Chinos

 

Habilidades Especiales

·    Comienzan con +3 Aldeanos, pero con -150 de Comida.

·    Las Plazas Centrales tienen una capacidad de 10 aldeanos, frente a las 5 normales.

·    Los Barcos de Demolición son un 50% más resistentes.

·    Las Tecnologias cuestan -10% en E. Feudal, -15% E. Castillos y -20% en la E. Imperial.

Bonus de Equipo: Granjas tienen un +45% de comida.

 

Unidad Especial
La unidad especial de los Chinos es el Chu-Ko-Nu. Es un soldado armado de una ballesta muy adelantada tecnológicamente que consigue disparar tres flechas a la vez, causando más daño al enemigo.

Está disponible apartir de la Edad de los Castillos y puede ser mejorada en la Edad Imperial. Otra ventaja que posee es su bajo precio.
Los puntos debiles de los Chu-Ko-Nu son su corto alcance, nada comparable con los grandes arqueros Británicos o Turcos, y su poca resistencia.

 

Habilidades Generales
La Civilización China posee una ventaja inicial bastante grande pero al llegar a las ultimas edades resultan algo debiles.
Al comenzar el juego no es necesaria la construcción de casas ya que la Plaza Central puede albergar hasta 10 aldeanos, y gracias a los 6 aldeanos iniciales podremos comenzar a crecer rapidamente e ir pasando las edades con relativa rapidez.

Otra de las ventajas que tienen es el menor coste de los avances tecnologicos. En cada edad las mejoras se iran haciendo más caras y los Chinos tendrán un considerable ahorro y podrán tenerlas antes.
La civilización China tiene acceso a todas las unidades de infanteria, todas de arqueria y a bastantes de caballeria. Tambien poseen el barco de demolición que es una bomba flotante que explota destruyendo a los barcos que esten a su alrededor. Su mayor resistencia le permite acercarse más al enemigo antes de ser destruido.

 

Debilidades Generales
La debilidad de los Chinos llega en la ultima Edad, la Imperial. En ella no posee superioridad militar, ni un fuerte poder naval. Tampoco posee ningun tipo de armas de asedio, ni en arcabucero.
Será mejor destruir al enemigo antes de llegar a esta Epoca o se le pondrá muy fácil...

 

Historia

China fue reunificada en el año 581 a.C., tras un largo periodo de rencillas internas entre los fundadores de la dinastía Sui. Durante la mayor parte de los 1000 años siguientes, China fue una de las mayores civilizaciones del mundo tanto en tamaño como en desarrollo. Debido a su aislamiento geográfico de Occidente, pudo desarrollar y mantener una cultura única que extendió su influencia sobre gran parte de Asia.

Los emperadores, considerados hijos del Cielo, detentaban por lo general un poder supremo. Sin embargo, los desastres naturales y otras calamidades se tomaban como pruebas divinas de su inhabilitación como gobernantes, lo que podía justificar revueltas. Los Mandarines eran funcionarios conservadores que tenían competencia en el gobierno en las áreas local, provincial e imperial. Los Mandarines opositaban a sus cargos tras aprobar una serie de detalladas pruebas públicas basadas principalmente en la obra de Confucio.

La dinastía T'ang gobernó China desde el 618 hasta el 907. Bajo su mandato, China fue grande, rica y poderosa. Había un próspero comercio exterior y existía interés por las artes entre las clases superiores. Se inventaron la imprenta y la pólvora. Sin embargo, los últimos 100 años de la dinastía T'ang fueron testigos de agitadas revueltas campesinas e interminables guerras entre caudillos locales a las que la corte imperial no podía poner fin. Los años que van desde el 907 al 960 fueron conocidos como el periodo de las Cinco Dinastías. El norte de China estaba dominado por los bárbaros, y el sur había quedado dividido en 10 estados rivales. Un general del ejército de uno de estos estados, llamado Chao Kuang-yin, se hizo con el poder y unificó los estados del sur, fundando la dinastía Song. En los siguientes 20 años, sus descendientes reunificaron China.

La dinastía Song gobernó parte de China hasta 1279. Este fue otro periodo de apogeo cultural y se consideró la gran época de la pintura paisajística China. Hubo un desarrollo impresionante en la actividad económica, incluyendo un gran comercio marítimo. Aumentó la población y crecieron las ciudades; la producción alimenticia creció aún más velozmente que la población; se desarrolló una economía monetaria y la producción industrial se incrementó. Ninguna ciudad europea se aproximaba siquiera al número de habitantes de Chang An, Beijing (Pequín) o Guang Zou (Cantón), todas ellas con más de dos millones de habitantes.

Sin embargo, la riqueza de China atraía enemigos y, en 1206, los mongoles comenzaron sus ataques. Hacia 1279 ya habían conquistado la China de la dinastía Song y trasladado la capital a Pequín. El impresionante desarrollo económico de la dinastía Song llegó a su fin con las conquistas de los mongoles y los aproximadamente 30 millones de bajas que causaron. La dinastía Yuan del imperio mongol reunificó China y ésta volvió a ser una gran potencia militar y mundial. La influencia China se extendió por Asia. Hanoi fue tomada tres veces y se le cobraron impuestos a Birmania. Se desarrolló el comercio con la India, Arabia y el Golfo Pérsico. Marco Polo visitó China durante este periodo.

Los desastres naturales y la subida de impuestos durante el siglo XIV provocaron rebeliones rurales. Un monje budista se convirtió en uno de los líderes de los Turbantes Rojos, una sociedad secreta opuesta al emperador de Pequín. Los rebeldes tomaron Nanjing en 1356 y 12 años más tarde expulsaron a los mongoles de Pequín, estableciendo la dinastía Ming. La dinastía Ming presidió otro florecimiento cultural y estableció una unidad política que sobrevivió a la dinastía Ming y duró hasta el siglo XX. Sin embargo, la dinastía Ming impuso un aislamiento y conservadurismo estrictos, oponiéndose al cambio y a la innovación, prohibiendo los viajes al exterior, y cerrando la Ruta de la Seda.

Uno de los aspectos más notables de la China medieval son sus tecnologías, inventadas normalmente muchos siglos antes de su transmisión a Europa o del desarrollo en ésta de avances similares. Entre los inventos importantes chinos se incluyen: la brújula, la carretilla, el ábaco, los arreos de las monturas, el estribo, el reloj, el hierro fundido, el acero, el papel, la impresión móvil (la imprenta), el papel moneda (los billetes), la pólvora y el codaste.