HUMEDALES (Sitios RAMSAR)

Sitios hondureños de interés mundial

Día de Humedales

Honduras tiene en su territorio, cinco de los sitios-humedales de importancia internacional, también conocidos como «Sitios RAMSAR». Desde 1977, cada 2 de febrero, se celebra el Día Mundial de los Humedales, porque en ese mismo día en 1971, se aprobó la convención intergubernamental relativa a los humedales en la ciudad iraní de Ramsar, en las costas del Mar Caspio.

CINCO SITIOS HONDUREÑOS

Uno de los principales compromisos ha sido la designación de al menos un sitio, garantizando su conservación en el largo plazo para beneficio de las actuales y futuras generaciones. Es así como, al 2003, Honduras, ha inscrito 179,680 hectáreas, en la lista de humedades de importancia internacional, contribuyendo al total mundial de 1,317 sitios con un área de 111,881,789 hectáreas. Los 5 humedales en Honduras incluidos en la lista Ramsar son: Refugio de Vida Silvestre Barras de Cuero y Salado, designado el 23 de junio de 1993, bajo el No. 619; Parque Nacional Jeannette Kawas, designado el 28 de marzo de 1995, bajo el No. 722; Parque Nacional Punta Izopo, designado el 20 de marzo de 1996, bajo el No. 812;
Sistema de Humedales de la zona sur, designado el 10 de julio de 1999, bajo el No. 1,000 por el que obtuvimos especial mención al lograr alcanzar la meta de mil sitios incluidos en la lista.

Laguna de Bacalar, es el más reciente siendo designado el 3 de febrero del 2003, bajo el No. 1,254.

< Los sitios, pasan a formar parte de una nueva categoría en el plano nacional, y la comunidad internacional reconoce que tienen la riqueza biológica depende del buen funcionamiento ecológico de los humedales; sin embargo, los humedales se encuentran seriamente amenazados. De acuerdo al perfil ambiental de Honduras 1990-1997, el recurso agua es el receptor de la problemática ambiental del país, la eliminación de cobertura boscosa por el avance de la frontera agrícola, la exportación excesiva de las especies y el aporte de sedimentos que proviene de la degradación de cuencas altas. A esto se agrega una creciente contaminación química derivada de la lixiviación de fertilizantes y plaguicidas, aguas residuales y desechos sólidos domésticos e industriales.

RAMSAR Y LA UNESCO

Ramsar insta a los países a la conservación y uso racional de los recursos naturales. Inicialmente, se orientaba primordialmente a la conservación de los humedales como sitios esenciales para el mantenimiento de aves acuáticas. Con los años, la Conferencia de las Partes Contratantes (el principal órgano decisorio de la Convención, integrado por delegados de todos los estados miembros), ha desarrollado e interpretado los principios básicos del texto del tratado y ha conseguido mantener la labor de la Convención a la par con la evolución de las percepciones, prioridades y tendencias del pensamiento ambiental. Como resultado de estas disposiciones, el alcance de la Convención comprende una amplia variedad de tipos de humedad hasta los seis metros de profundidad, inclusive ríos y lagos, lagunas costeras, manglares, turberas y hasta arrecifes de coral. Por otra parte, existen humedales artificiales, como criaderos de peces y camarones, estanques piscícolas, tierras agrícolas irrigadas, salinas, embalses, graveras, campos de depuración de aguas cloacales y canales.

La UNESCO sirve de depositaria de la convención, pero su administración ha sido confiada a una secretaría conocida como la «Oficina de Ramsar», alojada en la sede de la UICN - Unión Mundial para la Naturaleza, en Gland, Suiza, bajo la autoridad de la Conferencia de las Partes y del Comité Permanente de la Convención. La Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente a través de la Dirección General de Biodiversidad es el punto focal en nuestro país.

HUMEDALES PARA LA VIDA

Los humedales figuran entre los ecosistemas más productivos de la tierra y son fuentes de diversidad biológica, pues aportan el agua y la productividad primaria de la que innumerables especies vegetales y animales dependen para su supervivencia. Sustentan elevadas concentraciones de aves, mamíferos, reptiles, anfibios, peces y especies invertebradas.

Los humedales son asimismo importantes lugares de almacenamiento de material genético vegetal.

Los humedales sostienen actividades económicas como la camaricultura y la pesca. De los rubros más importantes de exportación son el camarón y la langosta, que durante el 2002 se exportaron más de 184 millones de dólares. Además, en ese mismo año se generó el 35.8% de energía eléctrica hidráulica. En el sector industrial del Distrito Central, San Pedro Sala y Puerto Cortés, el consumo de agua se ha incrementado del 2001 al 2002 en 4% o sea 107 miles de metros cúbicos de agua.

Los humedales de la zona sur, sitio Ramsar 1000, destacan por la diversidad de ecosistemas refugio de especies en peligro de extinción. Se distinguen sus islas, esteros con amplias fajas de rodales de mangle que son criaderos naturales de peces, y playas donde es característico el desove de tortugas marinas como la tortuga golfina (lepidochelys olivacea), especie en peligro de extinción por la sobreexplotación.

También, sustenta importantes poblaciones de aves residentes y migratorias como el jabirú especie en peligro de extinción, además de reptiles, peces, mamíferos e invertebrados como el curil y casco de burro muy valorado por nuestra cultura.

También singulares son los sitios Ramsar, Parque Nacional Jeannette Kawas, Parque Nacional Punta Izopo, Refugio de Vida Silvestre Barras de Cuero y Salado y Laguna de Bacalar, en el norte del país.

Estos proveen hábitat a especies en peligro de extinción como el manatí (trichechus manatus) y el cocodrilo (crocodylus acujtus), y de diversas especies de aves lo que les hace un atractivo turístico para los observadores de aves y visitantes de todo el mundo.

(Tomado del diario La Tribuna, feb 16, 2004)