Biblioteca de Referencias

Herencia Cristiana

 

El Origen de la Inquisición  

NOTA: Traducción Electronica

 

Antes que rastree el desarrollo del tribunal que llamamos la Inquisición, es conveniente dar al lector una advertencia acerca de la literatura de estas materias. Ningún historiador en el mundo, aun ningún católico, duda que el Papa exigiera esta "cruzada" y casi aniquiló a la mayoría de los mejores hombres y mujeres de aquel tiempo. ¿Pero... hubo realmente cuarenta mil muertos en Biziers, o fueron sólo diez mil hombres, mujeres, y niños (especialmente mujeres y niños) a quienes cortaban sus gargantas cuando la batalla terminaba? ¿Y no sostienen los Albigenses opiniones que fueron socialmente muy maliciosas? Etcétera.

 

Alguien que me preguntase si respeto a los paulistas y a los jesuitas, que trivializaron estos grandes crímenes a su forma, y cegaron los ojos de sus seguidores, lo hace en vano. Pero un hecho más serio es que estos escritores católicos ahora se introducen poco a poco en un trabajo en al cual el público en general cambia inocentemente de dirección en busca de información, no propaganda (o mentiras). Déjeme dar dos instancias. La "Nueva Enciclopedia Internacional" es el trabajo más accesible de referencia general en América, y es generalmente buena. Pero el artículo en "La Inquisición" obviamente ha sido escrito por un Católico Romano, quien no da ni su nombre ni sus siglas. Es inconfiable de principio a fin, y es, a pesar de su forma jesuítica, mayormente falso.

 

OH, usted dice, quizás las personas pueden confiar en Dayton, pero obro un trabajo autorizado como la instruida "Enciclopedia de Religión y Éticas". Ésta es, de hecho, una de las más eruditas de las recientes enciclopedias. ¡Pero no tiene ningún artículo de brujería, y su artículo de la Inquisición es realmente escrito por un entendido de la apología Católica, Canon Vacandard! Pero él es realmente un estudioso, usted puede decir. Y contesto que no hay un estudioso totalmente católico imparcial en el mundo, y ese artículo de Vacandard es una deshonra para la Enciclopedia. Déjeme citar un pasaje que servirá de texto para este capítulo. El canon comienza por anunciar plácidamente que la Inquisición española está fuera de su alcance; Que es como escribir a "Hamlet" sin el fantasma, Hamlet, el Rey, y Ofelia. El horror español no es tratado en otro sitio de la Enciclopedia. Luego él dice:

 

Del  doceavo siglo en adelante la represión de herejía fue el gran negocio de la Iglesia y el Estado. El desasosiego causado, particularmente en el norte de Italia y el sur de Francia, por el Cathari o los Maniqueos, cuya doctrina operaba  la  destrucción para la sociedad así como también para la fe, abrumó a los líderes de la Cristiandad. En varias ocasiones, en lugares diversos, las personas y los gobernantes al principio buscaron justicia en la suma  convicción y la ejecución; Los culpables fueron unos u otros privados de la protección de la ley o condenados a morir. La Iglesia por mucho tiempo se opuso a estas medidas rigurosas. ... La pena de muerte no fue nunca incluida en cualquier sistema de represiones.

 

Ese pasaje, ocurrió en una de las mas recientes y más estudiadas enciclopedias, es algo de lo más bajo y más mezquino que alguna vez haya venido de la pluma de un apologista. ¡La pena de muerte nunca incluida! Por qué estaba, en el dictado de obispos cristianos, hecha una parte de la ley europea por los emperadores cristianos del cuarto y del quinto siglo, y para muchos fue ley. Justamente he dado centenares de instancias en el doceavo siglo.

Luego recibimos instrucciones de creer que "la gente y los gobernantes" hicieron estas cosas horribles, mientras la Iglesia mansa trató de restringirlas. Ese es un insulto para nuestra inteligencia. Ningún gobernante o ninguna de las personas alguna vez se puso en contra de herejes sin la impulsión de la viña del Señor, y en el período que discutimos el Papado se quejó cada década de que no podría traer a los gobernantes a ejercer sus propias "medidas rigurosas": Exilio, infamia, confiscación, y destrucción de los herejes es hacia el blanco donde se dirigen. Inocencio III, quién, como verá en un momento, demandaba la sentencia de muerte, emprendió su espantosa cruzada de asesinato y robo precisamente porque él no podría persuadir a "las personas y los gobernantes" a proceder de otra manera.

 

Y la cosa más mezquina de todo es que Canon Vacandard, y la mayor parte de sus apologistas católicos modernos, críe sobre los huesos de esos centenares de miles de hombres asesinados, mujeres, y las niñas la inscripción presumida y mentirosa que fueron "peligrosas para la sociedad" ¿Cómo? Usted sonreirá cuando oye: ¡Como Cristo, apoyaron pobreza voluntaria y virginidad! Sabemos sus ideas sólo de enemigos resentidos, y ésta parece ofensa de la roca.

 

Sí, pero cómo podría la sociedad persistir si no hubiera propiedad privada, ningún soldado (ellos se oponían a la guerra), ninguna procreación de niños. Y la respuesta otra vez es simple: Estos consejos de Cristo estaban (tal cual el teólogo católico moderno dice) para los pocos elegidos, los perfectos," como los Albigenses los llamaron, y el gran cuerpo de los "creyentes" podría poseer cuanta propiedad les agradara, se casan cuando así lo quieren, y el oso (el ejercito) se arma cuando es necesario. Ellos fueron, como el Professor Bass Mullinger dice en un artículo en la misma Enciclopedia, los hombres de "simple vida libre de culpa," y no fueron responsables de las riñas entre las iglesias. Roma asesinó a varios miles de centenares de seguidores reales de Cristo porque no fueron cristianos.

 

De la "Enciclopedia católica" esperamos cualquier cosa, y advertiré un único comentario del Profesor Weber, quien escribe sobre los Albigenses. Ellos fueron, desde su punto de vista, "ofendidos por el excesivo esplendor exterior de predicadores católicos". Dejé al Profesor Weber buscar la carta (la edición Migne, VII, 75) que el Papa Inocencio escribió en 1204 para su Legado. Es una exposición abrasadora de la inmoralidad clerical en general que el Profesor Weber estima, aparentemente, como "el esplendor exterior". El niño habla de las concubinas (él usa una palabra que el policía moderno no me dejaría traducir literalmente) de los sacerdotes y los monjes en todas partes, y dice que sus obispos pueden cazar y pueden jugar juegos de azar, pero pueden ser "perros mudos que aun no pueden ladrar".

 

Regresemos al hecho; Aunque confío en que el lector percibe la importancia de notar aquí y allí el engaño por el cual los apologistas desvían a las mentes de los fieles del hecho.

 

He dado las primeras etapas de la evolución de la Inquisición. La herejía fue un delito en la ley europea. Exactamente, dicen algunos de los apologistas; en aquellos días estaba pensada para ser un delito en contra del Estado y fue consecuentemente castigado. ¡Qué malabarismo miserable con palabras! La iglesia hizo a los gobernantes y las personas considerar eso como un delito; Y lo que ocurría en el siglo XIII, la edad avanzada de la herejía antes de la Reforma, muestra esto muy claramente.

El Concilio Laterano de 1139 violentamente urgió los poderes seculares para proceder en contra de la herejía; Y no lo hacían, por cualquier trascendencia. El Concilio Laterano de 1179 repitió el grito, implorando el empleo de fuerza y proponiendo tentando cebos para esos que asesinaron herejes. El Papa Lucio II en 1184 hizo una nueva partida. Él impuso las penas como el exilio, confiscación, e infamia (la pérdida de garantías constitucionales): Los gobernantes seculares involuntarios amenazados con excomunión y el interdicto; Y se promulga que bajo la ley actual, un obispo habría de juzgar al hereje en tribunal abierto cuando alguien fuera acusado, el obispo ahora debe salir a buscar a herejes. En latín la búsqueda por una cosa es un “Inquisitio”. Todavía muy pocos gobernantes seculares hicieron más que el encogimiento sus hombros. La herejía no les concernió.

 

Luego vino Inocencio III, quien tuvo un arsenal perfecto de condenaciones, y quién, cuando un príncipe eludió rápidamente con una sonrisa abierta al anatema arrojado, colocó los ejércitos en marcha y empapó el reino del hombre con sangre (como Gregory VII había hecho). Inocencio formuló el nuevo principio de "persuasión" de herejes. Hubo un asiento Papal en Viterbo, y el Papa estaba horrorizado para aprender que no sólo los cónsules (los magistrados) del pueblo, sino también el chambelán suyo fuera Cathari! Él pronto alteró eso, e impuso este principio sombrío:

 

Según el derecho civil los criminales convictos de traición son castigados con muerte y sus bienes son confiscados. Con cuánto más razón luego deberían ellos que ofenden a Jesús, El Hijo del Señor Dios, desertando su fe, ser aislados  de la comunión cristiana y despojados de sus bienes.

 

Es Canon Vacandard que nos da esa cita: ¡Una demanda perfectamente cristalina a la que los herejes debían ser ejecutados! Fueron, por consiguiente, no "personas y gobernantes," pero sí el gran Papa, quién, cuando parecía haber alguna duda entre los juristas por cuanto tiempo la vieja ley en contra de la herejía estaría todavía con fuerza legal, exigió la muerte. San Bloody (sangriento) no era un mal título para Inocencio III, "lo mejorcito de entre los Papas".

 

¡Además Inocencio - qué nombre tan irónico! - Completadas las fundaciones de la Inquisición reafirmando, con énfasis más pesado, que los obispos no esperaran por cargos de herejía, sino buscaran fuera de la herejía, o hicieran un inquisitivo, teniendo a oficiales especiales, o "los inquisidores," con este propósito. Inocencio formuló instrucciones explícitas para el procedimiento, y entre 1204 y 1213 él emitió el ordenamiento de cuatro decretos para tales búsquedas en diversos lugares.

 

En 1224 la Constitución de Lombardia formalmente promulgó sentencia de muerte para la herejía, y el siguiente Papa, Gregorio IX, apoyo esta pena y fundó lo que comúnmente es llamado la Inquisición. Los herejes fueron dados al brazo real para "el castigo adecuado" - del cuál encontramos la definición en las palabras que evalúa Inocencio III  - y, como los obispos se habían dejado ver muy remisos en el trabajo sucio de buscar herejes, el Papa tomó el trabajo de ellos y se lo confió para las misericordias tiernas de los frailes recién fundados, dominicanos y franciscanos, quienes tomaron eso como los perros de caza de sangre a un perfume. Entre los ingenios del tiempo los dominicanos fueron conocidos como los bastones Domini, "los perros de caza del Señor," una broma muy latina claramente delineada en su nombre.

 

Así la Inquisición, cuál significada originalmente una búsqueda para herejes bajo la dirección de los obispos, se convirtió en una institución separada bajo el control directo del Papado. Esto no estaba hecho de un golpe. Su nacimiento es diversamente puesto por historiadores en 1229, 1231, y 1232. Por el año más reciente, de todas maneras, la Inquisición estaba establecida, y los perros de caza del Señor sintieron el harapo ensangrentado en sus narices.

 

Roma había descubierto la solución de su dilema. No quiso manchar sus propias ropas comunes y corrientes con derramamiento de sangre, pero ciertamente no quiso dejar la detección de herejes para los poderes seculares, o pocos serían detectados. Además, si los herejes fuesen sometidos a juicio por el derecho civil, entonces la ley no actuaría hasta que un cargo fuese expuesto ante ella, y habría una prueba comparativamente justa, el acusador confrontando al acusado en tribunal abierto; Y otra vez pocos serían condenados. En resumidas cuentas, estas "confiscaciones" que Inocencio III había recomendado se estaban volviendo una fuente muy provechosa de renta, y el Papado quiso su parte. El revoltijo sórdido por el oro en medio de los huesos de los muertos ya había comenzado.

 

Considerando a la Inquisición. Estos agentes monásticos del Papa tuvieron tribunales independientes, de la descripción más monstruosa, y aseguraban la condenación de herejes secretos; Y debieron luego entregarlos al brazo real y conservar un ojo alerta en cualquier príncipe secular o cualquier oficial que fallara haciendo su cruento trabajo.

 

Toda esta conversación moderna acerca de la herejía como "un delito en contra del Estado" es odiosa. Hubo en el siglo XIII pocos países en Europa donde los Papas no mantuvieron feudos Papales, y pocos príncipes que no fueron retenidos, en el literal sentido político, como vasallos del Papa. Gregory VII e Inocencio III y sus sucesores afirmaron que fueron de hecho los soberanos feudales de Inglaterra, Francia, España, y otros países. Un delito en contra del Estado fue lo que les prefirieron más bien llamar. El grueso del pueblo de los gobernantes seculares odiaba y frustró a la Inquisición - no fue admitida a Inglaterra - y eso fueron sólo gobernantes dominados por el clero como Ferdinando e Isabela de España o aquellos quienes poseían interés por su avaricia ,y que llevarían a cabo las órdenes del Papa. La Cristiandad fue forzadamente empujada en Europa para la segunda edad, como había estado en el cuarto siglo.

La única excepción del material es la promulgación de la pena de muerte en el Constitución secular de Lombardia en 1222 y 1224. Aquí, a primera vista, es un hecho histórico de gran valor para el apologista: Mientras El Derecho Canónico claramente no prescribió la sentencia de muerte, un emperador, Federico II, lo introdujo. Pero la alegría del apologista será breve si él busca el récord de Federico II. Ya que él fue apenas un cristiano. En lugar de sentirse profundamente ofendido por la herejía, él oculto en absoluto hecho que pensaba como superior a la religión mahometana que la cristiana. Qué motivo político tuvo él para complacer el Papa - es admitido que los clérigos le indujesen a hacerlo - por ello, el Papado influyó en la promulgación de una ley para que fuese prohibido estudiar otra religión. El canon Vacandard observa que Federico meramente copió la ley alemana común en su constitución nueva. El profesor Turberville está francamente intrigado. Pero es admitido esa ley, salvaje como estaba de formalidad - el hereje debió verse obligado a la muerte o si no cortar su lengua - no fue ejercida antes de que el Papa la adoptase; Y eso, como Canon Vacandard nos recuerda, en su primera declaración en el tema en el año 1220, Federico expresamente basó su ley en las palabras de Inocencio III a quien previamente he citado. Un monarca escéptico tomó prestadas, para las razones políticas, las palabras de un Papa sediento de sangre para complacer a otro Papa sediento de sangre, no es una base muy buena para la reclamación que la herejía fue considerada como un delito en contra del Estado.

El Papa Gregory IX inscribió esta ley en la oficina de registro papal, compelió a las autoridades seculares en Roma y ingreso a la mayor parte de las ciudades italianas para implementarla, y, como Vacandard nos recuerda, "hicieron todo hasta extremo para implementar en todas partes la pena de muerte para la herejía" ("La Inquisición", p. 132). En otras palabras, tan pronto como hubo una ley secular prescribiendo la pena de muerte, los Papas, con gran delicadeza, dejaron a los herejes para el brazo real e intentaron obtener que la ley fuese adoptada en todas partes. Fue hecha una ley imperial por Federico en 1237.

 

Casi solo Venecia en Italia desafió al Papado. Los herejes eran quemados en Roma y en Milán, y los monjes más fanáticos fueron enviados por Gregorio como Inquisidores para otros países. Conrad de Marburg se envió a Alemania, dónde quemó cantidades de cosas enteras de herejes. El rey de Aragón, más tarde el rey de Castilla, fue inducido para pedirle al Papa Inquisidores. Cuatro Inquisidores estaban señalados por Gregorio para diversas partes de Italia; Y los otros se enviaron a Bohemia. En lo que se refiere a Francia, aun la masacre sórdida e integral no había aplastado el espíritu de los rebeldes y el monje dominicano "Robert Le Bougre" (no puedo traducir el nombre, pero usted necesita saber muy poco francés para entender eso), como fue comúnmente llamado, fue enviado con poderes espantosos. En 1239 quemó un centenar y veintitrés "Búlgaros" en un pueblo. El Sr. C.H. Hoskins ha publicado en América una corta cuenta de "Robert Le Bougre y de los comienzos de la Inquisición en Francia" Pero usted puede leer todo estos y más detalles en la historia de la Inquisición por Canon Vacandard: ¡El mismo caballero que nos asegura en la "Enciclopedia de Religión y Éticas" que "la pena de muerte no fue nunca incluida en cualquier sistema de represión"! Había sido incluido por más que ochocientos años, y estaba meramente discutida por abogados canónicos qué tan lejos la vieja ley fue aplicada en la Edad Media.

La Infamia de su Proceder

  NOTA: Traducción Electronica

La Inquisición es una deshonra indeleble para la religión que la creó; Los horrores del anfiteatro romano tenían comparación sólo con una desacertada exhibición de virilidad; La licencia amorosa de Paphos o de Corinth estaba, en contraste con ella, una indulgencia amable e inocente de naturaleza humana; En su procedimiento este tribunal santo, presidido por lo más santo de los hombres, bajo el control directo de sus santidades los Papas, estaba el instrumento más infame de injusticia y el peor fomentador de avaricia asesina que el mundo alguna vez ha visto.

Y, no sea que cualquiera que intente pensar, como el creyente inocentón piensa, que, después de todo, estas represiones meramente removidas, nos dejan decir, un millón de rebeldes, y así pusieron a prueba los europeos cincuenta millones de restantes para ser cristianos ortodoxos y dóciles, debemos estudiar el procedimiento de la Inquisición más estrechamente. Sus métodos fueron tan bárbaros y estúpidos del punto de vista jurídico que realmente no podemos decir cuántos de sus "herejes" fueron rebeldes reales. En parte la situación fue simple: Si usted fue denunciado por hereje por los Inquisidores, entonces lo mejor que usted podría hacer era ir de inmediato y declararse hereje y renegar su supuesta herejía. La negativa significaba, que los supuestos eran realmente verdad, y tortura horrible era de esperar, si usted todavía honestamente negaba el cargo, y luego ciertamente la muerte. Debemos tener en cuenta esto. Está, de hecho, en parte de la acusación a la Inquisición que debía tener multados, encarcelados, torturados, y aun asesinados a uno número grande de cristianos.

 

Sin embargo, aun teniendo en cuenta esto, las figuras son significante. Los apologistas modernos para la Inquisición, quienes nos dicen que sonriamos y frotemos nuestras manos y absolvamos a la viña del Señor porque descubren (dicen) que el hombre y mujeres asesinados fueron sólo cincuenta mil en lugar de trescientos mil, toman la línea de prueba que los Inquisidores generalmente tuvieron más prisioneros de los que ejecutaron. Vacandard apunta cómo tuvo el famoso Inquisidor Bernardo Gui 930 casos en un distrito entre 1308 y 1325, y él entregó sólo cuarenta y dos para el brazo real. En Poniers 5 de cada 42 acusados fueron ejecutados. Lo que significa esto realmente es que esas nueve décimas partes o diecinueve veinteavos de hombres y mujeres acusados de herejía, son las que confesaron ser herejes y se retractaron. En otras palabras, hubo al menos diez veces muchos herejes como esos ejecutados; La Inquisición fue un monumento de intimidación para poner fin al crecimiento de la rebelión en contra de Roma.

 

Su procedimiento dejará en claro esto, y la cuenta que doy de eso en este capítulo es basada enteramente en el libro de Canon Vacandard "La Inquisición" (1908) y el artículo de la Inquisición por el Padre jesuita Blotzer en la "Enciclopedia católica" El jesuita, claro está, Jesuitas aquí y allá, pero afortunadamente el Canon, inconscientemente, revela el secreto de  su colega. Será visto que, en lugar de todas las injurias Católicas hacia trabajos históricos de Lea, estos escritores tienen que estar de acuerdo con él en cada palabra en este capítulo más importante. De hecho, Vacandard basa su trabajo mayormente en la investigación más meticulosa de Lea, y Blotzer generalmente sigue a Vacandard.

 

Cuando el fraile-Inquisidor llegó a un pueblo, convocaron una reunión solemne de obispo, clero, y personas; y anunciaron que los herejes secretos debían reportarse ante ellos. Habría un "tiempo de gracia," usualmente un mes, y los herejes que voluntariamente respondieron al llamado, y se acusaron y renegados, durante ese período recibieron sólo las penitencias más ligeras: Las preces, los ayunos, los peregrinajes, las multas, el etc.

Entretanto los Inquisidores, quienes "actuaran con el obispo" (aunque él no tuvo ímpetu), tuvieron que escoger a un concejo asesor de "hombres buenos y experimentados" -  entre veinte a cincuenta en número - y llegar una decisión sólo en conjunción con estos.

 

¡Una provisión más benéfica, dice el jesuita! ¡Realmente el comienzo del sistema de jurado en Europa, dice Canon! ¿Pero quiénes eran estos hombres, y qué hicieron? Fueron, por regla general, en su mayor parte sacerdotes y monjes, con unos cuantos laicos muy ortodoxos. En unos pocos lugares el gran número de abogados piadosos locales - el decreto dispuso que deben ser "estimulantes para la fe" - fueron encontrados entre los “buenos hombres". Consideraron los nombres de los acusadores, dice el jesuita; Y, siendo hombres locales, así podrían detectar enemistad o codicia.

 

Pero Vacandard revela los planes. Él cita que dos de los líderes Inquisidores diciéndonos que es práctica común encubrir los nombres de los acusadores aún de estos hombres, y que usualmente vieron sólo un resumen de la prueba que cuidadosamente se preparó para ellos. "Muy pocos de ellos," los escritores del tiempo dicen, "en toda la vida supo el nombre del acusado o el acusador, o vio toda la prueba"" Un caso abstracto y una prueba seleccionada son expuestos ante ellos. "no hicieron," dice Vacandard, honestamente, "tiene suficientes datos como para decidir un caso concreto" En realidad, no lo decidieron. Dieron su opinión, y los Inquisidores decidieron. Y cuando el jesuita y el Canon nos reconfortan que los Inquisidores usualmente adoptasen su opinión, a menos que fuese demasiado severo (!), su única autoridad es otro apologista moderno.

 

El "jurado" nunca puso obstáculos a los Inquisidores. Crearon su milicia, generalmente en un monasterio dominicano, y recibieron denuncias secretas. Al comienzo fue decidido por los Papas que dos acusadores bastaban. Éstos son "testigos" generalmente llamados "," pero esa es una parodia de un término judicial. Fueron acusadores secretos, y no sólo nunca se enfrentaron al acusado, también sus nombres eran ocultos. "Bonifacio VIII," dice el jesuita, "determinado este uso... y ordenado en todos los juicios, aun inquisitoriales, los testigos deben ser nombrados para el acusado"" Esa declaración de la "Enciclopedia católica" es una mentira. Vacandard da las palabras de Bonifacio, y las traduciré: "Cuando no haya tal peligro, los nombres de acusadores y testigos deben ser publicados, como es hecho en otros juicios" ¿Qué significa peligro? Allí está el problema. Los Inquisidores fingieron que siempre hubo peligro de venganza, y las palabras de Bonifacio no afectarían su procedimiento en lo más mínimo.

 

El acusado es notificado, y el terror comienza; Ha comenzado, de hecho, el día que los monjes terribles han marchado con su cruz dorada en el pueblo. Los Inquisidores tuvieron tres formas de influenciar al acusado antes de que llegue a la tortura. El miedo de muerte fue la primera parte. No imagine a un hombre yendo a confrontar un juicio como lo hace hoy. Si fue denunciado, entonces tuvo la culpa. Imposible, dice usted; Ningún escritor católico, al menos, admitiría eso. Pero es un truismo. Escuche al Canon: " Si dos testigos, considerados de buena reputación por los Inquisidores, están de acuerdo con acusar al prisionero quien tenía su destino estaba sellado; Si él era acusado, era de inmediato declarado un hereje " (p. 128). El juicio por la Inquisición no significaba un examen para encontrar si un hombre fue un hereje. Si dos testigos secretos dijeron que él fue, entonces él lo fue; Y demás el tercer grado y la tortura fueron meramente para hacerle confesar que fue culpable y se retracte de su herejía. La representación teatral de Bernard Shaw de un juicio es muy absurda.

 

Si este certero conocimiento de que él moriría horriblemente a menos de que fuera  y renegara de su (quizá imaginaria) herejía no hizo que ni un hombre confesara, entonces él fue recluido a su casa y acosado y debilitado en las formas más diversas. Si esto no fue suficiente, entonces dos visitas fueron enviadas a él ponerlo en lo que es ahora conocido como "el tercer grado". Si todavía negaba ser un hereje, entonces recibiría la citación sombría para la Inquisición.

 

No se solía preguntar quien lo acusaba. Gregorio IX, Inocencio IV, y Alexander IV les prohibieron a los Inquisidores que digan los nombres; Y la declaración de Bonifacio VIII no alteró nada. Todo lo que el hombre podía hacer era nombrar a cualquier enemigo que tuviera en el pueblo. Por otro refinamiento de procedimiento clerical, la incógnita en la mera ley humana, los esclavos, mujeres, niños, y los criminales condenados podrían presentar una imputación. La religión aisladamente escuchó a tales testigos; Pero entonces la religión es muy importante, dicen los apologistas. Además, no era usual protestar que él había atendido a misa regularmente, etcétera. La conformidad exterior no contó. Uno era denunciado por la herejía secreta; era culpable de eso - todo lo que tuvo que hacer es retractarse.

 

Él no podría traer a un abogado. El Papa tan bueno y genial, Inocencio III, tuvo en 1205 abogados severamente prohibidos para ayudar a los herejes "en cualquier forma"; Y cualquier abogado que se aventuró a hacer eso muy pronto estaba sujeto a juicio. Un fraile santo en Francia quien le defendió un patrocinador rico y piadoso de su orden, cuyos bienes los Inquisidores quisieron (y llegó), acabó en prisión. El Padre Blotzer, es cierto, nos dice que la regla de excluir abogados estaba pronto disipado, y "la costumbre universal" permitió a un asesor legal. Y Vacandard, la autoridad real, explica que esto es lo contrario de la verdad. El Papa Inocencio se había dedicado a confesar herejes, y los Inquisidores permitieron a los primeros abogados para acusar o sospechar, pero la ley estaba pronto dirigida para aplicarse a todos los herejes.

 

Un hombre no podría traer a los testigos: O estaban en la lista de herejes al día siguiente. Por otra parte, los testigos podrían verse obligados a la tortura para prestar declaración en contra de él. Si a un testigo le importaba decir que su carga podría ser soportada por un fulano, el hombre era traído y torturado. En la práctica un testigo era suficiente; Y en España, además, obtenía su parte de los despojos.

A menos que, por consiguiente, un hombre tuviese en él las rarezas de un mártir real, dócilmente admitiera que fue un hereje, y abjurara la herejía. Él estaba luego obligado a denunciar a otros, o "nombrar a sus cómplices" Si él así confesó su herejía y nombró algunos otros, entonces meramente tenía: Una penitencia pesada, un peregrinaje, ayunar por varios años, construir una iglesia, pagar una gran multa, traer puesta una cruz horrenda cosida en sus ropas, etc. Si persistía en negar que fue un hereje, o se rehusaba en nombrar otros, entonces se lo trasladaba al cuarto contiguo.

Los Inquisidores, con la genial humanidad, siempre le mostraron primero al hombre (o la mujer) los instrumentos de tortura. Éstos fueron, por regla general, un látigo horrible para flagelar, una percha (para arrancar las extremidades hasta las junturas agrietadas), una estrapado, y un brazier de carbones muy calientes para ser aplicados en sus pies desnudos.

El estrapado fue un simpático acuerdo por el cual un hombre era suspendido de las muñecas  por el cielo raso, y llevado dando tumbos hacia abajo cuando se rehusaba a decir que él fue un hereje. Como un incentivo más pesas eran atadas a sus pies. Fuertes hombres murieron de esa forma.

 

He contado todo acerca de  cómo era introducida la tortura en el proceso, a instancia de los Inquisidores por Papa Inocencio IV. Nadie disputa eso. "La Iglesia es responsable de haber introducido la  tortura en los actos de la Inquisición," dice Vacandard (p. 147). Sino, dice el jesuita, frívolamente, lo suficientemente curiosa, la tortura no fue considerada como un modo de castigo, pero puramente como una manera de producir como respuesta la verdad; Y, claro está, fue la persona desobediente de los tribunales civiles que le dieron al Papa la idea. Lo que es lo suficientemente curioso es que los jesuitas y los paulistas del siglo XX, demandando "libertad" en países protestantes, escriben tan insensiblemente e hipócritamente acerca de los horrores perpetrados por su Iglesia cuando esta tenía el poder. "La tortura es," dice el jesuita, "rara vez mencionada en los registros"; Y él mismo admite eso, como era hecho fuera del tribunal, uno no planearía encontrarlo en los registros.

La tortura era habitual y abrumadora. "En general," dice este jesuita manso, "la Inquisición fue conducida humanamente "; Y el Canon nos dice que Savonarola (unPuritano ortodoxo y más piadoso) fue torturado siete veces, ciertas brujas de Arras fueron torturadas cuarenta veces, treinta y seis Caballeros templarios - está dura la cosa compañero, uno imaginaría – fueron muertos bajo la tortura en Paris y veinticinco en Sens, etcétera. La percha, los tornillos de mariposa, estrapado, y carbones muy calientes son instrumentos ciertamente "humanísticos".

 

Pero los Papas (que introdujeron la tortura) hicieron lo mejor que se puede para comprobar el celo excesivo de los Inquisidores, ambos apologistas dicen. Clemente V dijo que el acusado debe ser torturado sólo una vez. Sí; Y ningún Papa movió un dedo cuando, por toda Cristiandad, los Inquisidores encontraron que, aunque la tortura no podría ser "repetida," podría ser "mantenida," al siguiente día y tantos días como pensaran que fuese adecuado. Clemente había sólo hablado del acusado. Luego, dijeron los Inquisidores, estamos realmente en libertad para torturar a los testigos, para hacerles denunciar a más personas; Y otra vez ningún Papa los controlo o reprendió. Los Papas al principio dijeron que ningún clérigo, siendo de una testamentaría santa, debe estar presente en la tortura; ¿Y Alexander IV y Urbano IV dijeron que podrían estar presentes a fin de que en todas partes el Inquisidor torturaba a la víctima que se contorsionaba y le gritaba”confesará usted”? Hubo generalmente una razón política cuando los Papas restringieron el celo local de la Inquisición dondequiera.

 

Si la víctima persistía en negar que era un hereje, a pesar de la tortura, era entregada al brazo real; Esto es, después de que Gregorio IX había tenido éxito en todas partes de tener las autoridades seculares de adoptar la sentencia de muerte para la herejía. En consecuencia de la horrible muerte delante de ellos muchos ahora " confesados, eran detenidos de por vida. El encarcelamiento fue realmente un negocio humanístico en general, dice el jesuita. A menudo tuvieron alegría, vieron sus amistades, etcétera. Sí - algunas veces. Hubo dos tipos de prisiones, estrictas y menos estrictas. Los herejes ricos generalmente tenían lo más reciente, y el dinero compraba comodidades y privilegios en la mayoría de los lugares. Pero es asqueroso aun en su caso para menospreciar su parte. Sin juicio, con la mera denuncia de dos hombres que podrían ser enemigos o testigos torturados o hombres sobornados para causar la confiscación de su propiedad, ellos tenían que, por una "herejía" la cuál han abjurado, si alguna vez existió, perder toda su propiedad,  su esposa y niños adelgazaban por la mendicidad, y era detenido de por vida.

 

Una palabra acerca de esta confiscación. Es, la del  Profesor Alphandery, quien correctamente dice, "de importancia suprema para la historia económica de la Inquisición"; Y Vacandard admite que fue Lea quien primero la llevo fuera de su importancia. Los bienes de un fugitivo o de un hombre detenido de por la vida o condenados a la muerte estaban confiscados. Además, los Inquisidores que llevaran diez años dentro del establecimiento de la inquisición podían ser multados por los Papas quienes tenían el derecho de imponer multa, o para cambiar las sentencias más ligeras por pagos de dinero. Si usted no quería traer puesta una cruz amarilla en su abrigo de por vida, pasar tres años en prisión, a vivir de pan y agua durante dos años – entonces pague. Entonces allí estaban las súplicas a Roma en contra de frases excesivas: Esa válvula de seguridad compasiva en contra de la injusticia de la cual los apologistas hacen un tanto. Quiso decir que usted pagó en Roma.

¿Está allí aun un hombre de negocios católico quien ahora no ve la Inquisición en una luz nueva y espantosa? Fue un revoltijo por oro en un suelo rojo con sangre humana. ¿Quién obtuvo la ganancia? Sabemos bastante bien. Primero la autoridad secular; Y esto es, en la abrumadora mayoría de los casos, la razón principal por la que la herejía fue "un delito en contra del Estado" Era por eso que los reyes permitían que decenas de miles de sus súbditos en el sur de Francia sean detenidos de por vida o quemados, por lo que Venecia trató con sus propios herejes, que los Papas fácilmente denunciaron a los Inquisidores, como los españoles, de quienes estaba fuera su control. En segundo lugar, el obispo y los Inquisidores obtuvieron una parte. En tercer lugar, el Papado, que no publicó hoja de balance, obtuvo su parte. ¡Oh, todo el mundo odió la herejía en esos días piadosos! Segni, un escritor católico distinguido del siglo XVI, dijo: "La Inquisición estaba inventada para privar a los ricos de sus activos".

 

Por un refinamiento de este procedimiento "humanístico", que hizo eso para "la civilización general del género humano," la "Enciclopedia católica" dice - busque, artículo "Inquisición," si usted no puede creer en mí - que aun totalmente los hombres podrían ser acusados de herejía. Deje a dos incógnitas que los testigos dicen que un hombre, que llevaba unos 40 años muerto, habría sido un herético secreto, y sus niñas o aun sus nietas se fueron a la bancarrota. Para él allí no fue casual de "arrepentimiento". Él fue un hereje impenitente. Sus huesos fueron desenterrados, desfilados a través de la calle, y se quemaron. Su viuda y sus niños fueron privados de cada dólar. ¡Vacandard nos da cuenta de un Inquisidor famoso, Bernardo Gui, quien tuvo ochenta y ocho de estos casos póstumos de seiscientos treinta y seis! Sino, claro está, estaban en su guarda en contra de cualquier mero sentimiento de avaricia. Los Papas les advirtieron. Los inquisidores y los gobernantes del seglar severamente resistieron la tentación. Pero Vacandard cita al Inquisidor Eymeric lamentándose de: "No hay más herejes ricos, tan que los príncipes, no viendo mucho dinero en perspectiva, no se pondrá para cualquier gasto"

 

Para acabar con las prisiones. La frase común fue "prisión estricta": La incomunicación carcelaria, a menudo en cadenas, a pan y agua en las mazmorras más apestosas concebibles. He estado en las mazmorras medievales en Venecia - en cuál esos Voltaireanos malvados de la Revolución francesa dejaron un poco de la luz del día - y puedo imaginar el horror de cadena perpetua en ellas. Dios dirá que el rey de Francia, Quien no tenía simpatía para con herejes, forzó al Papa a interferir con sus Inquisidores en el sur de Francia para la barbarie en sus prisiones. Centenares murieron en ellas.

 

Y ahora nos deja pasear la mirada por la ceremonia solemne que cerró el trabajo de los Inquisidores. En una mañana dominical congregaron a los culpables, el clero, y la gente en alguna iglesia grande o la plaza, y leyeron en voz alta las frases. Los impenitentes fueron luego entregados a las autoridades seculares con una recomendación para la misericordia - y una seguridad severa, del Papa, que a menos que esos hombres y esas mujeres estuviesen quemados en la estaca dentro de cinco días el magistrado o el príncipe sería excomulgado y la ciudad o el reino colocado bajo el abrumador gran daño de un interdicto. Luego los agentes dominicanos o franciscanos del Papa se lavaron las manos, y estos apologistas católicos modernos nos preguntan a nosotros que comentemos qué tan limpios fueron.


 

La Inquisición Romana

  NOTA: Traducción Electronica

El procedimiento criminal de la Edad Media fue más tremendo del que cualquier hombre puede imaginarse hoy día: Tan bruto como lo médico o cualquier otro procedimiento del tiempo. Ha tomado hacia que doscientos años de reforma criminal y penal nos dan el sistema que tenemos hoy, y esto es lejos de perfecto. Pero el procedimiento criminal secular de la Edad Media fue inocente y refinado comparado con el procedimiento de la Iglesia Santa. Torturó al acusado, es verdadero; Pero ni el abogado que alguna vez vivió, en la civilización más imperfecta, habría admitido justicia en la mezcla de fanatismo, avaricia, y brutalidad que el jesuita y el Canon ha descrito para nosotros.

 

Ésta fue la Inquisición Romana: El tribunal se estableció por la Iglesia romana en casi cada país excepto España. Inglaterra nunca lo admitió, excepto en un lapso breve. Los países escandinavos, que tuvieron a pocos herejes, nunca tuvieron eso. Dejó de operar también para meter un apoyadero firme en el sudeste (Bulgaria, Bosnia, Dalmacia, Rumania, y Hungría), dónde los herejes fueron demasiados poderosos para dejarle decidir permanentemente o actuar considerablemente. En Bohemia y Polonia no hay una gran historia. En el reino anterior, donde cuatrocientos cincuenta nobles indicaron a través de señas una protesta en contra del ardor de Hus, el Papado tuvo que usar la fuerza en una escala mayor - la guerra - asesinar la herejía; Y en Polonia no había mucho que hacer.

 

En Italia sus mismos rebeldes en contra de Roma fueron extraordinariamente numerosos y fuertes por el comienzo del decimotercer siglo. En la especialmente ciudad Papal de Viterbo el Papa encontró que casi todas las autoridades y su chambelán fuera Cathari. En Florencia los herejes y los escépticos fueron sumamente numerosos y francos. Del tiempo de Federico II y Gregorio IX adelante, por consiguiente, hubo una lucha terrible y grandes números fueron pillados, detenidos, o quemados. Un Inquisidor feroz,Peter el Martyr”, fue asesinado en 1252. Venecia, como dije, mantuvo en privado las ganancias del negocio y desafió a los Papas. En el norte los Waldensians fueron tan numerosos que diezmaron procedimiento de los tribunales que les podría dar jaque. En 1488 el Papa arrojó una fuerza de quince mil soldados contra ellos, y los soldados fueron golpeados. En 1510 la Inquisición movió más ejércitos en contra de ellos, pero sobrevivió en las inmensidades de los valles de los Alpes hasta las terribles masacres de Vaudois del año 1655 contribuyo su parte para la "unidad de la viña del Señor".

 

Los católicos tienen en su haber eso en Roma mismo, donde los Papas directamente controlaron el tribunal, hubo singularmente poca persecución. Un escritor católico que está ocasionalmente cotizado, va hasta ahora en lo que se refiere a decir que nadie fue para siempre puesto a la muerte por la Inquisición Romana. ¡Uno apenas puede creer que él nunca tuvo noticias de Giordano Bruno! Pero la verdad es que el Papado ha llevado el buen cuidado a guardar de los registros de la Inquisición en Roma del ojo profano del historiador. Dr. L. Pastor, el historiador católico del Papado, nos cuenta todo, que cuando Leo XIII, con un ringorrango de trompetas, abrió al público para el mundo los Archivos Secretos del Vaticano, él advirtió en ellos que los registros de la Inquisición no estaban allí. ¡El Papa había quitado algunos documentos antes de sean abiertos los Archives!

 

En general, no deberíamos planear encontrar mucho ardor de herejes en Roma misma, por la simple razón que a un semi-maniqueo apenas le preferiría más bien salir y debería propagar su evangelio bajo la misma nariz de Gregorio IX o Inocencio IV, y en una ciudad que tuvo clérigos en cada casa segunda. Pero déjenos sin duda alguna acerca de la responsabilidad de los Papas. La Inquisición en Florencia, en Francia, en Alemania, o en Bulgaria estaba el Inquisición Papal Romana, tan en seguida controlada y guiada por los Papas como fue la Inquisición de Roma misma.

 

En el sur de Francia la actividad de la Inquisición fue casi tan horrible como en España. Yo en un capítulo anterior me he aplicado al monje dominicano Robert Le Bougre (él - se supuso - es un converso del neomaniqueo o la religión Bulgar), y en el recorrer de la mirada el trabajo de este hombre que aun el Padre cortés Blotzer está emocionado para decir eso alguno de los Inquisidores parezca haberse avenido a un fanatismo ciego" y "deliberadamente para tener ejecuciones provocadas en masa". El 29 de mayo, de 1239, el bruto quemó a ciento ochenta herejes, adicionando al obispo del lugar, en un pueblo muy pequeño de la provincia de Champagne. El "juicio" de este número inmenso de denunciados no duró más de una semana. Los obispos de Francia central y del norte habían dado cuenta de que no hubo herejía en su territorio, pero Roberto lo encontró en todas partes. Después de algunos años de actividad vulgar y asesina que él fue quien lo depuso y encarceló por el Papa.

 

Era principalmente en el sur de Francia que los Inquisidores fueron activos. Las masacres espantosas de los Albigenenses a principios del decimotercer siglo tuvieron de ninguna manera como fin la extinción de la rebelión. En 1241 y 1242, especialmente, los Inquisidores provocaron tal cólera por su conducta que uno de ellos fue asesinado. El Papa compelió al Condado de Toulouse para dirigir a sus tropas en contra de ellos, y la guerra o "la cruzada" fue reanudada. No fueron, sin embargo, los suficientes como para sostener la sacudida de los ejércitos. Su último pueblo fue tomado por ellos, y los miles fueron a los que  se sumó los centenares de miles de sus mártires. Era seguro estimar que esos allí fueran al menos cien veces más semi-maniqueos puestos hasta morir para su religión en cincuenta años en el sur de Francia que hubiera habido cristianos a los que se  dio muerte en tres siglos en los inicios de la Iglesia. Y ese es el registro de una pequeña área en un lapso de medio siglo.

 

Cuando los soldados habían hecho la "caja fuerte" agraria "para héroes," los Inquisidores eran determinados para trabajar con brutalidad redoblada. Sus excesos fueron tan grandes que las repetidas quejas le enviaron al rey, Felipe el Justo, y dependió enteramente del color momentáneo de sus relaciones con el Papa ya sea si él había intervenido o no, en 1290 cuando hicieron una víctima de un notablemente piadoso y caritativo amigo de los frailes franciscanos, Fabri, encontrándole un hereje cuando sus labios fueron sellados por la muerte y confiscada su hacienda. En 1301 el rey envió a los representantes a investigar los cargos en contra de los Inquisidores, y que ellos encontraron las prisiones tan apestosas y mortíferas, y el procedimiento tan vulgar e injusto, que el rey se opuso a Roma. Dos de los Inquisidores fueron suspendidos, y sus poderes fueron reducidos en Francia. La posterior era del Papa Clemente V fue complacida por Burdeos y Carcassonne quien  engañado para enviar dos cardenales, y encontraron un sistema sórdido. Clemente tuvo, dentro del colmo del ideal barbárico de la Inquisición, algún sentimiento de la humanidad. Cuando él murió, los Inquisidores reanudaron su trabajo con más "celo" que en toda la vida y, como resultado de más de cien años de derramamiento de sangre, el robo, y el tratamiento vil, persuadieron las provincias sureñas de Francia a ponerse ortodoxos.

 

Desafortunadamente, dice Vacandard, en la extenuación de estos delitos, la herejía en la Edad Media fue generalmente asociada con ideas antisociales. Para probar esto asigna un largo capítulo de su libro a las doctrinas de estos herejes de la Francia sureña. Él encuentra lo que he descrito ya: El círculo inner, el elegido, de los Albigenenses fue a lo que se  prometió solemnemente para el celibato y la pobreza voluntaria - lo mismo que los monjes. Él no le hace despejar lo suficiente que el populacho de los Albigenenses era propiedad casada y mantenida como todos los otros, y puedo añadir que su la derecha educativa para encarcelar suicidas, de cuál mucho está hecho, es ahora generalmente reconocido. Sino que la situación histórica generosa completamente desprestigia esta forma odiosa de defender a los Papas difamando a los rebeldes. Estas provincias sureñas de Francia estaban, después de los reinos mahometanos en España, lo más próspero y contento en Europa, y fueron arruinadas cuando la "herejía" estaba arruinada.

 

Dos incidentes particulares, - el ardor de Juana de Arco en 1431 y la condenación de los Caballeros templarios en 1312 - ilustran el espíritu y procedimiento de la Inquisición Romana en Francia. Si Juana fue una bruja o no, ella fue vilmente puesta en una trampa mortal teniendo que usar ropajes de varón prácticamente por la fuerza, y la retractación que ella firmó estaba fraudulentamente repuesta por otra persona.

 

El aplastamiento de la Orden de los templarios es una de las más salvajes hazañas de la Inquisición.

Estaba de conexión con la prueba de los templarios que la Inquisición tuvo su experiencia en suelo inglés. Hay apenas que decir que esto no quiere decir que hubiese tolerancia religiosa en la Inglaterra medieval. La persecución espantosa de los seguidores de Wyclif y el posterior ardor colgante, cortando la cabeza y hospedar rivales protestantes y católicos es bien conocida. La sentencia de muerte fue decretada en 1400.

 

Pero Inglaterra trató con sus propios herejes; Y, de hecho, cuando Eduardo  II se  dio cuenta de los falsos e increíbles cuentos de los templarios, francamente se  rehusó a  creer en ellos. Al Papa Clemente V le reconfortó que los Caballeros habían confesado estas cosas - él probablemente omitió describir las torturas - y en 1309 dos Inquisidores fueron admitidos en Inglaterra para dirigir un juicio. Rehusaron al derecho de torturar, y, como no podrían encontrar prueba de culpabilidad sin ese instrumento bárbaro, hablaron al Papa. Clemente el Humano coléricamente demandó que el rey debiese permitir tortura, pretendiendo imponer la ley de la Iglesia como superior al derecho civil inglés. Al fin él sobornó al rey, en la manera Papal acostumbrada, y los templarios fueron torturados y destruidos. Un bonito registro para casi el único Papa que es citado como "comprobar el celo de los Inquisidores".

 

En Alemania del sur y occidental los Inquisidores fueron al principio como en Francia. Conrad de Marburg, el amigo ascético de Santa Elizabeth, fue casi tan brutal como Robert Le Bougre. Una persona acusada recibió severamente órdenes para no contestar simplemente "sí" o "no" para el cargo, y si él de inmediato no dijo "sí," estaba condenado y se le enviaba a la estaca. Leemos con mucho gusto que Conrad fue uno de los muchos Inquisidores que la gente asesinó, y que los obispos de Alemania furiosamente protestaron contra su Inquisición. Cuando Federico II murió la Inquisición fue a la que se  dio en jaque, pero más tarde los Papas la reimpusieron, y grandes números de rebeldes fueron ejecutados.

Con el crecimiento de herejía en una escala muy grande, en la Reformación, la Iglesia romana tuvo que reorganizar a su Inquisición. Cuál es ahora llamado que el Santo Oficio es su reconstrucción. Fue creado en 1542 por Pablo III con el título de Congregación Sacro de la Inquisición romana y Universal, o el Santo Oficio. El humor es una cosa desconocida en el Vaticano. Su tribunal permanente de seis (más tarde ocho, y a la larga trece) cardenales - se supuso - es el tribunal final de súplica en cargos de herejía. Pero las veces son malas, y la maquinaria "sacra" es guardada en reserva en el guardamuebles Papal, aguardando el amanecer de que más edad religiosa que (los italianos dicen) los católicos americanos van a inaugurar.


 

La Inquisición Española

NOTA: Traducción Electronica

Pero pocos de mis lectores estarán bajo cualquier ilusión en lo que se refiere a que reconozco la distinción. Es pequeño más que una conveniencia geográfica. La Inquisición en España era tan característica, tan rica en sus oportunidades, tan exitosa en el número total de sus asesinatos, que merece ser considerada separadamente. En lo que se refiere a esta súplica de carácter político y secular, aun los sacerdotes católicos algunas veces rechazan el recurso con rencor. El obispo Hefele, uno de los apologistas más católicos resueltos del siglo diecinueve, con naturalidad adoptada en su "Vida de Cardinal Ximenes". Pero cuando el trabajo fue al que se  tradujo al inglés (1860) y tuvo que mirar hacia el fuego de beca británica, tuvo un prólogo de Canon Dalton enteramente repudiando esta teoría. "La Inquisición no originó nada de eso en lo político como en los motivos religiosos," él dice, y "ninguna autoridad contemporánea afirma lo contrario". Es lenguaje humilde. Los escritores españoles que él cita enfáticamente lo representan como un tribunal puramente religioso, y las persianas de Ferdinando e Isabela, si que hay tales persianas, han debido haber calentado la atmósfera de agrario en la nube con su lenguaje - cuál fue vigoroso - cuando el primer apologista moderno subió esta súplica mendaz que la Inquisición española fue todo menos estrictamente religiosa.

 

Lo que dije acerca del lado económico de la Inquisición lo suministra una explicación que se le ocurrirá de inmediato al lector. Fue cuestión de la división de los despojos. A Sixto IV y sus sucesores les desagradaban  considerablemente la Inquisición española porque toda la riqueza confiscada se quedaba en España. Los Papas subieron recibiendo las súplicas de Roma - esas súplicas humanísticas y benéficas - de las frases del Inquisidores españoles, y condonando penitencias para un pago de dinero. Pero los españoles replicaron rehusándose a reconocer las administraciones del Papa, y hubo una lucha malvada.

 

El pueblo español, nos dice cada historiador, fue tolerante y poco dispuesto para reñir, pero los predicadores les azotaron, especialmente en contra de los judíos, y del catorceavo siglo en adelante fueron frecuentes los pogromos. En 1391 cuatro mil judíos fueron matados en Sevilla en forma aislada. A menos que los judíos, hubieran abrazado la Cristiandad, no se supeditó a la comprensión de la Inquisición, y, meramente recordando al lector que la expulsión final de los judíos fue en 1492, cuándo (en una estimación muy moderada) doscientos mil fueron conducidos al extranjero con cada incidente de brutalidad y empobrecimiento, debiera ser al que  se sumó el espantoso por cuenta de la religión cristiana, aquí los debemos ignorar. Es un comentario irónico en las supuestas doctrinas "antisociales" de herejes que estas expulsiones de judíos y Moros arrastró a la ruina a la genial civilización que habían creado en España tal como la masacre del Languedoc arruinando a los Albigenses y la masacre de los husitas arrastró a la ruina a Bohemia.

 

Hasta la segunda mitad del siglo quince la Inquisición estableció allí con Gregorio IX comparativamente poca influencia. Ni las personas ni los gobernantes quisieron su trabajo cruento. Sin embargo, con el consentimiento del fanático Ferdinando e Isabela, y la caída de la última ciudad mora grande, Granada, una era nueva se  abrió al público.

Aun en el caso de Isabela es un hecho histórico que los sacerdotes la compelieron para actuar. Por mucho tiempo ella rehusó la solicitación de los monjes dominicanos, pero ella se dejó a fin de cuentas vencer por la sombría y arrogante Torquemada.

 

Los detalles del trabajo de la Inquisición en España deben ser leídos en "Torquemada" de Sabatini "Y la Inquisición española" (1913): Un trabajo extrañamente poco pintoresco y, en su esfuerzo en la imparcialidad, quedándose corto de la verdad en la impresión general se fondea. Una historia pequeña de la Inquisición tiene todavía para ser escrita - siete volúmenes de Lea son acertados, pero nadie hoy lee un trabajo en siete volúmenes.

 

Conservemos un sentido de la medida. El registro de  la Cristiandad de los días cuando primero obtuvo el poder para acosar, es uno de los más espantosos en la historia. El número total de maniqueos, Arianos, Priscilianistas, Paulicianos, Bogomiles, Cataros, Valddenses, Albigeneses, Brujas, Lollards, Usiítas, Judíos y Protestantes fueron asesinados.Y más allá de estas ejecuciones reales o estas masacres está el número enormemente mayor de esos que fueron torturados, detenidos, o convertidos en mendigos. Estoy preocupado más bien con el aspecto histórico positivo de esto. En casi cada siglo una gran parte de la carrera ha puesto empeño en rechazar la religión cristiana, y, si en esos siglos allí había estado la misma libertad como nosotros gozamos, Catolicismo Romano, a pesar de la ignorancia universal, se encogería hace mucho tiempo en una secta. La historia religiosa de Europa todavía nunca ha sido escrita.

 

Es innecesario añadir que los Reformadores siguieron un tiempo el ruido de los cruentos pasos de los Papas. Pero cuando los apologistas católicos ansiosamente cotizan los sentimientos de los Reformadores y las ejecuciones de católicos por protestantes, traicionan la falta de sentido usual de la medida. Una vieja tradición de secular doce siglos de persecución religiosa no es probablemente para estar abandonada en unas pocas décadas. Este tipo particular de salvajismo, la imposición de una muerte horrible para opiniones diferentes, había sido introducida en Europa por los líderes cristianos - Roma antigua nunca acosó a la opinión o tuvo cualquier estándar de ortodoxia - y eso se había metido en la sangre. El asesinato de hombres por sus creencias por los protestantes tempraneros fue asesinato lo mismo que fue el asesinato de hombres por la Inquisición. Es una mofa preguntarnos que detectemos cualquier interés divino en las iglesias durante esos catorce siglos de injusticia espantosa y de inhumanidad.

 

Y hay esta diferencia más. Las Iglesias protestantes habían abandonado el principio que usted puede matar violentamente a un hombre por hereje. La ley inglesa "De Haeretico Comburendo" (para el ardor de herejes), tramada e inspirada por el Catolicismo Romano, fue abandonada dos siglos y medio atrás, aunque el la Iglesia inglesa retuvo el  poder absoluto en la tierra. Uno puede especular en lo que se refiere a una Iglesia protestante en que en algún momento puede volver al viejo ideal, si tuvo el viejo poder. Creo que no; Pero, como ninguna Iglesia no volvería a tener el poder, es en vano especular.

 

Pero la muerte para la herejía es la ley real de la Iglesia Católica Romana. Vacandard y otros transportan para sus lectores acatólicos que Roma se ha arrepentido como cada Iglesia. Ni en lo más mínimo: No ha sacrificado una sílaba de su enseñanza acerca de herejes. Estoy condenado a muerte el Derecho Canónico de la Iglesia romana. Tengo en mi trabajo popular,Los Papas y Su Iglesia”, enseñado eso a cerca del final del último siglo, cuando la generación nueva de apologistas estuviera ocupada con sus glosas en el pasado y sus bonitas súplicas para la tolerancia universal, un manual nuevo de Leyes Eclesiásticas, especialmente autorizado por Leo XIII, a quien les fueron escritas por un profesor Papal, impreso en una prensa Papal, fueron publicadas. Estaban en latín; ¡Y probablemente pocos católicos en América no podrán estar asombrados para enterarse de que el autor declara, y prueba detenidamente, que la viña del Señor reclama y tiene "el derecho de la espada" sobre los herejes, y sólo la perversidad de nuestra edad la advierte de ejercitar ese derecho! Más recientes manuales de Leyes Eclesiásticas tienen la misma tesis. Es hoy la ley de la Iglesia romana. Recuérdelo cuándo usted lee estos sutiles obispos jesuitas y elocuentes paulistas y untuosos en los "disparates" del pasado y el derecho y deber de tolerancia hoy, La Inquisición (el Santo Oficio) existe. La ley existe. Y usted y yo podemos agradecer esta edad de escepticismo que nos deja nuestra sangre en nuestras venas.  

  

 

Continue hacia ... HERENCIA CRISTIANA

Vuelva a ... BIBLIOTECA DE REFERENCIAS

 

              INDICE  |  ESCRIBEME  |  Biblioteca de Referencias  |  Grandes Heroes Cristianos  |  Grandes Logros Cristianos

http://www.herenciacristiana.com
Ultima Actualizacion Abril 7, 2002
por greenman_92553

COPYRIGHT - TODOS LOS DERECHOS  RESERVADOS