Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Enfermedades

Los perros padecen distintas enfermedades, algunas de las cuales pueden transmitirse al ser humano. Es importante conocerlas para prevenir su desarrollo y así cuidar nuestra salud y la de nuestro mejor amigo. Algunas de ellas son las siguientes:

Cuerpos extraños gástricos: es muy común y se produce como consecuencia de la ingestión de variados cuerpos extraños por parte de la mascota. Dependiendo de la naturaleza del material ingerido, puede provocar serios transtornos.

Displasia de cadera: es una enfermed típica del pastor alemán. Se presenta una afección o displasia de los huesos de la cadera en su unión con el fémur, de origen genético, hereditaria y congénita que descalifica totalmente al ejemplar, aunque la enfermedad no tenga manifestación exterior y sea detectable sólo mediante radiografías.

Enfermedad del saco anal: es la infección, impactación o formación de absesos en los sacos anales del perro. El animal manifiesta dolor e incomodidad al sentarse. Para solucionar el problema deben exprimirse los sacos mencionados.

Falsa preñez: es la aparición de signos de preñez y lactancia en la perra aproximadamente 60 días después del celo. Los mecanismos responsables de la aparición del síndrome no están del todo claras y las perras levemente afectadas no necesitan tratarse.

Glaucoma: es el aumento de la presión intraocular, lo que origina lesión en la retina y el nervio óptico. La mayoría de los casos se resuelven quirúrgicamente.

Hepatitis infecciosa canina: es una enfermedad viral que se manifiesta con signos muy variables que pueden incluir fiebre, conjuntivitis, hemorragias y dolor abdominal.

Mastitis: es la inflamación de las glándulas mamarias de la perra. Normalmente es de origen infeccioso.

Moquillo: es una enfermedad viral que puede manifestarse con problemas gastrointestinales, respiratorios o nerviosos. Puede llevar al animal a la muerte.

Otitis: se denomina así a la inflamación del oído. Puede deberse a una infección bacteriana, micótica o parasitaria. La padecen con mayor frecuencia aquellos animales que tiene las orejas más largas, por ejemplo el cocker o el basset.

Parásitos externos: los más conocidos son las garrapatas y las pulgas. Se alimentan de la sangre del perro, al cual debilitan y pueden transmitirle algunas enfermedades. Se combaten con productos específicos, como por ejemplo las piretrinas.

Parásitos gastrointestinales: englobamos en este concepto a las parasitosis internas, como aquellas producidas por Toxocara canis o Dypilidium caninum. Provocan en general diarreas, anemia y enflaquecimiento. Para evitar este problema los animales deben ser desparasitados periódicamente.

Parvovirosis: es una enfermedad viral que provoca diarreas profusas, muchas veces sanguinolentas. Afecta principalmente a los cachorros.

Piómetra: se denomina así a la acumulación de pus en la cavidad uterina. En casos graves puede llevar al animal a la muerte como consecuencia de las toxinas liberadas en sangre.

Prolapso ocular: es el desplazamiento del globo ocular hacia fuera de la órbita y se da como consecuencia de un traumatismo.
Se debe reubicar el ojo si las condiciones del mismo y del animal lo permiten.

Rabia: es una enfermedad viral muy peligrosa. El animal enfermo puede, al morder, infectar al hombre u otros animales. La afección tiene un desenlace irremediablemente fatal, razón por la cual es fundamental prevenir vacunando a los animales.

Sarna: es una enfermedad parasitaria producida por el llamado "ácaro de la sarna". Produce intenso picazón en áreas determinadas y es muy contagiosa.

Tiña: se trata de lesiones cutáneas benignas producidas por unos hongos llamados "dermatofitos". Se presenta en forma de zonas alopésicas (sin pelo) de forma circular que se denominan ·canchas".

Tumor mamario: es decir, tumor de las glándulas mamarias. Puede extenderse a otras zonas del cuerpo. Se resuelve mediante cirugía.

Tumor venéreo contagioso: es un tumor que se transmite de un animal a otro por contacto sexual y que casi siempre aparece en los genitales externos. El tratamiento de elección es medicamentoso y en general tiene buen pronóstico.

Urolitiasis: es la aparición de cálculos (urolitos) en el tracto urinario. Muchas veces el problema se relaciona con la alimentación. En el peor de los casos se resuelve quirúrgicamente.

Vaginitis: es la inflamación de la vagina de la hembra, normalmente por causas infecciosas. Se trata con antibióticos.