Escorpiones
Los Escorpiones tienen ciertas ventajas e inconvenientes muy claros.

Una gran ventaja, es su Ataque. Un Escorpión dispara un 60% más lento que un Ballestero (solo un 28% más lento, si son Celtas), pero tienen un 240% más de Ataque Básico. Y esto, solo sobre el objetivo al que están disparando directamente. Puesto que los Escorpiones también causan la mitad de ese daño (¿correcto?) a cualquier unidad hostil que se encuentre entre ellos y su objetivo, acaban causando bastante más daño. Cuando dispara a una masa de tropas, es muy fácil que un Escorpión dañe 3 o 4 unidades; eso es tanto daño como un Onagro, lo cual está muy bien, para una unidad que es mucho más barata.

Un Escorpión Pesado con todas las mejoras, solo disponible para 6 Civilizaciones: Chinos, Godos, Japoneses, Mongoles, Turcos y Vikingos (los Celtas no disponen del Brazalete Tachonado, pero su Bonificación compensa de sobra esta carencia), causa un 210% más de daño a un objetivo sin Armadura, que un Ballestero con todas las mejoras.

Contra Caballería con Armadura de Placas, el Escorpión pesado causa un 375% más de daño (8 Escorpiones Pesados acaban con una unidad de caballería con todas las mejoras, de una sola descarga, y pueden causar serios daños a otras varias). Incluso teniendo en cuenta su velocidad de disparo más lenta, causan bastante más daño que los arqueros. Además, estos números se incrementan considerablemente, si se asignan varios objetivos, con el microcontrol necesario.

Muchos jugadores piensan que necesitan mucho microcontrol para causar daño suficiente. No parece ser el caso, especialmente contra objetivos con fuerte Armadura. Sin embargo, con algo de microcontrol, su Ataque potencial, ya de por sí superior, se incrementa muchísimo. Un grupo de Escorpiones Pesados a retaguardia de una horda de infantería, puede acabar un gran número de unidades contrarias.

Hay otro hecho notable sobre el Ataque de los Escorpiones: no daña tus propias unidades. Parece que algunos no lo saben, por eso quiero aclararlo.

Otra ventaja de los Escorpiones, es que se benefician de las mismas mejoras de Alcance y Ataque, que vas a investigar de todas formas, para tus Arqueros y Centros Urbanos. También es destacable que obtienen +2 de Ataque con la Química, algo así como un Alto Horno para Unidades de Proyectiles.

La mejora a Escorpión Pesado también es un buen negocio: obtienes 10 puntos más de resistencia, 1 más contra Armadura, y unos letales +4 de Ataque (seguro que es mucho mejor que el +1 que se obtiene por mejorar a Ballesteros) sin que te cueste NADA de ORO. Una mejora de esa magnitud, que es prácticamente gratis, hacia finales de Imperial, merece ser tenida en cuenta.

Tampoco se tarda mucho en reunir un buen número de Escorpiones; cuesta 30 segundos producirlos (24 si eres Celta o tienes uno por Aliado), mientras que un Arquero cuesta 27 segundos.

Tienen una Bonificación de +6 contra Elefantes (+8 para Escorpiones pesados). No es que se vean Elefantes muy a menudo, pero no está de más, por si acaso.


¿Cuáles son sus debilidades?

Una es, evidentemente, el coste. Por ese daño mucho mayor que pueden causar, pagas 50 más de Madera, y 30 más de oro que por un Arquero. Su mejora a Pesados, que no cuesta Oro, compensa esto en parte, pero aun así, los Escorpiones resultan caros.

Otra es la velocidad. Se mueven más o menos la mitad de rápido que un Arquero o un infante, lo que significa que te retrasarán, si estás atacando con ellos. Obviamente, producir tus tropas en una Base Avanzada reduce el desplazamiento, pero de todas formas, los Escorpiones son muy lentos.

Otra desventaja es su posición en combate. Se supone que los Arqueros han de estar en retaguardia, disparando sus proyectiles a las primeras líneas contrarias, que están atacando tus tropas. En cambio, los Escorpiones han de estar en primera línea. De esta manera, sus disparos podrán penetrar en las líneas contrarias tanto como sea posible, para maximizar el daño a varias unidades a la vez. Son más adecuados para esto que los Arqueros, porque tienen más Puntos de Resistencia, y más Armadura contra Proyectiles, pero aun así, resulta más fácil acabar con ellos.

La combinación de los factores expuestos anteriormente, supone mayor vulnerabilidad. Los Escorpiones son caros, tienen que estar en medio de la batalla, y no pueden retirarse si sus tropas de apoyo son derrotadas.

Además, su mayor tamaño hace que les resulte más difícil concentrar su fuego, y son más propensos a tropezar unos con otros. Sin embargo, debido al daño que causa toda la trayectoria de su disparo, no es necesario que concentren mucho su fuego para causar grandes daños.

Una última debilidad es la precisión. Sus proyectiles son más bien lentos, y muy malos contra objetivos en movimiento (esta es otra razón por la que los Escorpiones son más eficientes de cerca). Sin embargo, si están en medio de la batalla (lo ideal es que disparen por encima de unidades de infantería que estén protegiendo alguna otra unidad), su precisión no es mala, puesto que pueden fallar el disparo, y aun así, causar bastante daño. Además, no causan daño propio, si disparan a las tropas contrarias que atacan su escolta.

Esto es lo que pienso sobre los Escorpiones; después de hacer este análisis, y de jugar con ellos algo más, últimamente, tengo que concluir que son más poderosos y útiles de lo que la gente piensa. Un grupo de 8 o 10 Escorpiones, con un buen contingente de infantería, parece una buena combinación de ataque.