EL SHOW DE FLO


Las azafatas esperando a MAYRA

Nuestro amigo MIGUEL ANGEL HERRERO estuvo en la grabación del programa 'EL SHOW DE FLO' dedicado al 1,2,3 responda otra vez. A continuación nos relata su inolvidable experiencia:

Fue el martes 14 de enero de 2003. La cita, en los Estudios del Grupo Árbol a las 4 de la tarde. No fue difícil llegar. De Valladolid a Madrid, metro hasta Plaza Castilla y de allí a Fuencarral. Los estudios están justo al lado de Telecinco. Nos tuvieron media hora fuera, hablándonos. A lado del estudio de 7 vidas. Entramos a plató y era bastante grande, no tanto como en la tele, y con un suelo muy sucio.

Toda mi intención era conocer a Mayra Gómez-Kemp. La cosa estaba difícil entre guardias de seguridad y la jefa de público. Por ahora, el único que sabía que el programa trataría sobre Un, dos, tres...  era yo. Pero allí no había ninguna señal de que realmente fuera así. Estuvimos una hora sin hacer nada y como se les estropeó una pantalla, a la espera de que la arreglaran. Me tocó salir a cantar el Aserejé y a que el público me jaleara y aplaudiera, junto a un chaval colombiano, gracias a un animador de público. Mucho chiquillo y jovencita que no sabía ni qué era Un, dos, tres...

Me escaqueé por una puerta para ir a maquillaje a ver si estaba ELLA. Me prohibieron el paso. La tarea era doblemente complicada porque tenía que convencer a la gente de que me hicieran fotos. Muchas las perdí por negativa de "cortaos".

Ya estábamos preparados y la pista de que sí se iba a hablar de Un, dos, tres... era que nos pusieron el vídeo de las cabeceras de Un, dos, tres... antes de ver a Florentino. Pude estrechar la mano a Flo y Miki durante mi actuación (no emitida, sino para animar a la gente) del Aserejé. Ahora sí conseguí salir de plató y ante la estupefacción de todos, vi por el círculo de cristal de la puerta de maquillaje una melena rubia... Era ella. Le llamaron para que saliera y apareció tras la puerta... ¡MAYRA GÓMEZ-KEMP!

Me quedé petrificado y sin saber qué decir. Ella sólo miraba a la gente del equipo y preguntaba "¿qué tal estoy?". Todos la alababan y decían que estaba muy guapa. Rubia completa, blusa con tonos rojos, pantalones holgados y grandes tacones. Tirando a bajita y con grandes ojos. Yo se iba cuando le solté un "¡MAYRA!". Se dio la vuelta y me miró. Pedí dos besos y me los dio encantada. Cumplía uno de los grandes sueños, si no el mayor, de mi vida. Saludar a la persona con la que crecí y me divertí tantos años, quien trabajó en Un, dos, tres... desde el 76 hasta el 88. 166 Un, dos, tres... ella sola, 4 Premios TP a la Mejor Presentadora. Un lujo. Le dije que más tarde me gustaría hacerme unas fotos con ella y un autógrafo. Me dijo que "por supuesto, después".  Yo sabía del peligro de ese "después", pero ahora había que grabar.

Tras ver la actuación de Amaral con su temazo Moriría por vos, llegó la hora. El plató se revolucionó y parecía que el tiempo se echara atrás porque empezaron a llegar decorados sólo reconocibles por mí, entre tanta chiquillería. Llegó el set de las azafatas. En televisión no se ve bien, pero son dos tapices, uno a cada lado y uno hacia arriba y otro hacia abajo. La parte de detrás del set de concursantes era muy grande y gris. Con detalles típicos de Un, dos, tres... como signos matemáticos y letras. Los atriles se separaban en 3. Y cada uno se dividía en los asientos y la parte frontal, que iban por separado.


Los atriles de los concursantes

De repente aparecen montones de chicas con trajes blancos y botas inconfudibles. Lo de las gafas me llegó al corazón. Y los cardados del pelo. Micrófonos de los antiguos para los atriles; famosos como los UPA o Juan Echanove con la pegatina y su nombre. Me sentía la persona más feliz del mundo dentro de ese "juego". Llega el asiento para la azafata contable, al más puro estilo Victoria Abril.

Y llega ella. El público rompe en aplausos cuando aparece Mayra. Con mucha ligereza y talento se desenvolvía divinamente. No necesitaba leer nada ni repasar guiones. Era como su "papel" y como si no hubieran pasado 15 años. Yo estaba en el peor sitio colocado, justo delante. Me hubiera dado la mano como hacía cada entrada del concurso. Pero así sería ver un Un, dos, tres... desde el mismo plano que en casa, pero en directo.

Sube las escaleras y empieza la grabación. Como siempre, saluda al público y a las azafatas. Ya no se corta nada porque va a los concursantes, justo detrás de ella estoy yo. Se producen los mismos planos que en Un, dos, tres... La azafata que lleva las preguntas, preguntas que al final no tienen que ver con su exposición y Mayra apoyada en el atril. Mayra utiliza los mismos giros al hablar y las mismas frases: "Suerte", "veamos cuántas respuestas", "no has estado nada mal", etc. Mayra miraba a las azafatas justo al lado contrario que en Un, dos, tres... por un problema de espacio. Las Hurtado entraban en vídeo porque no hubiesen cabido en el plató otros sets y más invitados.

Las risas se producían de verdad, no hay nada enlatado. Sobre todo, fue divertidísimo el doblaje de Flo a Fernanda Hurtado en esa muletilla: "Ese ruido no lo pillo, y mi madre es Mary Carrillo". Con todo cariño, conste.

Sólo se hizo parón en la pregunta de cosas que puede hacer una pareja desnuda en casa. Pepón y Echanove sólo iban a felaciones y con "culiningus" se cortó. Se pidió moderación y Echanove empezó el turno de preguntas de nuevo tras el pie de Mayra. Ahora todo era castidad. Por eso, tras la respuesta de Echanove de "coger el picaporte con cuidado de no rozarse" era por eso. Curiosamente, la pregunta no se eliminó en su primera versión sino que la mezclaron tras "paja cubana" y no se entiende muy bien por qué nos reímos después. Eso valió para que saliéramos en el zapping de Canal + el día siguiente.

Mi intención era hacerme allí una foto con Mayra pero Flo se la llevó al otro lado del estudio y apenas se cortó. Oportunidad fallida. Ahora quise quedarme con la pegatina de Miguel Ángel Muñoz o Mili Nadal, pues se llaman como yo, pero pronto fueron a guardar todo para otra ocasión. Aun así, pude hacerme una foto en un atril de Un, dos, tres...

Eliminatoria clásica de los huevos estrellados. Mayra asustada por pringarse y por las imágenes. Su primera aparicion en Un, dos, tres... en 1976, su caída en la Nochevieja del 86, su grupo Acuario. Cortaron el trozo de un Sabadabadá infantil del 82 con ella y Torrebruno, donde empezaba a hablar en inglés. Flo había hecho un montaje donde se doblaban las palabras de Mayra y, supuestamente, animaba a que los niños fuesen "gays". Se grabó todo de un tirón, sin paradas. Y es que la cosa tenía "huevos".

Mayra dijo de Flo que seguro que él es de los que le dicen que creció con ella. Le toca la barriga y le dice: "Pero tú me has crecido de aquí". Ella no vio las imágenes de Nina, pues ya estaban limpiando. Se llevaron a Mayra en volandas. Regresó con la mesa de la subasta. Pude hacerle una foto allí y otra que me hicieron en la mesa a mí, pero sin Mayra. A veces, me recorrían escalofríos de sentir que eso era verdad, que estaba presenciando el último, por ahora, Un, dos, tres... La música de fondo era de la orquesta allí en directo. Avisan a Mayra, mientras habla con Pepón y Echanove, que se prepare. Ella mira al regidor y le dice: "cuando quieras". Sólo había que decir "dentro" y allí salía ella tan chula con su "decíamos ayer...".

Salieron Miki y Flo por la izquierda como hacían los humoristas. Soltaban el rollo y Mayra les seguía divinamente. "Bigote" Nadal, Pozí y Leonardo Dantés nos troncharon de risa. Miki "Chicho" hizo que Mayra soltara sus grande carcajadas, de verdad, claro. Ni un corte durante la subasta.

Mayra contemplaba todos los vídeos con atención. Le gustó el de las azafatas aunque, al salir Miriam Díaz-Aroca ponía cara de no saber lo que veía. Igual con Ángel Garó. Cara de tristeza al ver al Dúo Sacapuntas debido a la reciente pérdida de Juan.

Mayra se dio cuenta del único detalle que se les escapó: recoger el regalo desechado. Así, hizo que las azafatas se acercaran a recogerlos. Los concursantes estuvieron muy en su papel de dudar, preguntar al público qué dejarían, etc. Nosotros habíamos ensayado el "oohhh" y lo soltamos con todo placer tras los regalos que, supuestamente, perdían. Quien preparó el guión se lo trabajó muy bien pues se incluyeron guiños como Chicho hablando desde el control y Mayra mirando hacia arriba, o el clásico juego con el público, en este caso, lo de los sujetadores. Aunque el público restante no lo sabía, las que se quitaban el sujetador eran de figuración y cobraban 36 € por ello. Yo las escuché en el bus.

Mayra tiraba las tarjetitas con mucho arte tras esa mesa similar a la de la 3.ª etapa. Se rió con las coletillas de Un, dos, tres...  y la media de 166'86 y con el redondeo 175. Veía los vídeos en el televisor que tenía delante de mí. Yo no apartaba mi vista de ella porque el resto ya lo vería en casa después. Aplaudíamos sin que lo pidiera el regidor. Llegó la Ruperta, la de verdad. Pensé en llevármela, pero pronto la metieron en una caja redonda. Todos aplaudimos al final hasta hacernos daño. Lo pasamos pipa.

Había que seguir grabando y no se podía salir. Sólo un cuarto de hora y Mayra se había ido. Me quedé muy triste pero Flo me animó diciéndome si me valía una foto con él. Hay que agradecerles el bonito homenaje que obtuvo el 21'3% de share. Y el Un, dos, tres... más cerca que nunca de mi corazón.

MIGUEL ANGEL HERRERO

¡¡¡ MIL Gracias Miguel!!!