Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

LA BROWNING 9 MM


La Browning 9 mm: una pistola con historia

Si bien en nuestro Ejército la pistola Browning 9 mm entró en servicio a finales de la década del 70 -y desde entonces se ha mantenido sin cambios- su historia data de mucho tiempo atrás.

En el inicio, su imposición y uso en nuestro país no fue ajeno a algunas controversias acerca de su confiabilidad y potencia como arma de defensa personal, especialmente frente al arma a la que habría de desplazar: el no menos famoso Colt 11,25 mm.

Conocer sus antecedentes, sus características y sus prestaciones en comparación con el resto de armas similares es, por ende, la idea general del presente trabajo.


Un poco de historia

John Browning comenzó a trabajar en el arma que lleva su nombre, poco después de diseñar la Colt M1911. La GP (Grande Puissance o Gran Poder, primer nombre de la Browning) era de fabricación sencilla, pero conservaba, sin embargo, la fiabilidad y la seguridad de la Colt. Empero, en su diseño presentaba una serie de cambios. El más importante de ellos consistió en la adopción de un sistema de rampas para bloquear el cierre, lo cual le daba al arma un movimiento de recuperación más lineal que el de giro utilizado por la M1911. Otro cambio de importancia fue la sustitución del percutor externo de la Colt, por uno interno accionado por resorte. Browning presentó su diseño en la Fabrique Nationale de Herstal, que luego desarrollaría el FAL. Ello ocurrió en Bélgica en 1923, y desde entonces, Browning no dejó de trabajar en él hasta su muerte, en 1926. A partir de ese momento, el desarrollo lo continuó Dieudonné Saive -diseñador jefe de la fábrica- a quien se le debe la gran parte de los detalles finales de la pistola. Uno de ellos fue introducir un cargador de doble capacidad, algo inédito para aquel tiempo. Otra idea de Saive fue la de volver al uso del percutor externo, el cual, a simple vista, permite saber si el arma está amartillada.

La GP fue adoptada por el ejército belga en 1935 como arma de dotación. Posteriormente, durante la Segunda Guerra Mundial, la utilizaron los dos bandos en lucha. Unas 56.000 pistolas se habían fabricado antes de la ocupación alemana de Bélgica, y durante la misma, se llegaron a producir 329.000. Cabe destacar que fue una de las armas especialmente fabricadas para las Waffen SS.

Declarada la guerra, Saive y algunos de los diseñadores de la Herstal escaparon a Inglaterra, y allí fueron empleados en la Enfield, lo cual era previsible, teniendo en cuenta que los británicos estaban interesados en la GP. Al respecto, debe recordarse que en 1941, los ingleses habían producido pistolas similares a la Browning, solo que las denominaron "Pistol Browning (FN) Automatic Mark I (UK)".

En 1942, el ejército chino _aliado de Gran Bretaña contra el Japón- solicitó la pistola. El canadiense John Inglis fue entonces designado para satisfacer el pedido. Sin embargo, los planos se habían perdido durante el intento de pasarlos clandestinamente desde la Europa ocupada, por lo cual se debió copiar pieza por pieza y reproducir los planos con el arma desmontada. Esta tarea derivó en la producción de dos tipos de GP: una para China y otra para Canadá. El diseño chino incorporaba un alza graduada a 500 m, con un culatín de madera montable en la parte trasera del armazón. El modelo canadiense, en cambio, no poseía tal variante. Inglis llegó a producir 151.000 pistolas, hasta 1945, año en que se dejó de fabricar.

Terminada la guerra, la Herstal volvió a producir el arma, denominándola entonces "Model 1946" para uso militar y "High Power" para el ámbito civil. La pistola fue adoptada, desde entonces, como de ordenanza, en 55 países.


Browning 9 mm en la actualidad

En la actualidad, algunos de los usuarios fabrican dicha arma bajo licencia, tal como ocurre en Argentina -específicamente en la Fábrica Militar Fray L. Beltrán de Armas Portátiles-, pero la pistola ha sufrido continuas modificaciones.

En nuestro país se mantuvo, en gran parte, el diseño original belga. En Indonesia, se dejó de utilizar de rampa tangente. En Hungría, se la fabrica en dos variantes: una, la PR 9 con armazón de acero, y la PR 9 A, en aleación ligera. Se le han agregado, además, un mecanismo de doble acción y una aleta de seguro montada en la corredera, que sirve para bloquear el percutor.

En los últimos años _si bien debe admitirse que sus características y diseño distan mucho de los que poseen sus modernas competidoras- el hecho que se mantenga en servicio en tantos países, demuestra su fiabilidad como arma militar. Concretamente, puede afirmarse que es un arma precisa, de aprendizaje fácil, y a excepción de su disparador que es algo duro, no tiene defectos. La última versión -la FN Double Action- incorporó el sistema de doble disparo. Este modelo es el que se fabrica en la actualidad.

La lucha contra la Colt 11,25 mm

 

En nuestro Ejército, se produjo un gran debate entre los usuarios de pistolas, acerca de la potencia y fiabilidad de la Browning 9 mm, siempre comparándola con el arma a la que debía reemplazar: la Colt 11,25 mm.

Respecto de ella, digamos que la Colt fue un arma desarrollada en vísperas de la Primera Guerra Mundial, conocida por su gran poder de detención. Empleada en la guerra de trincheras, se decía que un disparo de esta pistola podía detener y hacer retroceder a un hombre a la carrera, varios metros. Un oficial inglés, que sirvió en el ejército colonial en la India, contaba que durante una fiesta, un fanático infiltrado entre los mozos trató de agredir con un machete a los participantes. Uno de los militares presentes reaccionó y disparó sobre el agresor con su Colt. El disparo dio en el brazo del agresor haciéndolo girar varias veces, para finalmente detenerlo. Realidad o no, lo cierto es que nadie dudaba de su poder de detención, cosa que no sucedía con la Browning.

Un estudio realizado en la Policía de Estados Unidos sobre pistolas y revólveres, que buscaba el arma ideal para la defensa personal, arrojó algunos datos reveladores para comprender esta controversia. Basándose en las experiencias personales de policías que vestían chalecos antibalas, y habían recibido impactos de ambos tipos de armas, se comprobó que existía, de hecho, una gran diferencia en cuanto al poder de detención. Así, los que habían recibido disparos de la Colt, manifestaron haber sentido algo similar a una patada de burro en el pecho, que los había arrojado al suelo. Aquellos que, en cambio, habían recibido disparos de la Browning, compararon el golpe con una trompada, la cual, si bien los había detenido momentáneamente, no los llegó a incapacitar. Otros policías declararon que en más de una oportunidad, delincuentes que habían recibido dos o tres disparos de 9 mm, continuaban peleando, como si no pareciesen notar dichos impactos.

Obviamente, la aparente desventaja de la Browning se compensaba con la capacidad del cargador, su fiabilidad y su precisión en el tiro rápido (producto de menor retroceso).

En la actualidad -y pese a haberse adoptado en gran parte de las fuerzas militares y de seguridad- el debate, aún continúa.

LA BROWNING 9 MM



 
Comparación de Pistolas en uso en la actualidad
Las pistolas semiautomáticas muy potentes no han gozado del favor militar, pero la Israel Military Industries presenta la Desert Eagle tanto en su versión de combate como deportiva. Capaz de emplear el cartucho .357 Magnum de revólver, es un arma enorme pero óptima para disparar. Existe un modelo .44 Magnum más reciente.

Características
Cartucho: .357 Magnum.
Velocidad inicial: 434 m por segundo.
Peso: 1,76 kg (vacía).
Longitud total: 26 cm.
Longitud del cañón: 15,2 cm.
Capacidad del cargador: 9.

La Beretta 92 ganó el disputado y discutido concurso para proveer al ejército norteamericano una sustituta para la M1911. Se fabrican diversas versiones de acción simple y doble, todas con cargador de gran capacidad. Un arma elegante, más compleja y desde luego no para aprendices.
Características
Cartucho: 9 mm Parabellum.
Velocidad inicial: 390 m por segundo.
Peso: 950 g (vacía).
Longitud total: 21,7 cm.
Longitud del cañón: 12,5 cm.
Capacidad del cargador: 15.
La pistola de ordenanza soviética desde los años cincuenta, es pequeña y manejable, y utiliza el cartucho ruso de 9 mm x 18. La empuñadura es algo gruesa, pero normalmente estas armas están bien acabadas y su acero es excelente. Suministrada a muchos países, puede encontrársela por doquier.

Características
Cartucho: 9 mm x 18.
Velocidad inicial: 315 m por segundo.
Peso: 663 g (vacía).
Longitud total: 16 cm.
Longitud del cañón: 9,1 cm.
Capacidad del cargador: 8.

Una de las mejores pistolas militares de todos los tiempos, aunque algo anticuada, todavía es muy popular. La gran capacidad de su cargador, de sencillo diseño y 50 años de experiencia de combate, cuentan a su favor. La FN belga ha desarrollado diversas nuevas variantes con mejores culatas, seguros ambidiestros y acción doble.

Características
Cartucho: 9 mm Parabellum.
Velocidad inicial: 350 m por segundo.
Peso: 810 g (vacía).
Longitud total: 20 cm.
Longitud del cañón: 13 cm.
Capacidad del cargador: 13.

Adoptada por el ejército norteamericano antes de la Primera Guerra Mundial. Dispara el potente cartucho .45 ACP, en lugar del casi universal 9 mm Parabellum. Es toda una leyenda, a pesar de la escasa capacidad de su cargador y su antigüedad.

Características
Cartucho: .45 ACP.
Velocidad inicial: 253 m por segundo.
Peso: 1,13 kg (vacía).
Longitud total: 22 cm.
Longitud del cañón: 12,7 cm.
Capacidad del cargador: 7.

La P220 es una de las pistolas semiautomáticas de gran calidad producidas por la empresa germano suiza SIG-SAUER. Fabricada con un alto nivel de acabado, es cara aunque muy apreciada por las fuerzas especiales, para quienes la fiabilidad es muy importante. Utiliza la misma leva corta que la Browning, pero encastra en la corredera utilizando una recámara y un extractor mayores.

Características
Cartucho: 9 mm Parabellum
Velocidad inicial: 345 m por segundo.
Peso: 730 g (vacía).
Longitud total: 19,8 cm.
Longitud del cañón: 11.2 cm.
Capacidad del cargador: 9.


Conclusión

 

Más allá de las críticas, los debates y las acaloradas discusiones que produjo su introducción como arma de dotación (a las cuales nuestro Ejército no fue ajeno), no cabe duda de que la Browning 9 mm es un arma excelente, de grandes prestaciones, y lo que resulta más importante, probada en gran cantidad de guerras, donde los que la usaron atestiguaron acerca de su fiabilidad y eficacia.