Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

¿Cuándo y Cómo Vendrá Jesús?

    Que Jesús, el Hijo de Dios, vuelve a la tierra, es una verdad que se repite numerosas veces en las Sagradas Escrituras.  También la predicaron los padres de la iglesia y los campeones de la Reforma, y actualmente muchos predicadores la anuncian a través de los medios de comunicación: prensa, radio y televisión.

    ¿Pero cuándo vendrá Cristo? Millones de cristianos lo hemos pedido en el Padre nuestro: "Venga tu reino"(S. Mateo 6:10), y lo hemos repetido con el credo de los apóstoles: "Creo que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos".

SEÑALES DE SU VENIDA

    En cierta ocasión los discípulos le preguntaron a Jesús: "Dios,... ¿qué señales habrá de tu venida, y del fin del siglo [mundo]?" (S. Mateo 24:"3).  Y él comenzó a explicarles los acontecimientos que sucederían en los tiempos de su venida, los que encontramos en San Mateo 24, San Lucas 21 y San Marcos 13.  He aquí los principales:

    Hambres, guerras y enfermedades en forma extendida; frecuentes terremotos, aumento desmesurado de la maldad, y angustia que secará (matará) a la gente; fenómenos en el sol, la luna y las estrellas; la predicación del Evangelio en todo el mundo; burladores negando la segunda venida de Jesús (2 S. Pedro 3:3-4); muchos falsos Cristos que harán milagros con el único propósito de engañar y que hasta tratarán de imitar la segunda venida de Jesús.  El crecimiento del espiritismo es otra de las grandes señales que sucederían-la estamos viendo-en los días del regreso de Jesús.  "Cuando veáis todas estas cosas-enfatizó Jesús-, conoced que [mi regreso] está cerca, a las puertas" (S. Mateo 24:33). "Cuando estas cosas comiencen a suceder,... vuestra redención está cerca"(S. Mateo 21:28).

¿CUANDO VENDRÁ JESÚS?

    Si bien sabemos que está cercano el regreso de Jesús, el día y la hora de su segunda venida es un misterio que nadie puede saber en la tierra.

"Pero del día y la hora nadie sabe-dice Jesús-, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre" (S. Mateo 24:36).  Esta enseñanza la repite más adelante: "Velad... porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor" (vers. 42).  Y luego insiste: "Estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis" (vers. 44).  La misma advertencia la encontramos en otras declaraciones de nuestro Señor, para que no quepa ninguna duda.

    No sabemos ni el "día" ni la "hora" de su venida, pero no estamos rodeados de tinieblas e incertidumbre porque el mismo Jesús nos explica las señales que sucederán en el tiempo de su venida; por lo tanto ese "día" u "hora" no nos sorprenderá como la llegada de un "ladrón" (1 Tesalonicenses 5:1-4).

¿COMO VENDRÁ JESÚS?

    Hay cinco características bíblicas muy definidas en cuanto a cómo será la segunda venida de Jesús:

    Será CORPORAL.-Mientras los discípulos veían con tristeza cómo ascendía Jesús al cielo, dos ángeles les consolaron: "Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo" (Hechos 1:11).  Y él declaró: "Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis" (S. Juan 14:2-3).

    Será VISIBLE.-"He aquí que viene con las nubes -exclamó San Juan en la isla de Patmos-, y todo ojo le verá" (Apocalipsis 1:7).  "Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente-enseña Jesús-, así será también la venida del Hijo del Hombre" (S. Mateo 24:27).

    Esta enseñanza echa por tierra el supuesto "rapto secreto", frase que tampoco se encuentra en la Biblia.  Jesús vendrá sólo una vez más.  En muchos textos leemos que su venida la verán todos al mismo tiempo en todas partes.

    Será AUDIBLE.-Vendrá como Rey de reyes y Señor de señores; no como un niño indefenso, como vino a nacer en Belén, sino para juzgar a todos (S. Mateo 25:31-46).  Vendrá acompañado por un séquito de ángeles que tocarán sus trompetas y reunirán a los escogidos de toda la tierra (S. Mateo 24:31).

    Será REPENTINA.-Vendrá como ladrón en la noche: cuando nadie lo espera (S. Mateo 24:43-44; 1 Tesalonicenses 5:4).  Millones serán sorprendidos porque estarán entregados a los placeres, viviendo sin ningún propósito moral ni espiritual, ignorando voluntariamente que Dios los visitará.  No están preparados para encontrarse con él.

    Será GLORIOSA. -¿Podemos acaso imaginarnos cómo será ver la luz de millones y millones de ángeles que salen del cielo para acompañar a su Señor a esta tierra? (S. Mateo 24:31).  Jesús vendrá con triple gloria: con la suya propia, con la de su Padre y  con la de sus santos ángeles (S. Mateo 16:27, 25:31).  Su luz será fulgurante como la de los relámpagos (S. Mateo 24:27).  El mismo la describió así: "Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones" (S. Mateo 25:31-32).  En ese día por el poder de Dios los muertos saldrán de sus tumbas para salvación y vida eterna; pero los impíos morirán, y así permanecerán hasta el día que sean resucitados para confusión y perdición eterna.

    ¡Qué glorioso será el día cuando Jesús regrese! ¡Será un día lleno de luz y de alegría eterna! ¡Cuán maravilloso será ver a Jesús y recibir de sus labios la bienvenida celestial!

"VELAD"

    Pero hay algo vital que debemos hacer constantemente mientras llega ese día maravilloso, porque Jesús nos lo aconseja: ¡"Velad"! (S. Mateo 24:43; 25:13).; ¡"Estad preparados"! (S. Mateo 24:44).

    Un jardinero cuidaba con gran esmero un hermoso jardín que le había encargado su amo.  Un transeúnte que pasaba le preguntó:

-¿Viene el dueño todos los días a ver el jardín?

-No -respondió el jardinero-. Hace mucho que está de viaje.

-¿Pero regresará en estos días?

-No sé cuándo regresará.

-Entonces, ¿por qué te afanas tanto sí el dueño está ausente y no sabes cuándo regresará?

 -¡Ah-respondió el jardinero-, porque puede venir en cualquier momento!

    Amigo lector, ¿cómo está el jardín de tu corazón? ¿Florecerán en él las virtudes cristianas?  Prepárate ahora para recibir a tu Señor.  Te gozarás en su amor.  Anhelo que tus oídos escuchen estas palabras de Jesús: "Bien buen siervo fiel...; entra en el gozo de tu Señor" (S. Mateo 25:21).

José L. Campos