Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
 

Mundos Paralelos

Si nos atenemos a la definición de la Geometría: Elementos paralelos son aquellos cuyos puntos están todos a la misma distancia y sólo llegarán a encontrarse o cruzarse en el infinito. Aplicada a Mundos Paralelos, la definición sigue siendo válida; pero por paralelismo deberíamos entender espacio y tiempo.

Paul Elouard nos dice: "Hay otros mundos, pero están en éste". Así que estableciendo una clasificación muy esquemática decimos que esos mundos que coexisten en nuestra contemporaneidad, son nuestros paralelos ya sean intraterrestres, extraterrestres, extravisibles o extradimensionales.

Si hablamos de mundos intraterrestres a sea "dentro" de nuestro planeta, la explicación es fácil y asequible a nuestra comprensión: una Humanidad terrestre o no, viviendo en las entrañas del planeta y cuya tecnología les permite suplir la falta de luz y energía solar y las de otras fuentes energéticas, a que accedemos los que vivimos en la superficie.

Estos conglomerados de seres viven allí por diversas razones: peligros externos, distintos orígenes, culturas y civilizaciones, posiblemente objetivos diferentes basados fundamentalmente en la preservación del Conocimiento legado por los sabios ancestros.

De estos mundos conocíamos la existencia de magníficas e inmensas ciudades: Samballah, Agharta, la de las entrañas del Monte Shasta.

El caso de La Rioja (República Argentina) en 1970, protagonizado por un arriero, un médico y un sacerdote jesuita (el Padre Guillermo) da fe de la existencia de un mundo subterráneo; pero hay un detalle significativo: los habitantes de esta ciudad subterránea, "no prestan atención al arriero" (que ha sido el primero en bajar y recorrer la ciudad)... ¿Por qué? ¿No quieren darse por enterados de su presencia? ¿No lo ven?

La primera razón es atendible, pero, la segunda...

¿Están en otra dimensión? Y si es así, ¿por qué el arriero, sí los ve?

En lo extraterrestre conocemos la existencia de la Antimateria, sobre ella los científicos dicen que "es un conjunto hipotético cuyos elementos constitutivos son antipartículas", y por ende el Antimundo, nuestra réplica y antípodas cósmicas.

Y de esa ignota realidad de los Mundos Paralelos, del lógico temor a lo desconocido, a ese "paso", posiblemente sin retorno, a otras dimensiones rescato recuerdos de mi infancia poblada de pequeños y casi tangibles seres de otro mundo. Una infancia que jamás soñó que esos gentiles señores que se llamaron: Andersen, Perrault, Grimm, nos contaban realidades.

Aún hoy a pesar de los largos y difíciles caminos recorridos, esa ilusión permanece, confirmando que hay mucho más de lo visible que nos rodea, que en otras dimensiones existen seres, entidades formando ese Fantástico Mundo de hadas, gnomos y espíritus.

Y aquel muchacho sin pasado que fue hallado en Nüremberg – estado alemán de Baviera – el 26 de mayo de 1828. Su nombre Kaspar Hauser, apareció en la plaza Unschlitt un día lunes de Pentecostés, nadie lo conocía ni sabía de donde venía, ¿cuál había sido su vida hasta entonces?

Se pudo comprobar que Kaspar no tenía idea de los fundamentos de la ciencia que rigen la vida cotidiana. Al morir un 17 de diciembre de 1833 se pudo leer en la piedra sepulcral: "Aquí yace Kaspar Hauser, el enigma de su época".

En muchos casos quedan huellas de las apariciones de esos seres en psicofonías, o fotos con imágenes, que conscientemente "no vimos ni fotografiamos", pero que aparecen al revelarlas.

Las psicofonías son grabaciones realizadas en cinta virgen con cualquier grabador, de voces humanas, ruidos, música, susurros, etc., cuya procedencia desconocemos. Los especialistas realizan dichos ensayos, sin micrófono, o empleando un diodo y cámara de Faraday, en vacío, etc. Es a partir de 1959 que las psicofonías se estudian científicamente.

Sus precursores fueron: Bayless y Sealay (1956-57), Jürgenson (1959), posteriormente Konstantin Raudive, Germán de Argumosa (Presidente del Instituto Internacional de Investigaciones Parapsicológicas – Madrid). El suizo Alex Schneider, el alemán Theodor Rudolf, el vienés Franz Seidl, el inglés V.H.A. Rushton, etc.

En los casos de las imágenes que aparecen en fotografías, cabe aclarar que no me estoy refiriendo a las de origen mental, es decir a las psicografías. En ellas se logra fotografiar el pensamiento del sensitivo. Recordemos a Ted Serios. Por supuesto que existe la posibilidad de realizar trucos, con doble exposición, activación de imágenes de luz ultravioleta, etc.

Evidentemente están en nuestro entorno, y se encuentran detrás de ese portal inducido al que por breves instantes accedemos asombrados.

Es a este Mundo Paralelo, extra dimensional y extra sensible con el que sólo podemos contactarnos por estas "Puertas Dimensionales" y a las que, nosotros, seres comunes, accedemos por error o accidente.

Y así explicaríamos las desapariciones instantáneas, el escuchado "se lo tragó la tierra"... "desapareció sin dejar rastro" y es aquí donde entra la Parapsicología o el Poder Extra sensorial de aquellas personas que "a voluntad", logran esas comunicaciones o el paso a esos estratos.

Según Chionetti (Mundos Paralelos) – estas Puertas son de constitución electromagnética por las cuales se comunican los corredores interdimensionales de mundos paralelos binarios. Pueden ser franqueadas por radiaciones y además son emisoras de ondas gravitatorias.

Lo expuesto parece un relato de ciencia – ficción, como lo narrado por Giménez en "Un paseo por Camarjali", pero es una consistente realidad.

Y si hablamos de ovnis que "desaparecen instantáneamente", Berry (apoyándose en la Teoría de Kerr) nos dice que: "una nave interestelar cruzando velozmente el espacio, permitiría saltar del continuo espacio – tiempo de las cuatro dimensiones para volver a entrar de alguna otra parte". Supongo que se refiere a los Agujeros Negros que también son Portales Dimensionales.

Debo hacer mención de un caso que ocurrió, aquí en nuestro país, específicamente en el Dique La Florida en la provincia de San Luis. En una noche límpida y fresca, varios amigos que se reúnen para pescar en dicho lugar, donde avanzadas las horas, han visualizado un ovni y además ha ocurrido un contacto del Tercer tipo.

Cuando el ovni se aleja ante la atónita mirada de los testigos, éste pareció replegarse sobre sí mismo, para desaparecer al instante, y al decir de uno de ellos: "se metió en una alcancía". Evidentemente, y dadas las circunstancias (testigos inobjetables), de una perfecta visualización, no podemos menos que pensar en un paso a "otra dimensión", esto es "a un mundo paralelo por una puerta inducida".

Nosotros, que nos movemos en tres dimensiones, de la Cuarta Dimensión del Tiempo, sabemos relativamente poco. Sino, lograríamos explicarnos la contracción del Tiempo, como se da en la paradoja o enigma de los mellizos de Langevin.

Yo imagino el Tiempo, como una dimensión material y estática, por la que transitamos, dejando atrás, los sucesos pasados y el mismo actual ya es pasado y avanzamos hacia los sucesos futuros. Puede parecer una concepción fatalista, pero, sino, ¿cómo explicarnos los viajes por el Tiempo?, ¿ las precogniciones?

Es algo así como una película cinematográfica donde todo está inscripto y sólo haría falta una manivela. Puedo especular sobre el pasado o especular sobre el futuro pero no "estar".

Hablando de manivela, he recibido la información de una máquina que nos permitiría "ver" y "oír" el pasado. Se trata de un ingenio del cual no se brindan gran cantidad de datos aclaratorios, sólo el nombre de su inventor, el monje benedictino Pellegrino Ernetti. Su construcción se basa en una física de avanzada, según la cual las ondas sonoras emitidas en eras remotas; y así como las imágenes correspondientes, no desaparecerían, sino que por el contrario, serían eternas.

El Ocultismo afirma que el Infinito fija las imágenes de lo ocurrido en este mundo a través del éter cósmico. A este éter se le da el nombre de Akasha (desde ya resistido por los materialistas). Pero Kepler lo entendió y prefiere llamarlo campo y a su hipótesis de que las ondas electromagnéticas de cierta longitud se pierden en el Universo, se opone Marconi quien afirma que las ondas acompañan la curvatura de la Tierra y no se dispersan a través del Espacio. Parecería que la investigación del Padre Ernetti se desarrolló en ese campo.

Aún no se ha dicho la última palabra sobre este trabajo, sólo resta esperar, pero si el inventor tuviese razón; cuántas implicaciones, desmitificaciones, encubrimientos y aclaraciones... Algunas para bien pues destruirían falsas certidumbres, falsedades aceptadas a pies juntilla y otras sacarían a la luz hechos deleznables o actos encomiables.

Y sobre esta Cuarta Dimensión, Tiempo, encontramos leyendas con distintas interpretaciones; Newton (1867) "El tiempo fluye uniformemente, sin relación con nada externo", lo cual niega Leibnitz, cuyo protagonista queda preso en una "curva del Tiempo" pues ha jugado con la Cuarta Dimensión, sin tener en cuenta sus límites.

Y de un emparedado vivo (siglo XIII) que al ser liberado a los tres días del encierro, se comprueba que ha envejecido treinta años, que son los que le faltaban vivir. Pero esto indicaría un tiempo psicológico, no material, ni cronológico.

Einstein en 1916 resuelve científicamente la contracción del tiempo y Cuspensky en 1947 nos replantea la posibilidad de un tiempo cuyo ciclo se repite. Y después de tantas definiciones y especulaciones, todas respetables, creo que a esta Cuarta Dimensión se la puede incluir dentro de los Mundos Paralelos y nuestra realidad sería el Paralelo reflejo de ella.
 

Mundos paralelos en los polos

La ambición de Robert Peary de llegar al Polo, quedó coronada en abril de 1909, a través de incontables penurias. Pero antes, en 1906 se había acercado bastante, más allá del paralelo 86 y sólo a 332 kilómetros del Polo, desistió por las innumerables dificultades que sobrevinieron; pero ocurrió algo que compensó esa frustración: a 600 kilómetros del punto externo norte de Groenlandia, Peary, observó a la distancia una cordillera, un encadenamiento de altas aristas, lo anotó en su diario de viaje.

Siete años después, Donald B. Macmillan, siguiendo los pasos de Peary, encontró la cordillera, pero a medida que se fue acercando, la cordillera se empezó a esfumar como una irónica fantasmagoría bajo el cielo de plata del Artico. Imágenes de Mundos Paralelos asoman entre los hielos. La imagen fue real en ambos casos y lo que se desvaneció fue o es algo que está más allá del Espacio y el Tiempo conocidos: una cadena montañosa del pasado o del futuro.

Es el Almirante Byrd, que en el Polo Sur (1947, 1956/57) realiza exploraciones e investigaciones en lo que llamó: dos aberturas en ambos Polos.

Al sobrevolar el Polo Sur, penetró más allá de lo conocido, descubrió una Tierra nueva, se conectó con un mundo extraterrestre o un mundo extraterrestre paralelo.

Se pueden dar dos posibles explicaciones:
 
 

    Que Byrd haya penetrado en una región que no figura en ningún mapa y de mayor superficie que América del Norte, con temperatura tropical, poblada de selvas (Al ir cada vez más al Norte o al Sur, se comienza a notar el fenómeno climatológico de la inversión de la temperatura). Por ejemplo, el verano en el Mar Glacial Artico, o en el escudo báltico; verificando la presencia de montañas, ríos, animales. En ese caso Byrd pudo observar un mundo similar al nuestro y que está dentro de este mismo planeta, cuyo ingreso estaría ubicado justamente en el imaginario Polo geográfico y magnético.

    La otra posibilidad es que Byrd (partiendo de la Base McMurdo Sound 400 millas al oeste del Polo Sur) haya traspuesto el "Umbral" hacia un Mundo Paralelo, ubicado en un Universo similar y Paralelo al nuestro, más allá de los límites de nuestro Cosmos.

Y surge el recuerdo de la fantasmagórica Isla Isalal que "imaginó" este antecesor del Realismo Fantástico, Julio Verne, situándola justamente allí y de la no menos enigmática "Esfinge de Cristal", atisbada bajo la capa de los hielos... ¿Es que Verne sabía algo de Mundos Paralelos? ¿Y fue esa su manera de dar a conocer su existencia? Dado que en la época que escribió sus novelas, absolutamente nadie le hubiera creído, es más, hubiese sido objeto de burla general. ¿Fue un iniciado, un mensajero?

Aprovechando que estamos hablando de Mundos Paralelos, recuerdo una vieja película titulada "Horizontes Perdidos" en la que el protagonista, estando en el Tíbet, en las altas cumbres, penetra por un corredor en la montaña (esto se parece a un Portal Dimensional) y accede a un mundo fantástico, de temperatura primaveral, jardines exuberantes, en suma el soñado Shangri-La y en donde el "Tiempo" se ha detenido, puesto que quien sale de este paraíso y retorna a nuestro mundo, envejece y muere en pocos segundos disgregándose... Es evidente, otra dimensión atemporal.

Para los estudiosos de esta problemática, esta película fue una apertura más al asunto que nos ocupa.

No es fácil hablar de estos temas aún hoy en día, debido a la existencia de una mentalidad científica ortodoxa y anquilosada que todo lo asfixia y codifica; si no a que se debe, que en los libros oficiales (diccionarios, enciclopedias, textos) en muy raras ocasiones nos hablan de Samballah, Agharta, Akakor, etc.

Debemos tomar conocimiento de la existencia de Mundos Fantasmales, de Mundos Paralelos, Invisibles, Extradimensionales, que nos rodean, coexistiendo, entrecruzándose y que esporádica o accidentalmente, abren sus puertas para mostrarnos "Otros Mundos detrás del Espejo".
 

Reflexiones finales

Según Kepler (1586) "Lo curvo ha de representar a Dios" y si nos atenemos a la teoría de Einstein sobre la Curvatura del Espacio, veríamos que es allí donde estos Mundos Paralelos al nuestro, se tocarían o encontrarían abriéndose las Puertas Dimensionales, y de esa forma alcanzar la Verdad.

Pero, ¿cómo arribar? Quizá nosotros estemos en un Punto Finito y de allí esas desapariciones inexplicables para nuestro conocimiento epidérmico y también apariciones y otras manifestaciones como esas periódicas explosiones en distintos lugares del planeta, que nadie ha sabido explicar.

Si la Puerta Dimensional es un fenómeno natural, es indudable que se podría crear un Portal Inducido Artificial, teniendo en cuenta los increíbles avances de la ciencia, logrando que por dicho Portal reapareciera lo desaparecido.

Posiblemente esas personas y cosas que pasaron a otra Dimensión, continúan allí, con respecto a las personas no se puede saber, si su evolución física continua, dado que su tiempo no es el nuestro, o si su estado es una suspensión latente.

En nuestro mundo de concretas realidades, es muy difícil imaginar mundos que no vemos ni sentimos, pero que "están" y "son".

Pueden estar arriba, abajo, nuestras órbitas se entrecruzan sin tocarse como los bordes de una Banda de Moebius o como los Pliegues de Riemann, o posiblemente en espiral.



Volver al Menú principal                                               Volver al Menu de Textos