Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Universidad Sergio Arboleda - Colombia

 

>Que es la practica empresarial.

>Requisitos para salir a practica.

>Convenios de la universidad.

>Tips para presentar una buena entrevista.

>Formato hoja de vida.

 

 

 

 

 

 tips para presentar una buena entrevista

 

Los estudiantes que van a salir a practica deben tener en cuenta que están representando a la universidad, y por esta razón deben dejar una buena imagen en el lugar donde se van a presentar las entrevistas y así dejar las puertas abiertas para futuros practicantes, o si se quiere después de terminada la practica una posterior vinculación.

 

La apariencia es lo primero que se ve

Causar una buena impresión (imagen que se proyecta o actitud corporal), es por lo menos, no desagradar visualmente al entrevistador. Se ha comprobado que el 55 % de lo que se transmite en un proceso de comunicación humana, se relaciona con el lenguaje no verbal, con lo "que no se dice con palabras" y sólo el 45 % con el lenguaje verbal, es decir, causar una primera buena impresión.

La presentación personal

Para hombres: traje o conjunto de blazer y pantalón. Colores: Gris topo y azul, los llamados colores "de autoridad". Clásicos y sobrios, difícilmente queden mal. Ahora sí, es importante el color de la camisa. Esos colores de traje, combinan con camisa blanca (color neutro) y una corbata al tono. El color de las medias debe hacer juego con ella. Es importante el lustrado de los zapatos, es un detalle muy observado. ¡Ojo!

Nada de jeans o prendas "casual". Las joyas (anillos con piedras, pulseras, etc.), en general, no causan buena impresión si las lleva un varón. Aún hay empresas donde las barbas o el pelo largo, no están bien vistas. Esta "norma" no figura escrita en ningún lado, por lo cual, si no quieres afeitarte la barba o cortarte el pelo, al menos, llevalos cuidados. Si vas a "cara limpia" que sea impecablemente afeitado.

Para mujeres: Tailleur clásico o "faldas", en lugar de pantalones, con colores agradablemente combinados. Se recomienda poca bijouterie y un maquillaje sobrio. Tacos no demasiado elevados y un peinado que no llame la atención. Si vas perfumada, que no sea exagerado (piensa también que puede haber luego otra entrevista laboral). Escotes pronunciados, minis "infartantes", blusas demasiado ajustadas, están contraindicadas para una entrevista laboral.

Para ambos sexos: es recomendable, no cortarse el pelo el mismo día de la entrevista. En los hombros, suele quedar algún recuerdo piloso de la obra del coiffeur. 

El momento del primer contacto es fundamental. Dá la mano en forma firme y segura, sonreí y mirá a los ojos al entrevistador, sin agresividad (la cita es por un puesto de trabajo, no quiere acusarte de nada).

Saluda con la frase: "Gustavo González, Encantado" o "Gustavo González, mucho gusto". 

Para sentarte, espera que él te lo indique. Si llevas algo personal en la mano (sobretodo, piloto, cartera, etc.), trata de ponerlo en un lugar que no invada el espacio del entrevistador.

La clave es sentarse bien derecho, nunca en el borde de la silla, ni tampoco desparramado en ella. Y no es conveniente apoyar los codos en la mesa del entrevistador.

El tema del cigarrillo, es un punto aparte: el consejo es no fumar durante la espera (en el mismo edificio del evento), ni durante la entrevista. Si lo llegas a hacer, no entres al despacho del entrevistador con el cigarrillo en la mano, ni mascando chicle.

Buscar un estado de comunicación optima


Lo ideal es no mostrarse nervioso o impaciente. Aprovecha esos primeros minutos de la entrevista para observar al entrevistador y su entorno.

Para eso, trata de acompasar (seguir el ritmo de su discurso) y calibrar (observa el lenguaje corporal) el entrevistador. Estudia la situación, si habla rápido y con imágenes, si habla pausado como "oyendo" lo que dice o si lo hace con sensaciones (kinestésico). Trata de sintonizarte en ese estilo que te propone. Al principio, tal vez te cueste. Con la práctica, vas a ver que esto es sencillo y útil.

Cuida el tono y el volumen de tu voz. Que suene segura y asertiva, aunque no grites en ningún momento.

Si hay una pregunta o comentario que no te agrade o un comentario con el que no estás de acuerdo, mantén la calma. Si te enojas, pierdes vos. Y lo último, prepara la entrevista tanto desde los contenidos (información), como desde el proceso (cómo prepararte y desenvolverte en ella), teniendo en cuenta también que seguramente se van a presentar situaciones y preguntas no previstas. En esos momentos, CORAJE, y usa tu intuición. Éxito en las entrevistas.

 

 

 

*volver a inicio*