DEPARTAMENTO DE YORO

... MUNICIPIO DE OLANCHITO ...

¿Se fundó Olanchito en la margen derecha del río Aguán?

Por: José Iván Herrera

Una de las tesis que se sostiene sobre el aparecimiento como poblado de Olanchito es que sus primeros pobladores se asentaron en la margen derecha de cómo fluye el río Aguán en lo que se conoce como “Ciudad Vieja” cerca de lo que hoy es Potrerillos.

El planteamiento anterior es obtenido de expresiones manifestadas a través del tiempo de generación en generación, o sea, lo que se conoce como la vía oral. El otro planteamiento que confirma lo anterior es la existencia de restos de lo que pudo haber sido una iglesia en el sitio anteriormente señalado. Este argumento lo maneja monseñor Federico Lunardi en su libro “La Fundación de la ciudad de Gracias a Dios y de las primeras Villas y ciudades de Honduras” y también está influido por el señalamiento obtenido por la vía oral. Este planteamiento además lo recogen y transcriben dos de los tres trabajos más importantes de la historiografía de Olanchito: “Historia de San Jorge de Olanchito” de Juan Ramón Fúnez y “Monografía de Olanchito. 1933” de Mario Posas.

En ninguno de los trabajos mencionados aparece confirmada la temporalidad del asentamiento; aunque en un planteamiento ecléctico, los profesores Rodolfo Díaz Zelaya y Francisco Murillo Soto indican que inicia antes de 1530, luego en esta última fecha y posteriormente finaliza en 1611 o sea, tres fechas.

El argumento esgrimido es que en Ciudad Vieja se encuentran vestigios de la existencia de una iglesia, que bien podría ser una ermita, porque las estancias de Olancho en el Período Colonial las tenían; el problema es que nadie ha realizado un estudio arqueológico que determine tanto la fecha en que fue construida así cómo si al frente de dichos vestigios se encuentran restos de los planos de lo que fue una ciudad.

Documentos coloniales encontrados y que pueden consultarse en el libro a publicar: “Una historia local en Honduras. Olanchito. Desde su fundación hasta 1900” indican que desde antes de 1657 varios pobladores de San Jorge de Olancho y otro de Guatemala tienen la posesión de tierras en el Valle Aguán; factor de producción que le están titulando (composición) hacia el último año señalado en lo que hoy es el municipio de Olanchito. Este territorio estaba adscrito al Partido de Olancho, específicamente, a Olancho el nuevo. Y desde San Jorge de Olancho salían las autoridades españolas a medir las tierras tanto en Olancho el Viejo el área de San Jorge de Olancho, a Olancho el Nuevo el área de Manto, al partido de Sulaco así como al Valle de Yoro. Olanchito para esta fecha no existía como poblado: los documentos no lo mencionan como villa ni ciudad.

Las tierras que están componiendo en el Valle Aguán se nombran Sitios y Estancias. Y una de ellas es San Juan de Sevillano; lugar ubicado en la margen derecha del río Aguán y donde plantean que se fundó primeramente la ciudad de Olanchito.

El documento colonial que escribe sobre San Juan de Sevillano en 1657 nunca le nombra “Ciudad Vieja”; este nombre o calificativo aparece en otro documento de la década de 1730. El documento de 1657 señala que fue una estancia o hacienda y transcribe frases que el sitio San Juan de Sevillano están distantes dos, tres, cuatro y hasta cinco leguas de la ciudad de Olancho. Que son tierras realengas, despobladas y con un poco de ganado acensuado y perteneciente a la Capellanía de Las Benditas Animas del Purgatorio llamada San Juan de Sevillano. Estas tierras de San Juan de Sevillano, igual que las de Zapote y Suntule, las solicita Andrea de Castro: las primeras están ubicadas en el Camino Real a Olancho el Viejo y de las segundas y terceras, al lado del Camino Real de Comayagua a Trujillo.

En algunos documentos coloniales de finales del siglo XVII e inicios del XVIII, aparece la frase que sitios o haciendas las tienen pobladas, pero se refieren a animales: ganado vacuno y caballar; a este último escriben yeguas. Quizás lo último presenta una confusión en la lectura de los documentos y por ello es que en varios escritos posteriores lo han planteado de tal forma; nunca el documento señala la existencia de un poblado. Esta misma frase se encuentra en otro documento colonial sobre el sitio de Juncal a inicios del siglo XVIII: “El capitán Adriano lo tiene poblado”. Y se está refiriendo a animales.

En el segundo documento colonial que es de 1732, al sitio San Juan de Sevillano le nombran: “Ciudad Vieja” o San Juan de Sevillano; presentada la impresión de usarse como un sinónimo. Importante es que a Ciudad Vieja o San Juan de Sevillano la conceptúan como el “(...) conjunto (...de) las hasiendas nomdas (nombradas) San Franco (Francisco) y la ottra San Juan de el Sevillano 9...)”. Esto último pone en duda el planteamiento de que Olanchito se fundó primeramente en la Margen derecha del río Aguán, ya que, el concepto de este documento estaría indicando que la ciudad se fundó en dos lugares: San Juan de Sevillano que está ubicado entre Potrerillos y la margen izquierda del río Mame y San Francisco que se encuentra al margen derecho del río Mame. ¡Interesantísimo! El Dr. Mario Felipe Martínez Castillo señala que al sitio donde se encontraban viviendas abandonadas pertenecientes a determinada estancia o Hacienda en el Período Colonial, le nombraban Ciudad Vieja.

Otro documento colonial de 1778 señala la existencia de la Cofradía de Animas en el sitio Ciudad Vieja o San Juan de Sevillano que está ubicado entre Potrerillos y el río Mame.

Esta Cofradía de Animas existió como poblado importante en la región a lo largo del Siglo XIX, ya que la municipalidad de Olanchito le nombraba un alcalde auxiliar en los primeros treinta años de vida independiente. Es una corporación económicamente rica que a veces

se le nombraba Archicofradía; poseía varias caballerías de tierra, situación que se comprueba cuando en reunión permanente del 20 de agosto de 1840 de la Municipalidad y el Jefe Político Departamental, éste último manifiesta que en la venta hecha por la Corporación Municipal de 1839 de dos caballerías de tierra pertenecientes a la Cofradía de Animas en el sitio nombrado San Juan del Sevillano, “hay lección enorme porque la sindicadas tierras han sido compradas por esta Cofradía al vecindario de Sonaguera, en cantidad de noventa, y cinco pesos por el mes de diciembre de ochocientos veinte y tres, según comprueba el testimonio de la escritura de venta de otras tierras, y que con esta fecha se hace entrega a esta corporación del documento que la comprueba, y que para lo mismo libra la responsabilidad en la enormidad de esta venta sometiendo su conocimiento a la presente corporación quien deliberara lo conveniente sobre lo particular...”.

En los documentos sobre las celebraciones o fiestas religiosas que Olanchito realizaba en el Siglo XIX, se señala que la Cofradía de Animas tenía iglesia. Y los restos de una Iglesia ubicados en Ciudad Vieja han permitido el señalamiento de que el primer asentamiento de Olanchito fue inicialmente en dicho lugar.

En 1732 se titularon estas tierras a favor de Francisco Hernández; son dos caballerías de terreno con el nombre de Ciudad Vieja o San Juan Sevillano. En 1870 la Cofradía de Animas aparece como propietaria de 23 caballerías, o sea, 12,482 varas cuadradas en el sitio llamado Animas o San Juan del Sevillano.

Para ampliar sobre la realidad de Olanchito, véase el libro a publicar: Una historia local en Honduras. Olanchito. Desde su fundación hasta 1990.

REGRESAR A HISTORIA DE OLANCHITO