elenafilatova.com

La zona Bielorrusa de exclusión ahora es llamada "reserva boscosa de radiación ecológica". La mayoría de los pueblos que hay en ella son muy remotos. Muchos no tienen carreteras y la única forma de llegar allí es conduciendo un tractor o a pie.

Si estás cansado, siempre habrá un banco en el que sentarte.

O podemos admirar el equivalente de las Cataratas del Niágara en Chernóbyl. Aquí, los niveles de radiación son los mismos que en Kiev. Estar de pie en el puente es tan seguro como estar en los puentes de Venecia. Pero nunca olvides que esto es Chernie, donde puedes caminar unos pocos cientos de metros y meterte en un lugar altamente radiactivo. Hay varios centenares de vertederos enterrados conteniendo desperdicios radiactivos en el área de Chernóbyl, nadie conoce su localización exacta. Las personas que enterraron esos desechos se estaban enterrando a sí mismas pueden descansar en paz, ya que los que estamos vivos no podemos. Por nuestra seguridad, el contador Geiger siempre debe estar encendido.

Por fin, aquí está el pueblo. Sin nombre.

Me es difícil de describir lo que siento cuando entro en un pueblo sin gente, pero lo intentaré. Primero es un sentimiento de como si me hubiera quedado sorda, el silencio es tremendo. No hay pájaros cantando, no hay viento, nada que pueda romper este silencio. Los pueblos son más pintorescos que las ciudades, las casas y las cabañas no parecen reales. Todo parece como pintado, y me siento como si hubiera entrado en esta foto.

Siguiente página