Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Santo Tomás de Aquino

Prof. Hernán Rodríguez

Objetivo:

1-     Separar claramente la filosofía de la teología, guiada por una investigación racional y lógica.

2-   Señalar la separación entre el objeto, método y verdad entre filosofía y teología.

3-    Diferenciar entre el ser creado y el ser de Dios.

4-   Formular las pruebas de la existencia de Dios.

Vida de Santo Tomás de Aquino

v    Nació en Rocasecca en el 1225, hijo de los Condes de Aquino.

v    Ingresó al monasterio de Monte casino y en el 1243 se unió a la orden de los dominicos. Estudió bajo la égida de San Alberto.

v    En el 1252 inició su cátedra en París con éxito, lo que provocó críticas de algunos profesores de la Universidad de París.

v    Fue nombrado profesor en la Universidad de París en el 1257, junto a su amigo San Buenaventura.

v    Entre los años 1261 y 1264 estuvo en Italia, huésped del Papa Urbano IV; durante ese período escribió sus grandes obras: Summa Contra los Gentiles, Summa Teológica (Parte I y II) y el Segundo Comentario a las Sentencias.

v    En el 1265 se le asigna la labor de organizar los estudios de la orden de los Dominicos nombra al C(Mendicantes) en Roma.

v    Regresa a su  cátedra de teología en París en el 1269.

v    Invitado en el 1272,  regresa a la Universidad de Nápoles.

v    El Papa Gregorio X lo nombra al Concilio de Lyón en el 1274, enfermó en el viaje y es trasladado al Monasterio de Fossanova donde murió el 7 de Marzo de 1274.

Obras:

1-     Contra impugnantes Dei Cultum et religionem.

2-   De perfectione Vitae Spiritualis.

3-    Contra adversarium perfectionis Christianal.

4-   Contra Retrabentes a religionis ingressu.

5-    De Unitate intellectus contra averroistas.

6-   Quaestiones quodlibetales.

7-    Summa Teológica (1265-1273)

8-   Summa contra los Gentiles (1259-1264)

 

v    Sus obras ascienden a 36 completadas.

 

 

Razón y Fe

 

San Anselmo postuló, que la fe sola no basta, sino que se debería investigar los postulados de fe ayudados por la razón. Ahora, el sistema tomista postula que la comprensión de Dios excede la razón y no basta con la razón. Las verdades a las cuales tiene acceso la razón y el método utilizado no están libres de errores, cambios e imprecisiones. El hombre en virtud de alcanzar la mayor certeza fue convenientemente instruido por la revelación divina según el Santo de Aquino. No obstante, la revelación ni anula, ni cualifica, ni inutiliza a la razón o la filosofía, más bien la perfecciona. “La gracia no elimina la naturaleza, sino que la perfecciona”. Por lo tanto, la razón continua subordinada a la fe, sigue en el lugar de herramienta útil para defender, esclarecer y difundir la fe.

Al parecer, no hemos adelantado nada; pero no es cierto, Aquino ha dado un paso adelante en una época donde ideas no convenientes le podían causar un juicio inquisitorio.

Aquino afirma, la razón tiene su propia verdad. Verdades que derivan de su propia facultad discursiva del hombre, del método científico, de los principios comprobables y ciertos... dados por la propia naturaleza humana creada por Dios. Por lo tanto, la verdad de razón nunca puede ser contradictoria con la verdad revelada. Cuando surge una contradicción entre ambas es señal inequívoca de que en el proceso, recopilación de datos o método nos condujo a una conclusión falsa o no necesaria (Contra los Gentiles, I, 7).

Podemos observar:

1-     Existen dos clases de verdades: Verdad de razón y verdades reveladas.

2-   No puede existir contradicción entre verdades de razón y verdades reveladas. De existir contradicción es señal que las verdades de razón son falsas o llegamos a ellas por procesos falsos o no adecuados. Las verdades reveladas son ciertísimas, dadas por Dios que es verdad y amor según San Agustín.

3-    Santo Tomás le atribuye a la fe una certeza mayor que al saber científico.

4-   Es importante señalar, que el objetivo y el método para descubrir las verdades de razón y las verdades reveladas son  distintas.

 

 

 

Razón

Fe

Tipos de verdad

Verdades de razón

Verdades reveladas

Método

Inductivo, demostrativo, experimental, objetivo, científico, etc.

Exégesis, hermenéutica del texto Sagrado y la voluntad iluminada a través del magisterio de la Iglesia.

Objetivo

 

Entender lo que ocurre en la naturaleza.

Salvación del Alma

 

 

5-    La razón, según Santo Tomás, podrá demostrar la existencia de Dios, pero no podrá predicar acerca de la esencia de Dios. (Punto tocado más adelante).  La razón no podrá demostrar ciertos misterios relacionados con "artículos de fe", aunque si puede defender y aclarar.

6-   La fe, según Pablo (Hebreos XI, 1) es la prueba de los casos esperados".  Santo Tomás la define la fe como "pensar con asentimiento" (cogitare cum assensu) entendiendo por pensar la "Consideración investigadora del intelecto y el consentimiento de la voluntad".  El pensar propio de la fe es una acción investigadora porque aún no ha llegado a la certeza absoluta (el hombre como ser finito no tiene acceso, por sí mismo, a entes absolutos).  Recuerde  Anselmo dijo: "creo para entender, la fe sola no basta".  No obstante, el acto de creer, según Santo Tomás incluye la adhesión firme, segura, es decir un convencimiento casi absoluto de la verdad inherente en la fe.  En la fe existe un asentimiento implícito producido por la elección de la voluntad.  En la razón o ciencia la certeza y asentimiento implícito es producidos por un objeto o motivo diferente al de la voluntad, sino por los experimentos, relaciones lógico-matemáticos o efectos de fenómenos que ocurren de hecho en la naturaleza.

 

 

Pruebas de la Existencia de Dios

 

Se necesita una demostración de la existencia de Dios porque no es un conocimiento evidente, ni sensible, puesto que Santo Tomás hace la distinción entre lo que es primero por sí o por naturaleza y lo que es primero para el conocimiento de los hombres que se inicia por los sentidos, según Aristóteles.  Rechaza, pues, el argumento ontológico de San Anselmo: "La esencia de Dios implica su existencia"; aunque Dios puede pensarse no sí deduce que exista en realidad.  Las cinco vías parten de lo que es primero en el conocimiento del hombre para deducir la existencia de Dios.  Los encontramos en el libro Summa contra los Gentiles (I, 12,13) y en la Summa Theologica (I, 2 a 3)

1-     La Vía Cosmológica o Movimiento deducida de la Física (VIII, 1) y la Metafísica (XII, 7) de Aristóteles.

Principio: "Todo lo que se mueve es movido por otro".

 Desarrollo: Si algo que se mueve es movido por otro anterior que le determina y así sucesivamente hasta el infinito al final de la sucesión, encontramos un Primer Motor que mueve sin ser movido.  Ese Primer Motor es Dios.

2-   Vía de la Casualidad

Principio: "Todo efecto tiene una causa anterior".

Desarrollo: En el universo observamos una serie de causas eficientes, hasta remontarnos a una causa última, es decir una causa incausada que es Dios.

3-    Vía Contingente (No necesario)

Principio: "Las cosas posibles sólo existen en virtud de las cosas necesarias”.

Desarrollo: Si las cosas posibles tienen su causa en otros, el cual es un ser necesario podemos suponer una cadena de seres necesarios hasta el infinito, es preciso, pues, llegar a un Ser Necesario por sí y que sea causa de la necesidad de los otros.  El Ser Necesario es Dios.

4-   Vía de los Grados de Perfección

Principio: “En las cosas observamos grados de perfección”.

Desarrollo: Las cosas existentes en el universo observamos grados de perfección, por tanto podemos suponer un grado máximo de dichas perfecciones, que será la causa de los grados menores.  El ser perfecto es Dios.

5-    Vía del Orden

Principio: "Las cosas naturales privadas de Inteligencia, están dirigidas a un fin”.

Desarrollo: El estar dirigidas a un fin no sería posible si no estuvieran gobernados y ordenados por un Ser ordenador. El Ser ordenador del Universo es Dios.

***