Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Fusil de asalto israelí GALIL

Un rompecabezas multiuso para el combate

El ejército israelí no quedó muy satisfecho del comportamiento del FAL belga durante la Guerra de los Seis Días, por lo que se planteó la necesidad de la adopción de una nueva arma reglamentaria.

Por aquella época EEUU ejercía mucha presión para que se adoptara el M-16, lo que parecía la solución más cómoda y sencilla, pero una idea proveniente de un poderoso comerciante privado de armamento, la INTERARMS, dio un cambio radical en la situación: sugirió el diseño del arma basada en el AK-47 soviético.

Israel poseía en efecto gran cantidad de fusiles AK-47 capturados a los egipcios como botín de guerra, y cuya única función parecía ser su venta a bajo precio como desecho de guerra, ya que su calibre no era el reglamentario utilizado por el ejército israelí. Interarms importaba para el mercado de los EEUU una versión de dicho fusil que disparaba el cartucho 5,56 mm, fabricado por la empresa finlandesa VALMET, por lo que sugirió al Estado Mayor de Israel realizar un estudio para el diseño de un arma basada en dicho modelo y que les permitiera aprovechar todos los fusiles que poseían. Así fue que comenzó la colaboración entre Valmet e IMI.

Una versión especializada del GALIL ARM, a juzgar por la mira telescópica y la culata regulable. La familia del GALIL, gracias a compartir piezas y a su simplicidad, puede ser reconfigurada en decenas de variantes.

Dos ingenieros israelíes fueron encargados de la ejecución del proyecto: Galili y Lior, y como es tradicional el fruto de su trabajo recibió un nombre formado por sus iniciales: GALIL. El arma se diseñó inicialmente en calibre 5,56 pero luego se volvió al calibre 7,62 mm.

Esquemáticamente el arma quedó diseñada mediante el aprovechamiento del sistema de gases y acerrojamiento del AK-47; el cajón de mecanismos del Valmet M-62, los cargadores del fusil Stoner 63 (arma que nunca llegó a ser reglamentaria en EEUU); el cañón del M-16 (en su calibre 5,56 mm) y la culata plegable del FAL belga. El diseño tuvo su prueba de fuego en manos de una brigada de infantería de élite en los Altos del Golán, durante la guerra del Yom Kippur en 1973, donde se comprobó su efectividad.

Existen tres modelos del GALIL: El ARM, el AR y el SAR, todos fabricados en 5,56 mm y 7,62 mm. La diferencia básica es la longitud de sus cañones y los accesorios, pensados para diferentes aplicaciones tácticas.

El GALIL ARM

Este modelo incorpora un bípode no desmontable, que puede utilizarse para cortar alambradas. Del lado derecho tiene un asa de transporte (puede verse el mango sobresaliendo en la foto inferior). Está diseñado para cumplir las funciones tanto de fusil de asalto como de ametralladora ligera, para lo cual cuenta con un cañón más largo y algo más grueso que los demás modelos.

 

El GALIL AR

El AR cumple las funciones de fusil de asalto y por eso no tiene bípode. Es el arma básica de la infantería israelí.

 

El GALIL SAR

El SAR tiene un cañón de corta longitud, ha sido diseñado para su uso como sustituto de los subfusiles para dotaciones de tanques y otros vehículos acorazados, comandos y fuerzas aerotransportadas.

Su funcionamiento

Por ser un arma derivada del AK-47, posee un sistema de acerrojamiento basado en una toma de gases en el extremo del cañón, los cuales accionan en el momento de salida del proyectil un pistón cuyo desplazamiento hace girar la pieza del cerrojo.

El caudal de gases puede ser regulado a voluntad por el usuario, con lo que puede conseguirse mayor o menor potencia de retroceso, gracias a lo cual se asegura el funcionamiento del arma en condiciones de arena, nieve o barro. Claro que también ayuda a limitar la cadencia de tiro, sobre todo en condiciones de escacez de munición.

En esta toma de cerca puede verse perfectamente la rara forma de la palancxa de montar en un GALIL ARM, al igual que su asa de transporte.

La adopción de la culata plegable diseñada para el FAL presenta la gran comodidad para el transporte del arma, al poder reducir de forma apreciable su longitud, sin embargo la posición recogida en el lado derecho obligó a rediseñar la palanca de montar y el selector de tiro, cuyos accionamientos quedaban dificultados para el combatiente en esa posición.

En el accionamiento del selector de tiro se optó por colocar una segunda palanca en el costado izquierdo, sobre la empuñadura, que fuese fácilmente accesible para el pulgar del usuario. El tema de la palanca de montar se solventó doblándola hacia arriba, con lo que sobresale generosamente por la parte superior del arma y es fácilmente manipulable. Es así que puede montarse el arma incluso teniendo la culata plegada.

El bípode no puede separarse del arma, y se recoge bajo el guardamanos. La longitud de sus brazos no puede ser regulada para adaptar la posición del fusil a las irregularidades del terreno, aunque existe en la unión del cañón una articulación que permite el posicionamiento del arma en al orientación adecuada. Esta puede ser usada también como cortaalambres. Esta es sin duda una función que ningún otra arma del mundo parece poseer, a pesar de que parece ser muy útil en ciertas condiciones.

Por si esto fuera poco, el GALIL se asemeja a un cortaplumas multiuso en otro aspecto todavía más extraño. Según parece, los diseñadores se percataron de que algunos soldados israelíes usaban los bordes de los cargadores vacíos de sus fusiles para destapar botellas en situaciones urgentes. Esto llevaba a que, en determinadas ocasiones, el metal se doblara y luego los cargadores no pudieran ser bien insertados en los brocales de los fusiles.

Detalle del cortaalambre unido al bípode; junto con el destapador de botellas en la culata, el dispositivo más sencillo y curioso del GALIL.

Fue por eso que los diseñadores decidieron instalar un destapador en la culata, permitiendo así que los soldados pudieran seguir usando su arma para esos menesteres, pero de una manera mucho más segura.Una vez más, el pragmatismo israelí al servicio de la mejora de la comodidad y seguridad de sus soldados.

Para terminar de resumir cualidades casi inigualables, este arma, para ser desarmada, solamente necesita la movilización de seis piezas. Esto quiere decir que, en el peor momento de un combate, es muy sencillo desmontarlo.

Los elementos de puntería son regulables en altura y deriva, y están graduados para distancias de 300 y 500 metros. Cuenta con elementos para tiro nocturno en posición abatida, bastando con levantar tanto el alza como el punto para que el disparo pueda realizarse apuntando a través de los puntos luminosos de tritio.

Para la sujeción de la bayoneta se utiliza un resalte bajo el cañón y la bocacha apagallamas, la cual es asimismo usada para el lanzamiento de granadas.

Al arma básica suministrada de fábrica se le pueden agregar varios accesorios. Para el disparo con granadas, a fin de evitar accidentes derivados de la utilización de cartuchos reales en lugar de los de proyeccción, se suministra un cargador de 12 cartuchos de capacidad, que solamente admite munición para el lanzamiento de granadas.

Finalmente otros pequeños accesorios son: dispositivos para llenar los cargadores de munición, correas portafusil de nylon o algodón, bocacha para el disparo automático con munición de fogueo, kit de limpieza compuesto por cepillo, baqueta y llave universal para el desarme completo del arma, y un extractor de vainas rotas en la recámara.

El GALIL en las FDI

Este curioso diseño se ha ganado una buena reputación en combate, pero extrañamente para muchos, a veces es difícil verlo en acción, a pesar de los constantes informes de prensa sobre los enfrentamientos armados en Israel y Palestina. La razón es sencilla, pero algo extraña. Sucede que el Ejército Israelí usa muchas armas en su arsenal. Durante mucho tiempo sus fuerzas especiales utilizaron el AK-47, pero luego otras unidades comenzaron a usar el M-16 y el AR-15, su versión civil.

Por eso tal vez el GALIL no acaparó todas las miradas del mundo. Se trata en definitiva de una de esas armas que, aunque muy buenas, son poco conocidas por el público general. Aunque comparta su espacio con otros fusiles de mucha más fama, no hay duda de su calidad.

El GALIL a nivel internacional

A diferencia de muchos otros casos de "rompezabezas", el GALIL resultó ser fiable y muy práctico, como suelen serlo todas las armas israelíes, pragmáticas y sencillas, siempre listas para ser usadas. Solamente la amplia experiencia en este campo de diseño pudo hacer que elementos de tantos y tan dispares fusiles de asalto del mundo (que no compartían filosofías de diseño, ni materiales, ni calibres) funcionara tan perfectamente.

Fue una opción perfecta para todos, se podría decir. Israel tuvo un arma muy barata, efectiva y confiable, por el precio de botín de guerra y piezas sueltas. Varios países encontraron en el GALIL una opción viable, y terminaron comprándolo, acrecentando el negocio. Incluso la famosa empresa Kalashnikov tuvo un motivo más para enorgullecerse, y nombrar al GALIL un "clon" de su famoso AK-47: después de todo, el corazón del sistema, el sistema de acerrojamiento y de piezas móviles, es el de este fusil de asalto que ya es leyenda.

Un soldado de alguna unidad motorizada porta un GALIL SAR.

El GALIL es un arma de probada dureza en el campo de batalla, ya que ha combatido en los desierto que rodean a Israel, en las manos de la Guardia Nacional de Somoza en Nicaragua y ha sido el modelo que la industria militar de Sudáfrica ha utilizado para fabricar su propio fusil de asalto, debido a las presiones de los boicots internacionales.

Pero muchos otros países lo han usado, aunque no se tengan tan en cuenta. Portugal también lo compró para sustituir a los G-3 alemanes. La versión en calibre 5,56mm ha sido usada por Holanda (MN1) y Suecia (FFV8910C).

Tal vez uno de los teatros en donde menos se esperaba verlo es el de Colombia, con constantes luchas entre el gobiernos y las guerrillas de narcotraficantes. El ejército de Colombia utiliza la versión calibre 7,62 mm del GALIL, y es así como en este teatro de operaciones se encuentra otros fusiles del mismo calibre, como el AK-47 y el FAL, emparentados ambos, a pesar de toda diferencia entre creadores y conceptos, por este extraño híbrido que sirve para disparar, cortar alambradas, disparar granadas y destapar botellas con la misma seguridad en todos los casos.

Un soldado israelí porta un GALIL ARM en una incursión contra guerrilleros de Al-Fatah. Se trata de una versión calibre 5,56mm. Puede verse fácilmente la palanca de montar sobresaliendo justo por encima del final de la culata, que está plegada. Es así como esta mezcla de fusil y ametralladora puede ser usada como subfusil, en espacios muy cerrados.

 

 
Modelo (todos 5,56 mm) ARM AR SAR
Peso (kg) 4,35 (con bípode y asa de transporte) 3,950 3,750
Largo total (mm) 979 979 840
Largo c/ culata plegada 742 742 614
Largo del cañón 460 460 332
Largo del cañón con cubrellamas 487 487 359
Velocidad inicial (m/s) 950 950 900
Disparos por minuto 650 650 650
Alcance máximo efectivo (m) 500 500 400
Cañón
6 estrías a la derecha, 1 vuelta en 305 mm
Modo de funcionamiento
sistema de recuperación de gases
Mecanismo de recámara
cerrojo rotativo
Peso de cargador de 35 cartuchos, vacío/cargado (g)
300/710
Peso de cargador de 50 cartuchos, vacío/cargado
420/1000
Peso de cargador especial de 12 cartuchos p/lanzar granadas, vacío/cargado
180/600
Munición
bala M193 calibre 5,56mm, con peso de 3,56 gramos;
cartucho de 11,7 gramos
Largo de la línea de mira (mm) 475 475 445
Mira delantera
de poste con anillo protector
Mira trasera
abierta en L, graduada para 300 y 500 metros
Miras nocturnas
plegables con luz de tritio

VOLVER AL INDICE