Aproximadamente el 40% de las parejas heterosexuales lo han intentado al menos una vez y, según atendamos a unos u otros estudios, entre el 10 y el 20% de parejas lo practican con regularidad.

 

No hay una descripción disponible

De acuerdo a estudios el 40% de las parejas heterosexuales han intentado alguna vez practicar el sexo anal

El sexo anal es una práctica que requiere especial atención y cuidado, si las cosas se hacen de la forma correcta, los expertos indican que puede ser muy placentero.

¿Por qué nos atrae el trasero?

Los glúteos humanos son los más grandes que existen (en comparación con los animales bípedos, como pueden ser los monos), en parte porque caminamos sobre nuestras (otros gracias a los implantes) pero, según algunos estudiosos la razón biológica es que la proporción de esta parte de nuestra anatomía nos permite potenciar la atracción sexual.

 

No hay una descripción disponible

El tamaño del trasero potencia la atracción sexual a nivel inconsciente

Puesto que el valor evolutivo del sexo es fundamentalmente reproductivo eso explicaría el relativo mayor tamaño de las nalgas femeninas.

Los glúteos asimismo son muy sensitivos y, si la experiencia de las caricias estimula el deseo sexual, en algunas posturas de práctica del coito lógicamente también se produce un contacto rítmico con los glúteos, lo que es un fuerte estímulo sexual para ambas partes.

La estética de los glúteos cambia de acuerdo a la cultura, hay quienes los prefieren prominentes (tipo Jennifer López) y quienes se decantan por un trasero proporcionado y firme.

 

No hay una descripción disponible

La estética del trasero depende del contexto cultural, en gustos se rompen géneros

Lo que no te cuentan las películas porno

Aunque en algunas películas pueden venderte la idea de que en media maratón sexual puedes darle rienda suelta a la creatividad sin protección, eso es FALSO y lo primero que debes tener a la mano es un preservativo, sobre todo para practicar el sexo anal ya que si se realiza una penetración vaginal después de ella corres el riesgo de alojar bacterias que te acarreen una infección.

¿Qué necesitas para practicarlo?

Un condón, lubricante, higiene, relajación y mucha paciencia.

La debe tener una profunda comunicación (valga la expresión) ya que si se trata de una innovación en su vida sexual, hay que ser conscientes de lo que el otro está experimentando y debemos saber cuando hacer una pausa o abortar la misión.

 

No hay una descripción disponible

La pareja debe mantener una excelente comunicación ya que se trata de sentir placer, no de pagar una penitencia

Como nos indican en abc sexología, nadie debería sentirse obligado a practicar el coito anal sólo porque su pareja se lo pida. El sexo para ser placentero siempre tiene que ser elegido.

El recto no está diseñado para la práctica del sexo y no puede soportar repentinos encuentros sexuales sin sufrir daños. Aunque los dos componentes de la pareja gocen, el coito es un acontecimiento especial. Con un poco de creatividad, ambos pueden quedar satisfechos.

El ano, al igual que la vagina, tiene terminaciones nerviosas sensibles, pero a diferencia de ella no se lubrica por sí mismo así es que necesitas un lubricante soluble al agua para poder efectuar esta práctica.

La penetración inicial es siempre la parte más difícil de esta práctica sexual: el ano es un apretado anillo de carne cuya función es la de controlar la eliminación de los desechos del y además no se puede controlar totalmente, ya que tiene movimientos reflejos. Si el ano no se estimula adecuadamente, sobre todo en el esfínter anal, puede resultar doloroso y molesto además de provocar desgarres y lesiones importantes.

 

No hay una descripción disponible

El sexo anal requiere paciencia

Es evidente que para que todo resulte ameno y placentero, la persona penetrada debe haber evacuado antes, de manera que la última parte del intestino colon esté lo más limpia posible y no haya dificultades en la penetración.

Finalmente, un lavado concentrado en la zona es también necesario. Se puede tomar un baño caliente o un masaje para relajarse. Recuerda que los músculos que rodean el ano impiden que algo pueda entrar fácilmente, al menos de que la persona se relaje y se lo tome con tranquilidad.

El lubricante facilita la penetración que, por sí sola, no es sencilla. Si además la pareja estimula manualmente la zona para así dilatar el esfínter anal, esta práctica no tiene porque resultar dolorosa.

Así es que esta práctica no es recomendada para los fanáticos que pretenden emular a Nacho Vidal y quieren hacer todo con prisa sin importar lo que la pareja sienta, a veces lo que se ve en las películas dista mucho de la realidad y por mucho que las actrices digan 'Oh sí!', en el fondo pueden sentir molestia si no se realiza el sexo anal con los cuidados adecuados.

 

No hay una descripción disponible

No traten de imitar a Nacho Vidal

Si lo intentas con tu pareja y las cosas 'no fluyen' existe una técnica similar que puede compensar: la penetración vaginal posterior 'a tergo'.

Esta forma es similar al anilinguo por el ángulo de penetración y la perspectiva visual desde atrás que hará que parezca diferente a la práctica de otras posturas.

¿Y tú que piensas de esta práctica?

 

 

 

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com  

ir a portada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Contador de visitas

 

 

 


 

 

 

 

a