Chocó 7 días

Secciones

 

 

 

QUÉ SABE UD. DEL CHOCÓ?

Por Edgar Hidalgo T.

¿Qué sabe usted sobre Francisco Mosquera Agualimpia, el pintor de las gentes y costumbres del Chocó?

El realismo fue un movimiento pictórico que floreció entre 1840 y 1880, originado en Francia, que se extendió rápidamente por toda Europa y América.

Los pintores realistas reaccionaron contra el subjetivismo e individualismo de los románticos, adoptando en su lugar un estilo de arte basado en la verdadera naturaleza y la observación sencilla de la vida diaria.

El realismo se manifestó en Colombia, desde principios del siglo XX, con los pintores costumbristas que se inspiraban en escenas típicas tomadas de la realidad.

A esta corriente artística perteneció Francisco Mosquera Agualimpia, quien ha sido llamado "el pintor de las gentes y costumbres del Chocó".

Mosquera nació en Tadó en marzo de 1916 y a temprana edad mostró un notable talento para el dibujo y la pintura. Se afirma que "copiaba a pura mano sin más elementos de dibujo que un pedazo de cualquier papel y unos lápices litografías de imágenes de santos. Las copias eran tan perfectas que casi superaban a las originales". Llegó a Quibdó en 1936. Con el apoyo de algunas personas que apreciaban su talento viajó a Bogotá para estudiar artes plásticas.

En virtud de sus dotes la facultad de Artes de la Universidad Nacional le otorgó una beca.

Cursó tres años de estudios pero, apremiado por las dificultades económicas, regresó a Quibdó sin concluir la carrera. Desde entonces ejerció como profesor de dibujo en el Colegio Carrasquilla. En una pieza pequeña en la Alameda Reyes, vivía y tenía su taller de pintor.

Allí pintó cuadros de temas costumbristas al óleo sobre lienzo o tela de fique que él mismo preparaba con base de albayalde o blanco de zinc. Bogas, mineros, agricultores, bailarines, atardeceres en el Atrato, pueblos y ciudades eran interpretados con la fuerza y colorido de su paleta.

Retratista excepcional, Mosquera pintó a muchos personajes de la época como los periodistas Rodolfo Castro y Jorge Enrique Díaz, el clérigo Demetrio Salazar y el músico Senén Mosquera.

Muchas de sus obras se quemaron en el incendio de Quibdó en 1966 pero algunos cuadros, entre ellos Bogas en el Atrato, La Molienda, Plaza de Tadó, y Quibdó al atardecer , aun se pueden apreciar ya que han resistido al tiempo, al clima y al abandono en el recinto del Concejo de Quibdó.

© 2004 Chocó 7 días
http://www.choco7dias.vze.com