Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Un M-16A2. Nótese el gran extractor de proyectiles justo detrás de la portezuela de expulsión de los casquillos.

El M-16A2 se comenzó a usar en gran escala en los años 80s.

Largo: 1 metro

Alcance máximo efectivo: 600 metros

Cadencia de tiro: 800 disparos/minutos

 

Fusil de asalto M-16

Luego de la Segunda Guerra Mundial, especialmente en la guerra de Corea, EEUU se encontró con la necesidad de una arma de fuego que superara al Garand M-1 y a otros posibles competidores extranjeros. Se diseñó así el M-14, un fusil de asalto de construcción clásica, con una gran pieza de madera y en calibre .30. Sin embargo, era un arma muy pesada y al ser disparada en modo automático era extremadamente difícil de controlar, gastando mucha munición en el aire. Sin embargo, el M-14 se identificaba perfectamente con la doctrina estadounidense heredada de la Primera Guerra Mundial, con la cual se creía que un tirador bien entrenado no necesitaba disparar grandes ráfagas, sino que podía eliminar a sus atacantes uno a uno con pocos disparos en modo semiautomático.

A causa de esta creencia, EEUU fue a Corea a enfrentar grandes masas de combatientes con un fusil evidentemente inferior. Cuando China entró en la contienda y sus enormes masas de soldados comenzaron a rebasar las líneas enemigas, se hizo evidente que se necesitaban armas realmente automáticas que permitieran perforar sus ropas, ya que en el invierno el abrigo era tan espeso que llegaba a detener las balas de los fusiles.

Por ese entonces Eugene M. Stoner, un diseñador de la compañía Armalite en Costa Mesa, California, había diseñado el AR-15. Era un concepto totalmente nuevo en diseño de rifles: era liviano y usaba materiales plásticos y aleaciones siempre que era posible. Además estaba pensado para disparar la nueva munición liviana de alta velocidad calibre 5,56 mm. El AR-15 derivaba del AR-10 (también diseño de Stoner), muy similar, pero que disparaba la munición standard de 7,62 mm. La licencia del producto fue comprada por la famosa empresa Colt y comenzó a fabricarse en julio de 1959.

Rápidamente la calidad del AR-15 hizo que se convirtiera en un arma deportiva de gran renombre en todo el mundo, siendo comprado en cantidades respetables. Sin embargo el deseo de Stoner y de toda la compañía era que el nuevo fusil fuera testeado para usos militares, porque estaban convencidos de que ganaría fácilmente frente al M-14 y cualquier otro competidor. A pesar de que esto era cierto, el AR-15 tuvo muchísimos problemas en hacerse un hueco.

El problema consistía no solamente en que era muy innovador, sino en que su concepción no coincidía con la doctrina de armas del Garand y el M-14. Los encargados de introducir al AR-15 no querían saber nada sobre él: lo rechazaban directamente. Fue así que el rifle negro tuvo mucha resistencia al comienzo. Muchos analistas decían que no podría competir con los viejos standars: el M1 Garand de la Segunda Guerra Mundial y el M14, que debería reemplazar. Ambos tenían su cañón y sistema de disparo encajados en una gran pieza de madera, que iba más allá de la culata. La pregunta era si el plástico y el aluminio, componentes importantes de la nueva arma, podrían competir con la madera y el acero, que se habían demostrado muy confiables.

Sin embargo, una de las más grandes controversias frente al uso de esta munición nueva era que a pesar de tener una gran velocidad, no tenía lo que se llama "poder de detención". Efectivamente, el blanco no era repelido por la fuerza de la bala, como sucedía con calibres más grandes como el 7,62 mm, 9 mm o superior, que inmovilizaban ligeramente por décimas de segundo al blanco, dando una ventaja táctica muy grande. Se pensaba que una bala tan pequeño no haría el suficiente daño como para detener efectivamente a un enemigo que se acercaba.

Cuando finalmente se pulieron algunos problemas y se presentaron los prototipos para las pruebas, estos fueron llevados a los campos de tiro de testeo. Al poco tiempo Stoner se enteró de que el fusil tenía problemas en las pruebas y voló hacia allí. Al desarmar un AR-15 descubrió que varias piezas habían sido reemplazadas por copias de mala calidad hechas de chapas soldadas, lo cual redundaba en un desempeño tan pobre como irreal. Cuando furioso fue a averiguar cual era el responsable, el encargado militar lo acusó de traidor y desleal a su país por inventar semejante arma y pretender que fuera la del ejército, además de amenazarlo.

Todo quedó nuevamente en la nada hasta que, en una reunión de congresistas y políticos, representantes de la Colt llevaron algunos AR-15 para demostraciones. Convencieron rápidamente a los funcionaros de que era un arma que valía mucho, al comprobar su precisión con unas sandías. Esto despertó la curiosidad del secretario de Defensa McNamara, que era un fanático de la uniformidad, el orden y las cuentas claras. Comenzó así a uniformar municiones, raciones y vestimenta de las tres fuerzas armadas, y al toparse con el AR-15 y su buen desempeño comenzó a investigar el porque no se había impuesto antes.

Fue así como la USAF fue el primer comprador del AR-15 en 1962, con una orden inicial de 8.000 unidades. Más tarde, también la adquirió el ejército estadounidense para reemplazar los más pesados y molestos M-14. Tomada esta decisión, el Pentágono renombró rápidamente al arma como M-16. Más tarde, en 1963 la Colt fabricó para el ejército 85.000 M-16s, con otros 200.000 fusiles durante los siguientes 3 años. Primeramente el ejército envió al M16 a las unidades de fuerzas especiales para testeo y evaluación.

De esta manera se comenzaron a ver las ventajas del M-16 de manera más patente. El uso intensivo de materiales sintéticos había redundado en un bajo peso, sobre todo comparado con el M-14. En comparación con su rival en la guerra de Vietnam, el confiable AK-47 soviético, medía varios centímetros más, pero es casi un kilo y medio más liviano. Esto, sin duda, redundaba en una mayor comodidad para el soldado estadounidense.

Otra de las principales virtudes del M16 era que poseía una alta tasa de fuego, y una gran velocidad de salida, aproximadamente 990 metros por segundo. A corta distancia, las balas perforaban los blancos a velocidades supersónicas, causando heridas realmente temibles. Una vez dentro del cuerpo humano, los pequeños proyectiles de alta velocidad de 5,56 mm destrozarían los órganos internos, y si golpeaban un hueso, los fragmentos se desparramarían en el interior, causando incluso más daño. El M-16 estaba ya en servicio cuando estalló la guerra de Vietnam y era ya una parte muy importante en el arsenal estadounidense, en número suficiente como para proveer a las tropas que comenzaron a llegar.

Sin embargo, los problemas del M-16 no habían terminado. Lo realmente malo acerca de los primeros M-16 era que tenía problemas de "publicidad". Al comenzar su uso general, se les dijo a los soldados que el rifle era tan eficiente que apenas necesitaba mantenimiento y limpieza. Esto, y la falta total de un kit de limpieza (presente en cualquier otro rifle de la época o anterior) reforzó la idea de que el M-16 podía ser disparado sin tener que desarmarlo para limpiarlo (la apariencia futurista del arma seguramente ayudó a reforzar esta creencia). Gracias a esto, durante la guerra de Vietnam, primer uso efectivo del M-16 en combate, muchos soldados se encontraron con situaciones desesperadas en las que su "arma tan efectiva" era inútil: se había trabado. Para peor, el ambiente tropical, con humedad, barro y polvo, llevaba al M-16 al límite de sus capacidades. El arma se ganó así una mala fama, poco justificada, de ineficacia.

Para peor, a todo esto se sumó el hecho de que las especificaciones de la munición standard habían sido cambiadas, sin que ninguno de los responsables del diseño del rifle fuera informado del tema. Al comienzo, el AR-15 pasó las pruebas usando munición calibre .22 (5,56 mm) que se podía comprar en el mercado comercial.

Pero se comenzó a usar un propelente conocido como IMR (Improved Military Rifle, Rifle Militar Mejorado); supuestamente al cargarse en los cartuchos de 5,56 mm se quemaría limpiamente y no causaría ningún problema. Sin embargo, el propelente se quemaba demasiado rápido y dejaba depósitos de carbonato de calcio en la cámara de gas, lo que causaba corrosión y hacía que el arma se atascara. Para peor, el cañón del arma no estaba cromado y no podía hacer frente a esta corrosión.

El hecho de que los primeros M-16 no tuvieran un extractor de proyectiles hacía que el sacar un proyectil congelado durante el combate fuera casi imposible: había que desarmar toda el arma. Otro pequeño problema que complicaba más las cosas para los soldados en Vietnam era que el cargador tenía un resorte débil: si se trataba de llenar el cargador a su capacidad máxima, casi seguramente el arma terminaba atascándose, porque el resorte no podía alimentarla a tiempo. La experiencia de campo hizo que con el tiempo se cargaran, por ejemplo, 16 o 17 balas en cargadores de 20, o 27 o 28 en los cargadores de 30 para solucionar momentáneamente el problema.

Durante varios meses estos problemas se combinaron de una manera realmente fatal para los soldados estadounidenses. Incontables fueron las ocaciones en las que un infante se encontraba con su fusil inutilizado por la suciedad, el cargador gastado o cualquier otro problema. Sin poder solucionarlos en el acto, caían presas de los AK-47 mucho más confiables que tenían los norvietnamitas.

A pesar de esto nada se hizo hasta que un soldado, saltándose la cadena de mando, escribió una carta a un senador quien, al investigar esto, descubrió que todo era cierto y movió las palancas necesarias para que todo cambiara.

El rediseño llegó rápidamente. Se añadió un extractor de proyectiles en el lado derecho del arma. Se modificó el arma utilizándose una cámara cromada más fácil de limpiar. Se proveyó a las tropas con kits de limpieza apropiados, y se cambió el supresor de flash de 3 puntas con el ahora familiar "jaula de pájaro". Esto hizo que el M-16, ahora más confiable, fuera redesignado M-16A1. En 1967 las fábricas de Colt fabricaron unas 45.000 unidades por mes.

Despiece de un M16-A1 completo.

Hacia el final de la guerra de Vietnan en abril de 1975, el gobierno de EEUU había enviado un total de 943.989 M-16 y M-16A1 a las fuerzas en conflicto.

Especificaciones del M-16A1

Calibre: 5,56 mm

Largo: 991 mm

Peso: 2,88 kg

Largo del cañón: 508 mm

Cargador: de 20 o 30 disparos

Cadencia de tiro: 800 disparos/minuto

Velocidad de salida: 991 m/s


M-16A2

Posteriormente surgió la nueva versión M-16A2, que se asemeja mucho a la M-16A1 pero tiene marcadas diferencias. Opera en modo semiautomático y en ráfagas de tres tiros, ya no en automátio completo. El cañón está rayado para usar tanto la nueva munición standard mejorada de la OTAN (código M855 SS 109 tipo 5,56 mm) como para disparar tipos anteriores de balas. La nueva mira a la altura de los ojos del tirador incorpora ajustes para el alza y la elevación hasta los 800 metros.

La culata, mango y protector de manos están hechos de un material más fuerte, y el protector es redondeado con un deflector de calor mejorado. El cañón es más pesado y más duro para mejorar la precisión, e incorpora un nuevo supresor de flash que ayuda a reducir el movimiento de la boca. Finalmente, un deflector incorporado de cartuchos detrás de la portezuela de ejección desvía los casquillos lejos del rostro de los tiradores zurdos.

 

 

 

 

 

 

 

M-16A4

Es un M-16A2 standard con un asa de transporte chata en su parte superior y un removible carring handle. El receiver tiene un riel integrado que puede ser utilizado (cuando se saca carring handle) para montar dispositivos ópticos al arma. El M-16A4 en combinación con el adaptados de rieles M5 forma el Sistema Modular de Armas (en versión para fusil) que le da a los soldados flexibilidad para configurar sus armas con aquellos accesorios requeridos para determinada misión. No hay diferencias entre las dimenciones internas del M-16A2 y el M-16A4.

M-4/M-4A

Variante acortada del M-16A2, la carabina M-4 le permite al soldado individual operar en combate cercano más fácilmente, pero también en alcances más extensos. El M-4 tiene un 80% de componentes compartidos con el M-16A2 y está reemplazando a todos los subfusiles M-3 calibre .45 al igual que las pistolas M-9 y los antiguos M-16.


El M-16 hoy

El M-16 es usado por muchas naciones de todo el mundo, siendo importados o frecuentemente fabricados bajo licencia de la Colt. Además de organismos de las fuerzas armadas, las utilizan la policía y unidades antiterroristas. A pesar de ser un arma desarrollada hace muchos años, no deja de ser actual gracias a la constante revisión y actualización que ha tenido durante su vida útil. Sin embargo ya se ensayan otros diseños que podrían reemplazarlo en un futuro no muy lejano. Sin duda alguna, deberán ser muy buenos para enfrentarse al genial diseño de Eugene Stoner, que venció incluso a los políticos y militares más conservadores de su país.

 

 

VOLVER AL INDICE