Ingleses

 

Habilidades Especiales

·    Las Plazas Centrales cuestan un -50%.

·    Los Pastores trabajan un 25% más rápido.

·    Los Arqueros a pie posee +1 alcance en la E. de los Castillos y +1 en la E. Imperial (+2 en total).

Bonus de Equipo: Unidades de Arqueria son un 20% más rápidas.

 

Unidad Especial
La unidad exclusiva de los Ingleses es el Arquero de Arco Largo. Es el arquero más fuerte del juego, al que todos temen.
Su fuerza y su gran alcance (únicamente superado por el Trebuchet) hacen de él un gran soldado tanto para atacar como para defender.

Para atacar se podrán colocar en un batallón atrasado para no dejar avanzar al enemigo y para defender si lo encierras en las torres y en el castillo no se acercarán ni las ovejas.
Existen una pequeña pega (ya, no podía ser perfecto) y es que para atacar debe encontrarse a una distancia mínima o de lo contrario no podrá hacerlo. Algo así pasa con las catapultas y ballestas. Si al final te alcanza, olvídate de la unidad.

 

Habilidades Generales
La Civilización Inglesa, como en la realidad, es una de las civilizaciones más fuertes.
Gracias al menor coste de las Plazas Centrales (un 50% menos), los Ingleses pueden utilizar esta característica para su expansión por todo el mapa en busca de una mejor situación estrategia, económica o para despistar.

Un método de conseguir comida son las ovejas. Estas deambularán por el mapa pastando en la hierba (si la hay). Los pastores tendrán un papel fundamental ya que no deberás de hacer un almacén cerca de ellas para obtener la comida, sino que un pastor podrá conducir al rebaño hacia tu ciudad o las cercanías.
Las ovejas es un modo rápido de conseguir comida inicialmente. La Civilización Ingleses tendrá la ventaja que sus pastores trabajan más rápido pudiendo acercar las ovejas más rápido.

 

Debilidades Generales
La principal debilidad de los Ingleses es la falta de armas de fuego, ya que prefirieron la fuerza de sus arqueros (más costosos por su entrenamiento).
Pero estos arqueros (tanto los normales como el Arquero de Arco Largo) como ya hemos dicho antes no pueden atacar a menos de una distancia, por lo que se hacen muy vulnerables contra la Caballería al ser más veloces.

 

Historia

Tras la retirada de las legiones romanas a la Galia (actualmente Francia) en torno al año 400, las Islas Británicas cayeron en un periodo de oscuridad que duró varios siglos y del que apenas quedan crónicas escritas. La cultura británico-romana que había existido durante 400 años bajo el dominio del Imperio, desapareció a causa de las incesantes migraciones e invasiones bárbaras. Los celtas vinieron de Irlanda (el pueblo de los Scotti dio su nombre a la parte norte de la principal isla, que se llamó Escocia). Los sajones y anglos llegaron desde Alemania, los frisos de la actual Holanda y los jutos de la actual Dinamarca. Hacia el año 600, los anglos y los sajones controlaban la mayor parte de la actual Inglaterra. Hacia el 800, tan sólo las actuales provincias de Gales, Escocia y el oeste de Cornwall permanecían en manos de los celtas.

Los nuevos habitantes fueron llamados anglosajones (palabra que proviene de la fusión de dos pueblos: los anglos y los sajones). Los anglos dieron su nombre a la nueva cultura (Inglaterra viene de "tierra de los anglos"), y la lengua germánica que trajeron consigo reemplazó al idioma celta nativo y al latín importado con la conquista romana. A pesar de posteriores invasiones, y de incluso una conquista militar en fechas más tardías, la parte este y sur de la mayor isla británica se ha llamado desde entonces Inglaterra (y su pueblo e idioma "inglés").

En el 865, se rompió la relativa paz inglesa con una nueva invasión. Vikingos daneses que habían estado haciendo incursiones en Francia y Alemania formaron un gran ejército y dirigieron su atención hacia Inglaterra. En un plazo de diez años, la mayoría de los reinos anglosajones cayeron o se rindieron. Sólo los sajones del oeste (actualmente Wessex) resistieron al mando de Alfredo, único rey inglés que sería llamado "el Grande".

Durante casi 200 años, Inglaterra quedó dividida entre los vikingos, los sajones occidentales y un puñado de reinos ingleses. La mitad vikinga fue llamada Danelaw (que significa "bajo la ley danesa"). Los vikingos recaudaban un elevado impuesto, conocido como el Danegeld ("el oro de los daneses"), a cambio de la paz. Se convirtieron al cristianismo y fueron asentándose gradualmente. Con el tiempo los ingleses se volvieron contra los daneses y, en el 954, fue asesinado el último rey vikingo de York. Por primera vez, Inglaterra se unió bajo un rey inglés de Wessex.

En el año 1066, el Witan ("consejero del rey") ofreció la corona a Harold, hijo del conde de Wessex. Había otros dos pretendientes al trono: Harald Hardrada (que significa "el duro gobernante"), rey de Noruega, y el duque Guillermo de Normandía. El noruego desembarcó primero, cerca de York, pero Harold lo venció en la batalla de Stamford Bridge. Rápidamente y tras su victoria, Harold forzó la marcha de su ejército en dirección sur para encontrarse con Guillermo en Hastings. La batalla osciló a favor de uno y otro bando durante todo el día hasta que, al atardecer, una flecha hirió de muerte a Harold en los ojos. Durante los dos años que siguieron, Guillermo, llamado "el Conquistador", consolidó la conquista de Inglaterra.

Durante el resto de la Edad Media, los sucesores de Guillermo se agotaron a sí mismos y al propio país con una serie de enfrentamientos y guerras encaminadas a expandir o defender sus posesiones en Francia: la Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia constituyó un conflicto interminable que se extendió desde 1337 hasta 1453. La aspiración de un rey inglés al trono de Francia, debido a enlaces matrimoniales, fue el detonante del conflicto. Otras causas de esta guerra fueron la lucha por el control del lucrativo mercado de la lana y, entre otros antecedentes, el apoyo francés a la independencia de Escocia. En sus inicios, la guerra se caracterizó por una serie de inesperadas victorias de los ingleses, normalmente debidas a la pericia de los arqueros que, con sus armas de largo alcance, barrían las hordas de vistosas armaduras de la caballería francesa.

Sin embargo, los ingleses no consiguieron alcanzar una victoria definitiva y los franceses lograron rehacerse. Inspirados por Juana de Arco, una joven campesina que decía actuar bajo mandato divino, los franceses contraatacaron triunfando con la toma de Burdeos en 1453. La única posesión que les quedó a los ingleses en el continente fue la de Calais (aunque no por mucho tiempo).