Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
  
 
 
 
Está localizada a 4 metros sobre el nivel del mar en una hermosa bahía de azules y tranquilas aguas. Es la capital del departamento del Magdalena y tiene aproximadamente 260.000 habitantes. 

Una caminata, le brindará, arena blanca, un cielo azul y un mar siempre calmado que contrasta con la impresionante topografía de la Sierra nevada y con su eterno verdor.  Su clima es una afortunada mezcla de la cálida brisa del mar y el fresco aire que viene de las montañas en el atardecer, brindándoles un descanso a cuerpo y alma. 

Con excelentes hoteles, decenas de playas escondidas y una población realmente interesada en consentir a sus turistas. 

Santa Marta es uno de los principales lugares de descanso en Colombia por la época de fin de año las familias y grupos de jóvenes como nosotros llegan a disfrutar de sus encantos. 

 
 
 
 
Corría el año de 1525 cuando el conquistador Don Rodrigo de Bastidas, desembarco en la bahía de Santa Marta para encantarse con el rumor de la feraz naturaleza y fundar la primera gobernación Española en América. 
Mil años atrás ya vivían allí y en los alrededores los Taironas, miembros de unas de las culturas precolombinas que mas vestigios dejo para que ahora los arqueólogos retrocedan sobre sus huellas y se asombren con sus maravillosas ciudades.  Sus ánforas y vasijas de arcilla, sus pectorales de orfebrería finamente trabajada y sus collares de cuarzo y coralina, entre los muchos tesoros que nos llegaron. 

El 10 de Enero de 1533 fue erigida en catedral la iglesia de Santa Marta, en 1563 quedo por un tiempo como abadía después de soportar los embates de los piratas que se sumaban a la hostilidad indígena.  Hasta 1776 vino la ciudad a abrirse como puerto comercial y luego quedo sumida en un letrado prolongado.  No hay que olvidar que como ciudad histórica por excelencia Santa Marta guarda un Retazo luctuoso de nuestro devenir, pues en su quinta de San Pedro Alejandrino murió el libertador Simor Bolívar en 1930. 
 

ALREDEDORES DE SANTA MARTA. 

Santa Marta es también conocida como un polo de turismo ecológico, ya que está rodeada de tres grandes parques naturales: la Isla de Salamanca al sur oeste, el Parque de la Sierra Nevada y el Parque Tayrona al nordeste, una de las mayores reservas ecológicas de Colombia. Estas reservas cuentan con núcleos vacaciones y playas vírgenes. 
  

Taganga: un pueblo sin tiempo 

En este pueblo de pescadores ubicado a solo 10 min. en carro por una excelente carretera, la gente prefiere poner un vallenato, sacar las mecedoras al andén y charlar con los vecinos, antes que quedarse viendo televisión.  Las barcas ancladas en la playa y en el mar son de los pescadores tagangueros que a veces las usan para pescar y otras, para "turismear", porque desde este pueblo se navega hasta llegar a decenas de playas que no tienen acceso terrestre. 

Al visitar Taganga el turista se queda con la sensación de que allá hace años que no corren los minutos, ni las horas ni los días. 
    

 
 
Por la carretera principal, se encuentra la primera de las entradas al Parque Tayrona, reserva natural de la zona. 

Neguanje puede ser el destino a seguir, adelante por la misma vía del Tayrona unos 40 min.  Arboles y palmas da la bienvenida al turista, entre pequeñas lanchas y nativos de la región que vendían en sus puestos de madera. Una playa para nunca olvidar en donde el descanso, el buceo o la comida pueden hacer que el tiempo pase volando. Desde Neguanje, los lancheros llevan a los turistas a la Playa de Muerto, pero lo que nadie se quiere perder es Cañaveral, a donde se llega por un camino rodeado de árboles nativos, una playa espectacular pero con un mar que ni el mejor nadador debe retar. 

La Sierra Nevada desde donde se aprecia el mar Caribe, y donde se encuentran los legados indígenas de Pueblito y Ciudad Perdida, posee los picos más altos de Colombia, el pico Colon en honor al gran navegante genovés y el Bolívar en honor al libertador de 5 naciones. 

Hoteles y demás 

Con todas esas playas espectaculares, las grandes cadenas hoteleras tienen representación allí para darle el perfil que se merece. Y el hotel GALEON que nos alojara en el XIX ENCUENTRO LEO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE, tiene un interesante plan ¨ todo incluido ¨ en el cual no hay que preocuparse por comidas y bebidas. 
  

 
 
 
 
Al caer la tarde es la mejor hora para ir a Santa Marta y visitar la Quinta de San Pedro Alejandrino, donde murió Simón Bolívar en 1830, y en donde no sólo se conserva su cama, el comedor y la cocina de la antigua casa, sino también los almendros y samanes que le vieron sucumbir a la enfermedad, a la traición y a la derrota. La construcción es original a la época en la que la habitó el Libertador. 

San Pedro Alejandrino fué construida hace aproximadamente 400 años por un ferviente seguidor de la iglesia católica, quien le dio el nombre de Florida de San Pedro Alejandrino . Por 1830 tiempo en el cual llegó allí Bolívar, San Pedro Alejandrino era una de las mas famosas y prosperas propiedades de la región, con largas extensiones de arboles frutales, caña de azúcar y también con molino de caña y destilería, donde numerosos esclavos trabajaban. La majestuosa mansión, es de un discreto estilo mediterráneo, como también lo es el establo y otros edificios coloniales, que fueron construidos alrededor de 1700. 

En la tarde del 6 de Diciembre de 1830 acompañado por Don Joaquin De Mier, el dueño de la hacienda y su esposa, llega a este maravilloso lugar Simon Bolívar, gravemente enfermo a una prematura edad en busca de salud y fuerza para continuar su viaje a Jamaica y a Europa, pero su salud era delicada, destruido por la enfermedad, privaciones y sufrimientos que soporto durante los años de sus batallas contra los Españoles. A pesar del cuidado amoroso que le ofreció la Quinta de San Pedro Alejandrino, murió en la tarde del 17 de Diciembre de 1830, rodeado por su más fieles amigos. 

Hoy, ésta urna es un maravilloso jardín tropical con árboles centenarios deja al visitante mudo de admiración, como un tributo al gran libertador de cinco naciones. 
  

 
 
A 5 minutos de Santa Marta, es el centro hotelero y también un envidiable centro nocturno, la noche es ideal para visitar la Tienda Gaira en donde pude ser atendido al ritmo de Champeta, cumbia o vallenato por el mismo Carlos Vives, en frente a la playa y quien quiera rumba y baile puede ir a la Escollera o a las múltiples discotecas que allí se encuentran.