MAREL MEDINA BARDALES

CAPITULO IV

LA REORGANIZACION DE TODOS LOS NIVELES EDUCATIVOS DEL SISTEMA

No hay unanimidad entre los pioneros del desarrollo por cual proceso de cambio comenzar.

Unos se deciden por la apertura de nuevas y seguras fuentes de trabajo; otros se inclinan porque haya producción y alimentos para todos; otros —los agraristas— sostienen que se reparta la tierra que el labrador necesite; algunos insisten en que la riqueza sea repartida con equidad...

Hay tantas intenciones como cabezas de buena voluntad aparezcan. Sin embargo, el causante sostiene que, si no hay educación para todos, desde el párvulo hasta el venerable anciano, pasando por todos los niveles y condiciones sociales; si no hay educación que oriente a todos los hondureños hacia metas precisas de desarrollo humano, todo esfuerzo positivo que no considere este fundamento está irremediablemente fracasado.

¿COMO DEBE SER NUESTRA EDUCACION?

No sólo se habla aquí de la educación maestro-alumno, sino de la relación educativa e interactiva de: Padre-hijo; comunidad-individuo; líder-seguidores; jefe-subordinados; gobernante-súbditos; político-electores; dirigente-bases; hombre-mujer; esposo-esposa; ciudadano-ciudadano; etc.

Estas relaciones deben estar circunfusas de ética y moral, de honradez y dignidad, de civismo y amor a nuestra idiosincrasia.

No se puede detener al país totalmente y cambiarle el derrotero para trasformarlo de la noche a la mañana. Eso es imposible. El mudamiento será indudablemente lento al principio pero seguro y certero en sus resoluciones. El autor considera que una de las prioridades que deben ponerse en movimiento de inmediato, es la educación.

Revolucionar los niveles pre escolar, escolar, secundario, técnico, vocacional, artesanal y universitario; eliminando el "peso del tradicionalismo, haciéndola más técnica y menos clásica y que su contenido sea auténtico y no atascado por la rutina del estudio” atiborrado de conocimientos superficiales y muy generales.

Muchos hondureños están conscientes que este paso es inminente si en realidad se quiere cambiar la base de la nueva sociedad que tanto se anhela aunque no se sepa definir apropiadamente sino que se presiente; el asunto es que hay que comenzar.

EL JARDIN PRE-ESCOLAR

Para Honduras la verdadera revolución educacional debe tener su primer y más importante frente de batalla en el nivel pre escolar. Al árbol se le endereza y poda desde pequeño, cuando es más fácil dominarlo y dirigirlo para que tenga el desarrollo apropiado que quiera dársele.

En el nivel parvulario no se está aprovechando la capacidad intelectual del niño plenamente. De nada sirve gastar ingentes cantidades de dinero en edificios de colegios de secundaria y de las universidades estatales, sino se ha considerado enriquecer las facultades mentales y humanas de los estudiantes desde sus años puericiales.

La educación parvularia debe circunscribirse a sembrar en las mentes y corazones de nuestra niñez: el amor a Honduras; el respeto a nuestras tradiciones y a nuestros mayores; los nutrimentos básicos de la ética y la moral con ejemplos prácticos, sencillos y claros de honradez, urbanidad, trabajo, disciplina y el orgullo de sentirse hondureños...

Es decir, todo lo conceptual de la filosofía éticamoralista expuesta en forma audiovisual que forjará y formará el carácter de esas personitas que más tarde serán los responsables de conducir nuestra nación.

En estos días los niños de edad parvularia son alrededor de 500.000, pero sólo asisten a las aulas de los jardines unos 50.000 a aprender superficial, breve y descuidadamente; subutilizándose su capacidad mental.

La educación pre escolar debe ser, entonces, coercitiva a nivel nacional para aprovechar la capacidad del desarrollo cerebral infantil que, según lo expresado por el Dr. Benjamín Bloom, "el niño desde su nacimiento hasta la edad de 4 años adquiere un 50% de su capacidad intelectual; entre los 4 y 8 años agrega un 30% más a la capacidad mencionada; de los 8 a los 13 años, añade otro 12% del potencial de la capacidad; y a los 17 años, posiblemente llegará al 100%. La educación en sí no agrega capacidad ni inteligencia, sino que el acceso a eso en ese periodo puericial, gratificará las capacidades mencionadas; y en caso contrario éstas se frustrarán".

La atención pública y privada hondureña hacia el nivel parvulario es indiferente e indolente; no hace nada concreto para aprovechar el potencial intelectual de nuestra niñez, sin comprender que es en este intervalo de la vida del individuo donde debe ganarse la principal batalla de la verdadera revolución educacional.

LA EDUCACION ESCOLAR

Los niños en edad escolar, de 7 a 12 años, sobrepasan el 1,2 millones y las escuelas públicas y privadas registran una asistencia consolidada, inicialmente, de más del millón de jovenzuelos. Estos niños al llegar a la escuela se encuentran con maestros mal preparados, con conocimientos generales y pedagógicos muy débiles; los maestros viven enrutinados y hastiados de lidiar con toda clase de problemas sociales y culturales que los alumnos llevan a la escuela, además de los problemas propios de ellos.

Estos maestros no rinden totalmente con los planes de enseñanza diaria. Si se realizara una investigación sobre este asunto, la mayoría de los maestros serían calificados con un rendimiento inferior al 30% a nivel nacional. Gran parte de las escuelas privadas cubre mejor el plan de estudios que las escuelas públicas urbanas. Las escuelas públicas rurales tienen peor estas condiciones1.

1 Un breve y desilusionante ejercicio de control de una escuela olanchitense consistió en revisar los cuadernos de los escolares de todos los grados y materias encogiéndose tres niveles: alumnos más avanzados, menos avanzados y retrasados.

Con ello se pretendía conocer el aprovechamiento de los alumnos, el rendimiento de la enseñanza y la diligencia del maestro. El resultado fue impactante: El maestro con el rendimiento más alto en cuanto a enseñanza del programa de la materia, obtuvo un porcentaje de 30%; hubo algunos maestros con un resultado del (once) 11 %.

Además, los maestros parecen vivir más interesados en defender sus intereses personales, gremiales y políticos, que ser los entes luminosos llenos de conocimientos e información para trasmitirlos a los niños; se han anquilosado y auto desplazado de su posición sociocultural y directriz que tuvieron hace algunas décadas a las posición anodina actual.

El efecto lo está sintiendo el país entero al tener una juventud que es indiferente ante su propio destino y el de su patria.

Por su parte, los maestros reciben presiones demagógicas y populistas de los gobiernos hondureños que insisten en mostrar cifras estadísticas infladas de alumnos promovidos al nivel superior porque así políticamente demuestran que están apoyando a la educación.

La escuela hondureña vive acosada por la deserción escolar cuyas causas vienen desde la pobreza rural y urbana de las familias que fuerza a los padres a emplear a sus hijos en algún trabajo para aumentar el ingreso familiar diario, hasta la imposibilidad de los padres de enviar sus hijos a la escuela bien sea por falta de escuela o de maestro.

Los maestros también se quejan de la indiferencia de los padres por la formación y educación de sus respectivos hijos. Los padres —la mayoría— han aflojado la disciplina, el control y el amor sobre sus hijos.

Permiten, los que tienen, que sus hijos vean televisión hasta la saciedad; que anden en la calle sin importar la hora que sea; que se droguen y se deterioren moralmente; que no sueñen con anhelos y metas de mejoramiento humano; no les acotan los impulsos consumistas ni les critican su xenofilia.

Los jovenzuelos a medida que se acercan a la edad colegial se disocian más de los padres y la familia, rechazan los valores nuestros por parecer deslucidos y abrazan los exógenos porque les nutren los sentidos y las pasiones.

EL COLEGIO, UN MEDIO DE VULGARIZAR A LA JUVENTUD

Los escolares y los colegiales no saben ¿Por qué? y ¿Para qué? estudian. Consideran la enseñanza y la educación como una imposición harto desagradable, improductiva, cargante y tediosa.

No obstante, los colegiales cuando pasan por la etapa adolescente "sólo yo sé y los demás no saben nada", ilusamente algunos quieren dictar las pautas de conducción del país, imitando el ejemplo dado por los mayores en el mundo político, empresarial, social y familiar; se ensoberbecen cuando el maestro, el padre o el gobierno critican sus actuaciones y decisiones; enaltecen su misión mesiánica de Robin Hood modernos que abandonan su verdadera misión: El Estudio, y se lanzan a conquistar en cuerpo y alma un seudo poder estudiantil transitorio y fútil(2), sin entender que a veces, son marionetas de los intereses sectarios de los politicastros nacionales o internacionales.

2 Este fenómeno fue virulento hasta principios de los años 80, cuando poco a poco el gobierno y el pueblo fue restringiendo los desórdenes estudiantiles que habían caído en la rutina de paralizar la educación secundaria por cualquier razón nimia que se les antojara.

Ahora el estudiantado dirige sus impulsos hacia el consumismo, el entretenimiento y el tedio mezclado con las drogas, porque pensar y estudiar les parece insoportable e improductivo.

Lo mismo ocurre con los estudiantes universitarios que viven obnubilados en su universidad haciendo política sectaria y despreocupándose por la verdadera educación y la investigación científica.

La universidad es casi una farsa y la tan luchada paridad estudiantil se ha deformado de tal manera que ahora es un atraso para la impartición de una educación adecuada.

La universidad Nacional no merece tener la potestad de ser la rectora de la educación nacional por permitir dentro de su predio tanto desorden, gansterismo, corrupción administrativa, deterioro administrativo y pedagógico y un atascante sectarismo político.

Ni el estudiantado merece gozar de la Paridad Estudiantil que al analizar lo que se pretendía en Córdoba, Argentina, con los resultados de hogaño más bien parece una gran burla y una pérdida en la calidad y el rendimiento estudiantil al compararse con el sistema universitario estadunidense de los centros docentes selectos.

Los políticos criollos han introducido su zarpa en la universidad desde hace unos 40 años y el resultado es ese desastre constante de corrupción, mala administración y el robo y derroche del porcentaje del presupuesto nacional que supuestamente era para mejorar la calidad académica.

En el colegio, además, este adulto larval encuentra el fascinante mundo del cigarrillo, del alcohol, del consumismo irracional y distorsionante, y más modernamente, del submundo de la ilusión y del fracaso: ¡Las Drogas!

Los colegiales consideran una moda y un estilo atractivo de vida a los diferentes niveles de degradación moral y social de la sociedad occidental; el fenómeno social del poso existencialista: El Punk. A este individuo el diccionario American Heritage lo define como: Juventud inexperta… Jóvenes recios. Gángster, salvaje y destructor. Inferior, de mala calidad.

Así que el punk, oriundo de la hez de las metrópolis occidentales, está impactando en nuestra juventud y no se hace nada por evitarlo.

En Tegucigalpa y San Pedro Sula, principalmente, comienza a verse muchachos con cabellos angulosos e iridiscentes, con peinados anglonegroides y vestuarios estrafalarios que a gritos intentan llamar la atención y un afectamiento extremadamente superficial de lo que consideran el grito de la última moda o idiotez punkiana.

Se calcula, de los datos publicados por la revista Honduras en Cifras del Banco Central, que hay unos 850.000 jóvenes entre los 13 y los 18 años de edad colegial. De éstos sólo unos 250.000 se matriculan en los colegios de secundaria para seguir las carreras anacrónicas de bachillerato, comercio, secretariado; y unos 50.000 lo hacen en los bachilleratos técnicos industriales y agrícolas.

Los colegiales que no siguen carreras técnicas, se encuentran en los colegios estudiando unas sobrecargas de materias las que ven ligera y superficialmente —aunque ellos creen que están sudando la gota gorda— pero estas materias no significarán nada en sus vidas adultas.

Al graduarse, estos jóvenes, quedan indiscutiblemente mal preparados pero con ostentosos y apetecidos títulos aunque sólo sean un cartón manchado de tinta y sus dueños unas mentes vacías, alienadas y superficiales en cuanto a conocimientos e instrucción se refiere.

Así vemos que año tras año en toda Honduras, millares de bachilleres, peritos mercantiles, maestros de educación primaria, secretarias comerciales y otras llamadas bilingües, maestros de educación media, etc., y una cantidad muy pequeña de técnicos salen del colegio para dedicarse más del 90% a realizar funciones, faenas y trabajos que no tienen ninguna relación con lo que estudiaron; la UNAH por su parte egresa anualmente unos mil graduados en su mayoría con una dudosa calidad profesional…

Cuadro Nº 4-1
Cuadro comparativo de los niveles educativos, edades y cantidad de estudiantes que asisten, no asisten a los cuatro niveles educativos hondureños. En millares de habitantes. Revisado en IX-00


Nivel Educativo      Edad  Asisten No Asisten Total
Jardín Escolar      04-06      85      600      685
Escuela Primaria    07-12    1170       28     1198
Nivel Secundario    13-18     173        ?        ?
Técnico/Vocacional  13-18     148      560      881
Nivel Universitario 19-24      75      725      800
---------------------------------------------------
Universo            04-24    1651     1913     3564

Las cifras del cuadro comparativo aquí presentado dan una idea muy general del aprovechamiento educativo de la juventud donde se observa que el extremo superior, el nivel parvulario —el más importante de todos— sólo es aprovechado por el 15% de la población en las edades de 4 a 6 años; y el extremo inferior, el universitario, apenas es aprovechado por el 5% de los que supuestamente están en la edad de efectuar estudios superiores, técnicos o artesanales.

Si comparamos la cantidad de niños del jardín escolar que asisten contra el universo vemos que casi el 2% de la niñez hondureña entra al jardín; el 31,15% entra a la escuela; el 7% al colegio; y un magro 1,3% a la universidad.

También no se consideró la tasa de deserción sólo por el propósito de simplificar la idea del flujo de estudiantes que idealmente debieran ingresar y egresar de los distintos niveles.

¿Qué sucede a los 850.000 jóvenes que no asisten? Ellos representan el potencial humano hondureño perdido irremediablemente.

Si estos jóvenes hubiesen culminado sus estudios de formación profesional: universitaria, técnica o artesanal, Honduras contaría con una oferta de profesionales, artistas, técnicos, científicos, literatos, músicos, ingenieros, médicos, orfebres, etc., que actualmente no posee y que necesita urgentemente.

Paradójicamente se puede observar que la mayor parte de la inversión pública y privada se concentra más en los niveles secundario y universitario; ignorándose palpablemente al nivel técnico vocacional que en esta fase de la vida de la nación es el sector educativo más importante después del jardín de niños.

Se gasta muy poco en los niveles parvulario y primario que es cuando la mente del niño comienza a adquirir el 92% de su capacidad mental e intelectual, mientras que se gasta mucho más en los otros niveles, cuando la mente ya desarrolló y no se supo aprovechar su gran riqueza y potencial intelectual.

El gobierno está comenzando —con la modorra que lo caracteriza— a enfocar su atención en las carreras técnicas vocacionales y en la apertura tímida de algunos colegios polivalentes en diversos lugares del país. La condición sociopedagógica actual de estos centros es deplorable. No tienen un futuro estable y los rendimientos son lamentables. Los mismos jóvenes no han sido debidamente conscientizados para aceptar las carreras técnicas como profesiones dignas e importantes.

Aunque el ingreso político neoliberal de Rafael Callejas ha detenido el proceso dizque para modernizar la educación.

El bachillerato debe diversificarse para preparar al estudiantado a escoger una carrera universitaria, técnica o artesanal desde los primeros años del colegio.

Los dos o tres años después del ciclo común podrían ser bachilleratos especializados para las ciencias exactas, las ciencias sociales, las carreras técnicas y las carreras artesanales.

¿QUE PASA AL SALIR DEL COLEGIO?

Cuando el joven hondureño egresa mal preparado pedagógica, moral, técnica y cívicamente, pero con un gran cartón como título colegial, se prepara —una minoría privilegiada— para ingresar a la universidad.

Gran parte de ellos se retiran en los primeros dos meses porque no están académicamente preparados ni con la valentía suficiente para superar el primer escollo intelectual; otros se largan por estrecheces económicas; algunos porque se casaron antes de tiempo y no pueden llevar el peso del hogar y el estudio al mismo tiempo; algunos otros porque emigraron a Estados Unidos con el propósito de ganar dinero rápidamente para mejorar los ingresos familiares.

Los que no ingresan y ni lo intentan quedan el resto de sus vidas dedicados a una gama de trabajos y oficios que en su mayoría no requieren estudios clasificados sino un poco de lógica y sentido común.

La universidad pública hondureña es una fábrica de títulos al por mayor. Los universitarios graduados, salvo algunas carreras muy técnicas, estudian un tercio del contenido de sus carreras y obtienen un dudoso título por la profesión completa.

Muchos de los egresados universitarios se vuelven fatuos y vacíos a tal extremo que no aceptan que sus nombres sean escritos o mencionados si antes no se les antepone el título de licenciado o doctor.

A ellos no les importa que no sepan a profundidad sus estudios profesionales, se conforman con hablar de las estructuras generales y vagas de su profesión y esto les hace creer que ya son soberbios licenciados o doctores en lo que sea.

Los estudios de educación a distancia de la Universidad Pedagógica Francisco Morazán y de la Universidad Autónoma son muy superficiales, éstos se basan en el estudio de folletos de apretada síntesis, que obliga al estudiante que de veras se preocupa, a buscar textos adicionales para rellenar los conocimientos capsulares e inconexos recibidos. Estos estudiantes preocupados por mejorar sus niveles académicos en forma seria y responsable son una rareza.

La mayoría de los egresados, al graduarse, hacen tanta pompa y boato como si se hubiesen recibido con un doctorado o una maestría en M.I.T., Harvard, Oxford o Cambridge aunque si fuesen honestos consigo mismos se sentirían avergonzados de la escuálida labor realizada por ellos en sus años de estudio universitario.

¿QUE ESTA PASANDO CON LA EDUCACION HONDUREÑA?

¿De dónde viene este desbarajuste de la educación hondureña?¿Por qué esa lasitud de la enseñanza e indiferencia en la inculcación de los valores morales y éticos a la juventud?

Se debe recordar que en los albores de la década de los años 50 unos pedagogos propugnaron porque la enseñanza dejase de ser coercitiva y se volviese volitiva. En otras palabras, estos investigadores pedían que no se debía forzar al alumno a aprender conocimientos a los cuales se resiste, sino que el alumno escogiera lo que deseara pues así no se frustaría.

La sociedad británica hizo el cambio, pero dejó escuelas patrón en todos los niveles educativos y sociales. Al cabo de 30 años se ha comprobado que dichas escuelas patrón que siguieron con el sistema de la educación coercitiva siguen preparando alumnos de mejor forma que los centros de educación volitiva.

Ahora que muchos países —Honduras entre ellos— han adoptado este sistema defectuoso, los sesudos pedagogos ingleses declararon en 1985 por la revista TIME, que se sienten culpables de haber destruido la formación educativa de varias generaciones. Inglaterra y Estados Unidos están retornando a lo básico-básico según esta revista.

Esa misma revista, en una de sus ediciones semanales de noviembre de 1986, publicó una información asombrosa sobre la educación estadunidense: El 10% de la población de ese país —unos 26 millones— no saben leer ni escribir; y el 50% de los alfabetos no pueden interpretar los periódicos correctamente, ni redactar bien una carta.

Algo más alarmante aún, cuando el sputnik soviético circunnavegaba la tierra en 1957, Estados Unidos tenía diez mil científicos por cada millón de habitantes; actualmente cuenta con unos tres mil científicos por cada millón.

Honduras ha estado siguiendo las pautas estadunidenses en la instrucción escolar, colegial y universitaria desde finales de los años cincuenta cuando abandonó el sistema chileno, español y cubano.

Por ello, se comienza anotar palpablemente muchas contradicciones educativas. Se habla con nostalgia de la educación y del modelo de enseñanza antes del cambio de sistema educativo. En Honduras, el cambio se realizó en 1959 con el Plan Básico.

La educación de ese tiempo era más prolija y sólida que la actual. Antes, un escolar del 5º año tenía más conocimientos e información recibida que un egresado del colegio actual o que un universitario en sus primeros años. Los escolares hondureños que en 1988 fueron 878 mil; los de 1992 que pasan de un millón, no saben ni jota.

Escriben milagrosamente, leen casi deletreado y tienen problemas para reconocer las vocales ‘a’, ‘e’ y ‘o’ ; desconocen la ortografía tanto como el maestro, y escriben como más o menos oyen. En cuanto a las operaciones aritméticas, no pueden sumar, restar; las tablas de multiplicación son un galimatías y no digamos la división.

Los estudiantes no conocen nada de Honduras, ni de su historia y si hablamos del mundo pues mucho menos.

Es un hecho incontrovertible que la mayor población estudiantil en las aulas se encuentra en el nivel escolar, por ello, la atención pública y privada debe concentrarse en ese sector para preparar a casi un millón de jóvenes de los cuales más de 700.000 no continuarán sus estudios secundarios y mucho menos los técnicos o universitarios.

Estos 700 mil jóvenes se dedicarán a las múltiples ocupaciones artesanales y manuales que aprenderán en el camino(3), al empleo de su fuerza muscular, al comercio o a emplearse como peones y obreros semicapacitados.

3.- Entre 1979 y 1980, la empresa constructora Columbus Astaldi llegó a Olanchito buscando 50 carpinteros para comenzar a construir el puente sobre el río Aguán, de hecho el puente más largo de Honduras, 300 metros.

El asombro fue que en Olanchito apenas había unos seis carpinteros y de esos se presentaron tres. Cuando se regó la especie que se necesitaban carpinteros, se presentaron rápidamente los carpinteros necesarios aparecidos de la nada. ¿Qué había sucedido?

Sencillamente los solicitantes no sabían nada de carpintería pero se atrevieron a trabajar en esa manualidad imitando a los tres carpinteros de Olanchito.

A los pocos días, parecía que en realidad había 50 carpinteros desempeñándose acertadamente. Cuando se quiere y hay necesidad, se puede.

La función más importante, entonces, en el sector escolar consistiría en la enseñanza profunda de las cuatro operaciones de la aritmética; hablar y escribir lo mejor posible nuestro idioma; conocer la historia, la geografía y los problemas socioculturales nacionales; enseñar un oficio artesanal; e impartir los conocimientos básicos de las ciencias naturales, más la inculcación de la ética, la moral y el civismo.

La educación primaria es la educación básica del hondureño y no la secundaria, ni la universitaria. Mientras no haya una apertura socioeconómica que permita la educación plena y formal para todos los hondureños se debe aplicar lo sugerido en este ensayo, para ayudar sinceramente a los jóvenes que no podrán continuar estudios de ningún nivel superior y que posteriormente más temprano que tarde se dedicarán a trabajar y a constituir una familia bien o mal.

En la enseñanza secundaria se podría aprovechar el trienio del ciclo común para ampliar y profundizar mucho más los conceptos aprendidos en la escuela.

En cuanto al bachillerato, éste debe ser diversificado hacia los conocimientos técnicos y científicos que requieren las carreras basadas en la física, la química y la biología, dando así, oportunidad al estudiante para que escoja otras carreras que no sean las tradicionales: magisterio, comercio, secretariado y el anquilosado bachillerato actual que pretende mucho y logra tan poco y tan mal.

Hay que disminuir el número de colegios de secundaria dedicados al magisterio, el comercio y el secretariado; sin embargo, los que permanezcan deben ser verdaderos cuellos de botella de cualidad para sacar de ellos un nivel académico excelente, con una calidad y una disciplina fuera de lo acostumbrado en estos días.

Los jóvenes que se dediquen al magisterio, el comercio o el secretariado será porque sientan una verdadera vocación y no porque no hay otras alternativas de estudios. Así se mejoraría la capacidad de los jóvenes que estudien esas carreras y se evitaría la inclinación forzosa hacia las carreras de cuello blanco como: Literatos, críticos, abogados, sociólogos, políticos, militares y burócratas.

Paralelamente hay que romper con la tradición heredada del medioevo español que se encuentra profundamente incrustada en la mentalidad de padres e hijos de que los oficios y actividades artesanales son degradantes.

En vez de estas artes mal llamadas menores, pero tan importantes como las artes en general, los padres quieren para sus hijos profesiones de cuello blanco, de no lograrlo, prefieren mantener esos hijos bajo su dominio como dependientes directos porque eso de artes y oficios es muy vulgar.

Todavía, estos padres, se creen señores feudales cuando en realidad son simples siervos con ínfulas de grandes señores.

Nuestras escuelas hacen poco o nada de caso a las artes manuales, técnicas o agropecuarias, dedicando la mayor parte del tiempo al cultivo del intelecto del alumno, superficialmente desde luego, porque lo están preparando para que estudie una profesión liberal y no para que comprenda y resuelva los problemas inherentes a su vida actual y su desarrollo futuro.

Los hondureños despreciamos las carreras técnicas porque sicológicamente hemos sido condicionados para considerarlas carreras indignas y socialmente denigrantes.

¿Somos acaso personas de origen noble, de sangre azul, de mucha alcurnia y podridamente ricos como para no trabajar nunca más? ¿Es que no podemos rebajarnos a desempeñar actividades que tengan que ensuciarnos las manos o esforzar nuestras mentes con problemas de las ciencias exactas?

Por tal razón, es muy común ver a maestros, peritos mercantiles, bachilleres, secretarias, licenciados en administración, economía, derecho y medicina, desempeñándose como dependientes de los comercios y tiendas citadinas, fungiendo como taxistas, obreros, peones o siguen mantenidos por sus familias por mientras se emplean y se casan ventajosamente o emigran al extranjero.

Este fenómeno indica claramente que hay un vacío ocupacional producido por la educación nacional deficiente, miope y alienada.

ESCUELAS Y COLEGIOS TECNICOS

Honduras tiene una carestía apremiante de mano de obra tecnificada que no puede ser suplida por los colegios de secundaria y las universidades, donde "prevalece una tradición favorable a la educación humanística y libresca, más una inclinación a los trabajos de «cuello duro»".

Para cubrir esta carestía nuestra nación requiere de centros educativos técnicos, vocacionales y artesanales en todas las ciudades que sobrepasen los 5 mil habitantes; y pequeñas pero eficientes universidades técnicas regionales con nuevas carreras técnico/industriales, cortas y efectivas.

Para obligarnos a iniciar este mudamiento debemos crear la necesidad de nuevos empleos para los egresados de las escuelas, los colegios y los centros superiores tecnológicos, en las industrias a los tres niveles.

Para esto se necesita la participación total de la empresa privada, por un lado; y mayores facilidades de infraestructura económica, social y educativa del gobierno, por el otro lado.

En las áreas rurales, el gobierno debe formar escuelas de enseñanza mixta: El plan general de estudios escolares; y la enseñanza técnica/vocacional. Asimismo oficializar varios colegios tecnológicos en cada departamento del país; y por lo menos un instituto Tecnológico de Educación Superior en cada uno de los dieciocho departamentos de Honduras(4).

4.- Emprender esta reforma desde luego que es cara, pero más derroches hace políticamente el gobierno de cualquier color en caprichos y antojos de politicastros endiosados que la inversión en estos institutos y tecnológicos con la ayuda si es posible y control de la empresa privada por medio de un mecanismo desburocratizado y políticamente neutro.

El costo será mínimo con el rendimiento humano en la producción y la vida nacional al cabo de algunos años cuando el país cuente con personal técnico capacitado en todas las ramas de las ciencias exactas.

El otro valladar a este planteamiento es que el neoliberalismo no está dando importancia estatal a la educación como debe ser. Con el fementido parecer de que todo debe estar en manos de la empresa privada el estado neoliberal pretende desembarazarse de esta obligación cívica y política.

NUEVOS Y MEJORES METODOS DE ENSEÑANZA

Para nadie es un secreto que la educación es la base del desarrollo de los pueblos, sin ella, el oscurantismo, el atraso socioeconómico, la superstición y la pobreza se convierten en las más destacadas basas de la población.

La educación hondureña está en crisis. Hay maestros, escuelas y alumnos, pero no se enseña, ni se aprende con profundidad y propiedad los programas educativos.

El método coercitivo y de memorización fue dejado de lado por los nuevos pedagogos y abrazaron el método volitivo y de análisis deductivo, aduciendo que había que darle a los jóvenes la opción de que ellos escogieran lo que más les atrajese.

Pero se olvidaron de que el ser humano necesita una base educativa elemental para tomar decisiones de esta índole.

¿Qué sabrá un jovenzuelo lo que le conviene mejor si no sabe entre cuántas cosas tiene que escoger lo más adecuado para desenvolverse y triunfar en la vida?¿Cómo utilizará la deducción si su banco informativo cerebral está vacío y necesita ser alimentado rápidamente antes de que se atrofie con el pasar del tiempo y la influencia del medio?(5).

5.- El caso similar ocurre en la crianza de los hijos. Si los padres son responsables, guiarán a sus hijos durante algún tiempo por mientras éstos crecen y maduran lo suficiente.

No se les puede autorizar el abandono del hogar sino están debidamente educados en lo moral, lo ético, lo social, lo familiar y lo educativo.

Los animales que son según nosotros irracionales enseñan y educan a sus crianzas para la supervivencia. Así que si se desea influir en la mentalidad de la juventud hay que imponer algunos basamentos miliares en la crianza y educación de los jóvenes.

Aprendido eso, ellos pueden escoger lo que más les convenga por su propia voluntad, pero antes deben pasar por ese proceso de enseñanza básica familiar y escolar.

Los pedagogos modernos defienden el libre albedrío de los educandos, al oponerse a que se les obligue a memorizar conocimientos elementales para la conducta humana, o a estudiar la historia nacional o mundial, la historia clásica y contemporánea.

Sin embargo, los resultados nefastos en los centros educativos y el deterioro social por causa de la lasitud cultural, están preocupando a algunos pedagogos conscientes de la realidad educativa nacional, a algunos padres de familia que se lamentan de la pérdida intelectual del potencial cerebral juvenil; y a algunos sectores de la sociedad que comprenden que el recurso más valioso de Honduras, somos nosotros: sus habitantes... Y no se está aprovechando.

Las alarmas sociales encendidas no sólo lo están en Honduras sino que en muchos países. Estados Unidos y el Reino Unido, para el caso, están iniciando cambios y reformas en su educación y en su sistema. Están volviendo a lo básico-básico, que consiste en el estudio de cuatro o cinco materias a profundidad: Aritmética, el idioma nacional, la historia nacional, física, química y otra materia opcional.

Honduras debe buscar lo básico-básico también para abandonar el berenjenal en que se encuentra la educación nacional.

De momento, quienes se llevan el mérito en la educación o reeducación del individuo, son las empresas privadas y algunas dependencias gubernamentales, que dictan seminarios, cursillos de capacitación y orientación para los empleados por tales empresas y logren desempeñarse en un rango aceptable de ejecución laboral; los medios impresos de comunicación contribuyen en parte con la cultura de las masas al ofrecerles un barniz cultural6 mediocre.

6.- Si se es acerbamente crítico los medios impresos contribuyen un poco, pero podrían desempeñar una función mejor si dejaran de buscar sólo el lucro y no la satisfacción cultural de los lectores.

Los cuatro periódicos más influyentes de Honduras gastan papel y tinta en cantidades millonarias para publicar informaciones deportivas, noticias amarillistas del crimen y la farándula de los artistas de cine, televisión y música más internacional que nacional.

Llenan páginas tras páginas de los desmanes y escándalos públicos de hombres y mujeres vanos y vacíos que en vez de relegarlos a la basura se les coloca como prototipos de lo que la niñez y la juventud debe imitar.

En cambio, las notas científicas, literarias y culturales aparecen como una rareza a tal grado que su lectura es un acontecimiento inusitado.

¿No sería aplaudible si esta información cultural apareciera tan frecuentemente que poco a poco fuera aceptada por las masas lectoras y cambiara la basura que se le ha impuesto y se ha acostumbrado a leer por algo constructivo y positivamente beneficioso para cualquier ser humano?

¿Qué se puede hacer para solucionar este problema?¿Hay soluciones?¿Aumentar las partidas presupuestarias en la educación nacional para contratar más maestros, construir más aulas y matricular más alumnos, mejorará la cuestión o sólo acelerará la crisis?

El autor sostiene que hay solución a nuestra crisis educativa, pero para ello antes debe existir consenso para lograr lo siguiente:

i. Volver a lo básico-básico.
ii. Diversificar el bachillerato de secundaria.
iii. Mejorar la calidad de menor número de colegios pedagógicos, mercantiles y secretariales en todo el país.
iv. Dar más importancia a las escuelas parvularias.
v. Introducir en las escuelas primarias la enseñanza técnica/vocacional a la par de la enseñanza clásica.

Una vez hecho este proceso, que no es cosa imposible, se podría instrumentalizar dos nuevas técnicas pedagógicas aplicadas paralelamente al tipo de enseñanza tradicional. Estos dos métodos son:

vi. La Enseñanza vía satélite
vii. La Sugestopedia.

La educación vía satélite era desconocida en 1960. Hasta estos días se comienza a considerar seriamente el gran potencial beneficioso para toda la humanidad.

La sugestopedia, en cambio, es una técnica menos conocida pero con resultados tan revolucionarios como la educación vía satélite.

LA EDUCACION VIA SATELITE

El satélite geosincrónico que a una velocidad de rotación alrededor del planeta igual a la de la Tierra sobre la línea imaginaria de la banda del ecuador terrestre y a casi 36 mil quilómetros de altura logra mantenerse aparentemente estacionario en relación con el planeta.

Al marchar el planeta y el satélite geoestacionario a la misma velocidad, la superficie de la tierra respecto al satélite no cambia.

Esto permite trasmitir señales de microonda de un lugar a otro de la Tierra distantes unos 13 mil quilómetros con un sólo satélite. Para cubrir toda la superficie terrestre son necesarios tres satélites geosincrónicos equidistantes; permitiendo así la trasmisión de señales de audio y video casi instantáneamente entre comunidades periecas tales como Honduras y Hong Kong.

En Honduras desde hace unos diez años brotan como hongos las antenas parabólicas públicas y privadas captadoras de las imágenes y audio relevadas por más de una treintena de satélites comerciales y de telecomunicaciones privados y estatales para radio, televisión y teléfono; con sus señales bañan los continentes americano, europeo, africano, gran parte de Asia y Oceanía.

Lamentablemente en nuestro país sólo se utilizan estos artefactos modernos para recibir —además de las telecomunicaciones telefónica, facsimilar y de télex— programas televisivos de entretenimiento, deporte, noticias y trivialidades; pero no se le ha dado mucha importancia nacionalmente a la utilización de la educación vía satélite(7).

7.- En julio y agosto de 1988 escribí algunas notas en diario TIEMPO acerca de la Educación vía Satélite, empero algunos mentores universitarios me expresaron que la idea era muy avanzada y romántica para aplicarla en Honduras, inclusive algunos de la Universidad Pedagógica.

En la fecha que este libro se estaba computarizando de mayo a diciembre del 92 en la tercera semana de junio apareció un corto noticioso hablando de que Honduras, por medio de la Universidad Pedagógica Nacional estaba a punto de concretar un proyecto de educación vía satélite con España y por medio de un satélite español. En 1999 no se sabe nada al respecto.

Los resultados están por verse y ojalá las ambiciones del proyecto sean colmadas ampliamente. Este podría ser un paso en firme hacia el programa global de la educación clásica y popular vía satélite.

¿Qué temas pedagógicos se estudiarían? ¿Estaríamos recibiendo influencia española y no hondureña? ¿Qué harán los pedagogos hondureños para crear nuevos programas educativos vía televisión educativa? ¿O quedaremos recibiendo programas extraños tal como acontece con la televisión comercial?

EFECTOS EN LA SOCIEDAD HONDUREÑA POR LA EDUCACION VIA SATELITE

Hasta en la pasada década de los ochenta no era posible para el ciudadano medio contar con una antena parabólica receptora de las imágenes y audio relevados por los satélites geosincrónicos de comunicación. Y para estos días la humanidad contará con el Satélite de Trasmisión Directa que será capaz, debido a su potencia y mayor tamaño, de enviar señales de radio, televisión, teléfono, télex y microonda a cada uno de los aparatos receptores de los hogares irradiados con una antena parabólica de apenas un metro de diámetro y a un costo irrisorio en relación con las antenas parabólicas gigantescas con que comenzaron las trasmisiones planetarias.

Al ocurrir este fenómeno tecnológico con profundas raíces socioculturales planetarias, entonces ocurrirá la revolución en la educación y el comportamiento humanos.

Honduras pasará de la tecnología del chuzo —instrumento punzante utilizado por nuestros padres mayas para sembrar maíz y frijol— al adelanto electrónico cuando utilice la educación vía satélite a nivel nacional.

Nuestro país, por sí mismo, o en unión con las demás naciones centroamericanas, podría alquilar un canal de los muchos satélites comerciales en servicio actualmente para irradiar por toda la región programas educativos con cursos especiales y libres de toda índole y nivel durante las 24 horas del día.

O si se piensa más ambiciosamente, Honduras podría comprar su propio satélite en órbita8 con una amplia selección de canales para dirigirlos a las escuelas, colegios, universidades, escuelas y colegios técnicos, escuelas artesanales y de oficios de las áreas rurales, empleando avanzadas técnicas audiovisuales que impacten en las mentes de los educandos con edades de cuatro a sesenta años o más.

8.-La idea parecerá descabellada, tan descabellada y tan cara como las primeras aplicaciones prácticas de los inventos como el teléfono y la luz eléctrica, cuando mentes preclaras que no entendieron ni vislumbraron el futuro potencial de esos inventos se befaron de las brillantes ideas de ciudadanos visionarios que osaron soñar con ambición y astucia.

En Honduras se gasta lo que vale un satélite en una carretera amañada y dispendiosa. No es un desatino pensar que si los hondureños queremos algo bueno para nosotros mismos y nuestra descendencia, lo podremos lograr.

Los maestros, en el campo y la ciudad, serían monitores de la enseñanza televisada. Las aldeas, sin importar su tamaño y aislamiento, recibirían información, educación y conocimientos útiles para la vida diaria de sus pobladores. Sólo requerirán tener un televisor y baterías —si no hay energía eléctrica— para recibir la señal.

La adopción de esta técnica revolucionaria y moderna —inimaginable hace 20 años— creará una reacción natural por parte de aquellas personas reacias al cambio o parcializadas con los intereses económicos que probablemente serán afectados.

Unos objetarán el costo, la novedad de un sistema no probado y la incertidumbre de los efectos beneficiosos del sistema en la sociedad; otros exagerarán nuestra secular falta de aplicación por todo lo que huela a ciencia y tecnología; considerarán el proyecto como un sueño inalcanzable y atacarán nuestra supuesta inferioridad humana.

El autor cree que este es el tiempo de romper con esos cinchos mentales y tabúes socioculturales que nos han mantenido tradicionalmente subyugados.

Al analizar los efectos beneficiosos de este nuevo sistema nos encontramos con algunas consideraciones importantes:

a) Irradiará información, educación, actitudes, temas instructivos a todo el país y a todos los estratos sociales urbanos y rurales;

b) Utilizará los métodos más fáciles, lógicos y modernos del aprendizaje audiovisual, apoyado por la refinada técnica del video computarizado;

c) Aliviará a los educandos de viajar grandes distancias: De la chocita aislada del caserío a la ciudad interiorana, o de ésta a la gran urbe;

ch) Ahorrará dinero a los padres y beneficiarios directos, que podrán canalizar esos fondo para otros intereses familiares;

d) Accesibilizará la educación primaria, secundaria y técnica a todo aquel joven que desee continuar sus estudios aún sin pertenecer a una escuela o grupo de estudio; sólo tendrá que inscribirse en el Ministerio de Educación antes de iniciar los cursos especiales para obtener su diploma de estudios una vez pasado el examen de rigor(9);

e) Iniciará una inusitada revolución educativa difícil de visualizar ya que poseerá una dinámica compleja y acelerada en relación con nuestros estándares hasta ahora conocidos en la educación y nuestra sociedad. Nuestra sociedad ya no será como hasta ahora. Los cambios serán los apropiados para recibir el siglo XXI.

9.- Al menos, este joven tendría más profundidad de conocimiento debido a las técnicas audiovisuales empleadas en los videos educativos, que los estudiantes de secundaria actuales, que al graduarse hacen que van a recibir clases a distancia a las dos universidades estatales hondureñas y apenas ven folletitos engañabobos para darles un título de dudosa calidad.

¿COMO DEBE SER LA ENSEÑANZA Y LA EDUCACION VIA SATELITE?

¿Quién o quienes serían los encargados de la enseñanza? ¿Qué se enseñará? ¿Cómo se enseñará? ¿Deberá la educación ser liberalizadora o alienante? ¿Hondureñista o dependiente?

Tales preguntas son preocupantes ya que sabemos que la enseñanza incumple su labor cuando el hombre o la mujer que educan son incapaces de romper las cadenas de la miseria social y la esclavitud económica. Cuando se entiende y comprende que el contenido de la enseñanza debe ser efectivo, eficaz y trasformador.

Las aldeas serían focos instructivos de conocimientos y útil información para los niños y adolescentes, mujeres, hombres y ancianos, que tendrían la oportunidad de educarse y aprender oficios y artes para forjarse un futuro sólido, seguro y beneficioso para ellos mismos y Honduras.

Las causas fundamentales de la migración rural a las ciudades nacen de la búsqueda del hombre rural por una mejor educación, un trabajo mejor remunerado y las comodidades propias de la urbe.

Es por ello, que si la educación llega a las aldeas y al área rural, sin trabas ni tapujos, profunda, plena, amplia y prácticamente gratis; entonces, el ciudadano rural en el caso que decida trasladarse a la ciudad no llegaría a ésta desarmado de saber, ni sería una carga ni una amenaza social como ocurre ahora con los hacinamientos humanos en los cinturones de miseria de Progreso, La Ceiba, San Pedro Sula, Tegucigalpa, Comayagua, Olanchito, Choluteca, Juticalpa y otras ...

Asimismo, la vida rural sería más placentera, cómoda y remuneradora; si la infraestructura estatal comenzara a extenderse ampliamente por casi todas las comunidades del interior y el gobierno acompañado con la empresa privada descentralizaran las inversiones industriales y agroindustriales para asentarlas por toda la zona rural hondureña, se estaría dando solución al problema social que en estos momentos agobia a las ciudades más pobladas del país: El crecimiento social y físico desordenado.

Los colegios de las ciudades tendrían que mejorar sus técnicas pedagógicas o perecer irremediablemente. La educación privada sufriría una trasformación increíble: Fracasa como negocio o evoluciona como una educación elitista.

No hay duda que este satélite educador trasformará al mundo así como el descubrimiento y el uso del fuego trasformó a las civilizaciones paleolíticas.

LA SUGESTOPEDIA

Otro medio rápido para dar soluciones eficaces al problema educativo nacional e integrar a la masa analfabeta al desarrollo humano integral —es decir, la participación activa en: la política, la riqueza física y cultural, la educación y el arte— de la vida nacional, es la Sugestopedia.

Esta es una técnica de aprendizaje acelerado perfeccionada por el Dr. Georgi Lozanov y explicada ampliamente en su libro: «La Sugestología y La Sugestopedia», editado en Sofía, Bulgaria.

Escuetamente se puede decir que estos neologismos acuñados por el Dr. Lozanov significan el estudio científico de la sugestión aplicada a la medicina y a la enseñanza.

"¿En qué consiste este método de aprendizaje acelerado? ¿Es acaso un engatusamiento? ¿Funciona? ¿Qué pasaría si fuese posible trasferir información sin usar los métodos actuales de enseñanza? ¿Qué pasaría si el maestro pudiera enseñar al alumno más allá de la capacidad normal de su mente trasmitiéndole información por sobre los mecanismos de defensa del 90% del cerebro que no usamos?

"Una técnica que pudiera romper esta barrera mental que nos impide utilizar la mayor parte de nuestra capacidad intelectual sería absolutamente revolucionaria".

Eso es exactamente lo que el Dr. Lozanov cree haber creado, "un método pedagógico que acelera el aprendizaje cincuenta veces más, aumenta la retención y virtualmente no requiere ningún esfuerzo por parte de los estudiantes; alcanza al retardado y al brillante, al joven y al anciano por igual; y no requiere equipo especial".

"No es hipnosis ni aprendizaje mientras se duerme (somnopedia). Es mucho más práctico que eso. El estudiante está plenamente consciente y en perfecto control de sí mismo. Es una clase de contacto de mente a mente, entre el maestro y el alumno, basado en técnicas yogas que Lozanov llama: Sugestopedia".

"Se describirá una típica clase con el método sugestopédico: Doce personas — estudiantes, amas de casa, obreros, profesionales, ancianos y jóvenes— sentados en mullidos sillones se relajan en una sala cómoda con iluminación suave para aumentar el efecto calmante y música suave y relajante que parecen estar en un concierto completamente envueltos en la armonía de los sonidos.

"La clase es de francés, con un fondo musical de tonadas de Brahms o Beethoven mientras la voz del maestro se escucha en una variedad de tonos y emociones: a veces, sin ninguna entonación, como si diese órdenes de trabajo; otras veces suave y calmada; después se vuelve implorante y humilde y de súbito se torna dura e imperativa.

"La voz del maestro repite las oraciones con un ritmo especial basado en una escala de entonación también especial. Pero a los estudiantes se les ha prevenido de que no pongan atención a lo que el maestro diga o exprese, ni pensar que están escuchando al maestro. Los estudiantes deben seguir relajados, sin pensar en nada; la mente consciente de los alumnos debe estar totalmente ocupada en escuchar la música".

"¿Cómo trabaja la Sugestopedia? Lozanov basa su método sobre la técnica yoga del relajamiento: Savasanna. Empleando la sugestión y la autosugestión se relaja la tensión muscular y el cerebro se libra del estrés y la ansiedad usuales; en este estado de libre consciencia o estado meditativo, la fatiga desaparece rápidamente.

"El cerebro libre de todas estas distracciones que obstaculizan su funcionamiento parece una esponja capaz de absorber conocimientos de cualquier clase.

"El secreto de la técnica es que el material trasmitido no llega a la memoria de la manera ordinaria, porque el estudiante no participa conscientemente en el proceso. Más bien, éste tiene una percepción intuitiva y calmada del material presentado. Durante el tiempo que el maestro entona sus palabras contra el fondo musical, en el cuerpo parece ocurrir un cambio fisiológico expreso y en el cerebro las ondas cerebrales cambian. El ritmo alfa de descanso predomina en el cerebro, y la memoria y la inteligencia parecen mejorar después de una sesión de sugestología.

"La sugestología ha comenzado a revelar algo maravilloso acerca de la memoria misma. «El cerebro del hombre recuerda una cantidad colosal de información. Estas percepciones desconocidas nos muestran que el subconsciente tiene poderes sobrecogedores. No hay nada sobrenatural acerca de la información de la expansión de la memoria o la recepción telepática» dice Lozanov".

Una vez que la mente se abre a este estado de ensueño o embelesamiento, Lozanov descubrió que la capacidad para recordar parece ser infinita, sin ningún obstáculo. «Las posibilidades de usar la sugestopedia en gran escala son promisorias», dice Lozanov, «es barata y fácil de exportar»".

La sugestopedia de Lozanov, tomada del yoga y adaptada a nuestras necesidades modernas, es una forma genuina de expansión mental. Es revolucionaria, tal vez evolucionaria. ¿Qué talentos, qué poderes surgirán a la realidad a medida que la mente sea liberada?".

En Honduras existe una ceguera pedagógica apabullante en las personas y autoridades responsables de la educación nacional. El suscrito cree que esta idea de la sugestopedia hay que plantearla a la opinión nacional para su discusión y estudio siguiendo algunos posibles pasos como:

1. Obtener información precisa de las fuentes originales: El Dr. Lozanov y la UNESCO, por parte de maestros y pedagogos interesados;

2. Montar un laboratorio experimental conjunto —Ministerio de Educación Pública, la UNAH, la U. Pedagógica y la Empresa Privada— para estudiar y analizar este método extraordinario con trabajo social científico de maestros capacitados, pedagogos, fisiólogos, médicos, sicólogos y técnicos, interesados en desarrollar este plan y no por escépticos o seudocientíficos burocratizados;

3. Aplicar la sugestopedia, una vez comprobada su aplicación y eficacia a la educación nacional en forma gradual y con énfasis en la educación parvularia.

En Honduras, a raíz de los artículos sobre este tema que escribió el suscrito en 1988, se recibió una carta del químico industrial y escritor sampedrano José Manuel Alvarado solicitando información y contactos de las fuentes para montar personalmente un instituto privado con el método de la sugestopedia de Lozanov. Alvarado ha contactado fuentes que utilizan comúnmente la sugestopedia en Alemania y Estados Unidos. Ha hecho pruebas experimentales con uno de sus hijos y ha quedado asombrado de los efectos aunque por no conocer totalmente la técnica espera adquirir un método de paso-a-paso para internarse en la educación y la mente humanas.

Las revistas importantes de Estados Unidos están anunciando cursos de idiomas basados en el método de la sugestopedia a un costo de $285,oo a $295,oo dólares. Si la sugestopedia funciona hay que preguntarse: ¿Por qué no hay tanta divulgación sobre este método? ¿Será que los intereses tradicionales de la educación son reacios a cambiar el sistema educativo imperante desde hace milenios por este método evolucionario?

¿QUE SE BUSCA PARA NUESTRA EDUCACION?

Nuestra educación además de ser pedagógica, donde se enseñe los conocimientos básicos del idioma, las cuatro operaciones aritméticas, la geografía y lo social del mundo, o una carrera técnica o profesional, debe cubrir fundamentalmente la necesidad de concientización de grupo y orgullo sano de ser hondureño.

Eso sería la prelusión de la nueva sociedad hondureña donde la niñez y su preparación humana y educativa deben ser nuestra misión y preocupación más importante.

No hay educación cuando el patrono le niega al empleado el derecho de un salario justo; cuando el policía detiene sin orden de captura a quien se le antoja; cuando el comerciante no usa la medida correcta al vender su producto al consumidor; cuando el maestro abandona su empeño e interés en enseñar bien y con responsabilidad; cuando el estudiante engaña en el examen o no estudia y quiere graduarse con honores inmerecidos; cuando el político engaña al pueblo con promesas que nunca cumplirá; cuando el pueblo no piensa para escoger y votar por un candidato que resolverá sus problemas o se los empeorará; cuando el padre malgasta su sueldo en licores y placeres abandonando a su familia a la intemperie, hambre y enfermedad; cuando los hijos irrespetan a sus padres y a sus mayores por buscar deleites y entretenimientos vanos y superficiales; cuando las madres regalan, venden o estrangulan a sus hijos por evadir la responsabilidad de crearlos por pobreza, vergüenza o al-que-dirán; cuando los que pueden ayudar al país a crecer, desarrollarse y mejorar el bienestar de todos, vuelven la cabeza y dan la espalda a la miseria del pueblo y se enriquecen inescrupulosamente; cuando el pueblo entero consiente en ser violado y atropellado en sus derechos y mansamente cede sus sueños, sus ideales y anhelos a la voluntad de ladrones de conciencias y del erario nacional.

Hay que aceptar que a estos cambios profundos en la educación, deberán instrumentalizarse a nivel nacional otros cambios de carácter político, cultural y éticosocial, tales como:


                   Cuadro 4-2 

•  A) La inculcación de los valores hondureños;
•  B) El machucamiento diario en las mentes juveniles de los conceptos y propósitos
      de nuestra idiosincrasia;
•  C) El fomento de la cultura;
• Ch) El fortalecimiento de la libertad y la democracia;
•  D) La aceptación y validez del pluralismo político;
•  E) La democratización real de la política por medio de la boleta de sufragio
      separado para alcaldes, diputados y candidatos presidenciales;
•  F) La descentralización estatal para fortalecer la estructura gubernamental de los
      departamentos y los municipios.

               Notas Mundiales del analfabetismo
      En el mundo hay cerca de 900 millones de personas analfabetas:

   §  En Asia: 604 millones, 4% de la población
   §  En África: 162 millones, 64% de la población
   §  En América Latina y Caribe: 44 millones, 17,5% de la población
   §  En los países árabes: 60 millones, 56,5% de la población
   §  URSS: 20 millones, 7,2% de la población
   §  EEUU: 27 millones, 10,6% de la población



REGRESAR AL INDICE