Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

8° Cruzada

Sección 1

1ª parte

2ª parte

3ª parte

4ª parte

Sección 2

1ª parte

2ª parte

3ª parte

Sección 3

1ª parte

2ª parte

3ª parte

4ª parte

 

Imagen de ejemplo

 

Título de la imagen

 

LA OCTAVA CRUZADA

 

 

El rey Luis IX también organizó la última gran Cruzada, en 1270. En esta ocasión la respuesta de la nobleza franca fue poco entusiasta y la expedición se dirigió contra la ciudad de Túnez y no contra Egipto. Acabó súbitamente cuando Luis murió en Túnez en el verano de 1270. Poco después fue canonizado, probablemente por las caritativas palabras de la consigna impartida a sus soldados: «hacer entrar la espada en el vientre de los infieles tanto como quepa» (cfr. Jean de Joinville: The Life of St. Louis, trans. Shaw, M.R.B., Joinville and Villehardouin, Chronicles of the Crusade, Harmondsworth, 1963.

Mientras tanto, las fortificaciones fronterizas que todavía le quedaban al Imperio Latino en Siria y Palestina se vieron sometidas a una presión incesante por parte de las fuerzas egipcias. Una a una, las ciudades y castillos de los estados cruzados cayeron en manos de los potentes ejércitos mamelucos. La última plaza fuerte, la ciudad de Acre fue tomada el 18 de mayo de 1291 y los pobladores cruzados, junto con las órdenes militares de los Caballeros Templarios y los Caballeros Hospitalarios, buscaron refugio en Chipre. Alrededor de 1306, estos últimos se establecieron en la isla de Rodas, la cual administraron como un virtual Estado independiente y fue la última plaza fuerte en el Mediterráneo hasta su rendición a los otomanos en 1522. En 1570, Chipre, por aquel entonces bajo la soberanía de Venecia, también fue conquistada por los otomanos. Los otros estados latinos que se establecieron en Grecia como consecuencia de la cuarta Cruzada sobrevivieron hasta la mitad del siglo XV.

“El único deber que tenemos con la Historia es el de escribirla de nuevo”

Oscar Wilde

 

Última actualización: 7/Abril/2003