Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

No es necesario mencionar la fidelidad del perro hacia su amo, que es conocida desde tiempo inmemoriales. Animal doméstico por excelencia, el perro es una de nuestras mascotas favoritas. Nosotros, como sus dueños, debemos prestar atención a una serie de detalles que resumiremos ahora y que ayudarán a mantenerlos sanos y felices.

Hasta que los cachorros comienzan a comer alimentos sólidos, alrededor de las tres semanas de vida, la hembra los mantiene limpios. Después, el cachorro se separa de su lecho para defecar u orinar, evitando ensuciarlo. Sin embargo, no usará áreas específicas para hacerlo. Por ello, se les debe prestar atención a partir de las 7 semanas, con el fin de adiestrarlo para que utilice como baño el lugar que nosotros le hayamos destinado.

Es importante la correcta socialización del perro. Aquellos animales agresivos que no respetan al dueño es porque no han aprendido en el período adecuado quién es el amo de la casa. Además de largos paseos y ejercicios de obediencia, las carreras y juegos cotidianos son de gran importancia para mantener el equilibrio del carácter del perro.

Es conveniente el cepillado del pelo, vigilando la eventual aparición de parásitos externos. También, fundamentalmente en el caso de aquellas razas de orejas largas como el cocker o el basset, es importante la limpieza del oído externo con hisopos óticos para bebés.

Y por último, es fundamental aplicarles las vacunas correspondientes y desparasitarlos periódicamente.