Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

El Ojo : En Busca de la Santidad

My Favorite Web sites

Home Page
Biblioteca

El Ojo: La Luz Del Cuerpo

Por David K. Bernard

“La lámpara del cuerpo es el ojo . . . si tu ojo es malig-no, todo tu cuerpo estará en tinieblas” Mateo 6:22-23. “No pondré delante de mis ojos cosa injusta” Salmo 101:3.

La puerta del alma.

El Salmista David hizo un pacto con sus ojos cuando él prometió no poner ninguna cosa maligna delante de ellos. El también pidió que Dios le diera el poder de cumplir con su voto cuando dijo, “Aparta mis ojos, que no vean la vanidad” (Salmo 119:37). La vanidad se refiere a cualquier cosa que es sin valor, necio, vacío, y falto de realidad. ¿Por qué puso David tanto énfasis en no dejar que su ojo percibiera cosas malignas y vanas?

La razón es que el ojo es un miembro único del cuerpo en respecto a ciertos aspectos importantes. Jesús nos dijo en Mateo 6:22-23 y Lucas 11:34 que el ojo es la luz del cuerpo. Si es bueno (claro, entero, no cegado), entonces el cuerpo entero estará lleno de la luz. Si es maligno (malvado, enfermo, ciego), entonces el cuerpo entero estará lleno de tinieblas. Si la luz del cuerpo es oscura, ¡cuán grande es la oscuridad del resto del cuerpo! En otras palabras, Jesús enseñó que el ojo es la puerta al corazón o al alma del hombre. Es el principal órgano sensorio que usamos para recibir información desde el mundo de afuera. Si nuestro ojo se llena constantemente de visiones perversas, entonces se afectarán drásticamente nuestros pensamientos y acciones.

Los psicólogos han verificado esta declaración, estimando que el noventa por ciento de nuestros pensamientos son estimulados por lo que vemos. También, los experimentos han mostrado que la mente humana retiene en la memoria a largo plazo más o menos el 65% de lo que recibe simultáneamente através de los ojos y oídos, pero solamente más o menos el 15% de lo que viene mediante los oídos no mas. Como una ilustración sencilla del impacto de los ojos sobre la mente, piense de la diferencia entre ver a un horrible accidente a diferencia de meramente oir de ello. Esto explica porque hay tanta verdad en el viejo dicho, “ver es creer.”

Está bien demostrado que lo que una persona ve tiene una poderosa influencia sobre sus pensamientos. A la vez, los pensamientos de un individuo determinan lo que él es. “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Proverbios 23:7). Como Jesús dijo, la condición de los ojos determina la condición del cuerpo entero. El cuerpo va a participar y deleitarse con las mismas cosas con las cuales los ojos participan y se deleitan. Juan reconoció esto cuando él incluyó la lujuria de los ojos como una de las tres áreas importantes de la mundanalidad y la tentación (I Juan 2:16).

Santiago 1:14-15 nos dice que la tentación es el primer paso hacia el pecado. Después que la lujuria ha concebido, da a luz el pecado. Hay muchos ejemplos donde la tentación fue presentada a los ojos produciendo 86el pecado. Eva vio que el fruto prohibido era bueno para los ojos, por lo tanto lo tomó (Génesis 3:6). Acán vio un vestido, plata y oro. Dios había prohibido que los Israelitas tomaran ninguna cosa de Jericó, y sin duda Acán propuso obedecer, pero cuando realmente vio estos objetos, dijo, “lo codicié” (Josué 7:21). David “vio desde el terrado a una mujer que se estuvo bañando, la cual era muy hermosa” (II Samuel 11:2). Esto condujo directamente al adulterio y eventualmente al homicidio. Desde una cima Satanás le mostró a Jesús los reinos del mundo a fin de tentarle (Mateo 4:8). Todos estos incidentes muestran cuán poderosa puede ser la lujuria de los ojos. Satanás sabe que la manera mas fácil de llegar a la mente es através de los ojos. El trata de traer toda clase de tentaciones delante de nuestros ojos por varias razones. En primer lugar, esta es una manera de traer sugerencias a nuestras mentes acerca de cosas que antes no habíamos considerado. En segundo lugar, estas visiones llegan a ser implantadas en nuestras memorias para que puedan volver luego a tentarnos cuando estamos débiles o desalentados. En tercer lugar, por medio de la exposición constante a ciertas visiones y las ideas que están asociadas con aquellas visiones nos acostumbramos gradualmente a ellas. Podemos gradualmente llegar a aceptarlas como lícitas, normales, o inevitables. Finalmente, el diablo sabe que si puede lograr que pensemos acerca de ciertas cosas por un tiempo suficiente, pecaremos. Podemos pecar simplemente por entretener aquellas escenas y dejar que permanezcan en nuestras mentes, o podemos ser seducidos a cometer un hecho pecaminoso.

Esto significa que debemos proteger nuestros ojos de las tentaciones. Por supuesto, hay muchas situaciones que se presentan delante de nosotros y sobre las cuales tenemos poco control. Por ejemplo, hoy podemos ver a gente vestida inmodestamente en casi cualquier sitio. ¿Qué debemos hacer como cristianos en este tipo de situación? Quizás no podemos evitar por completo tales visiones, pero sí podemos disciplinar a nuestros ojos y a nuestras mentes. No debemos ni entretener ni deliberadamente prolongar la tentación; porque eso puede hacernos pecar, o en nuestras mentes o en nuestras acciones.

Unas escrituras importantes.

Hay, sin embargo, tres áreas específicas en la sociedad moderna donde somos capaces de ejercer un dominio completo sobre lo que permitimos que nuestros ojos vean; específicamente, materiales impresos, la televisión, y las películas. Antes de hablar en detalle acerca de de estos temas particulares, queremos considerar algunas escrituras aplicables. Ya hemos mostrado que la maldad entra en nuestras mentes principalmente por medio de nuestros ojos. Entonces, lo que debemos guardar fuera de nuestras mentes, debemos guardar nuestros ojos. Mateo 15:19-20 dice, “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre.” Isaías 33:15-16 da esta promesa: “El que . . . tapa sus oídos para no oir propuestas sanguinarias; el que cierra sus ojos para no ver cosa mala; éste habitará en las alturas.” Pablo manda tajantemente, “Absteneos de toda especie de mal” (I Tesalonicenses 5:22). Podemos aprender aun más si miramos su descripción de la apostacía en Romanos 1. Después de enumerar veintitres pecados, él dice que los apóstatas son los “quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican (Romanos 1:32). Esto nos enseña que debemos evitar mirar a cualquier representación de maldad. Mirar cuando tales pecados están siendo cometidos significa que estamos pensando de ellos, y esto nos contamina. En este contexto, Romanos 1:32 hace claro que la gente que se complace en ver la comisión del pecado son tan culpables como los que han cometido el pecado. ¿Cómo podemos apreciar la descripción o la demostración de estas maldades y todavía cumplir el mandamiento, “Los que amáis a Jehová, aborreced el mal” (Salmo 97:1 0)? Como el Salmista oró, “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová” (Salmo 19:14).

Libros y revistas.

La lectura es uno de los mejores medios de educarse a sí mismo. Alguien a quien le gusta leer probablemente tendrá un vocabulario grande, una gramática buena, y un conocimiento general de una variedad de temas. La lectura ayuda a mantener una mente activa. Puede ser una fuente valiosa para la conversación inteligente y para la predicación. Aunque no hay necesidad de sermones sobre la política, la economía, o la psicología, un ministro que lee mucho puede hacer referencias educadas a estos temas en una manera útil. Hay muchos buenos libros, novelas, y revistas. A la vez, algunos no son buenos. Unos ejemplos son: las novelas de tipo de telenovela que están basadas en el adulterio o el triángulo de amor, novelas que cubren en detalle el tema del sexo, los libros llenos de palabras vulgares, las revistas pornográficas, las revistas llenas del escándalo y confesiones íntimas, y los libros que tratan los temas de la brujería y las ciencias ocultas. No podemos alimentar a nuestras mentes y a nuestros corazones con este tipo de material y a la vez esperar que Dios nos dé corazones limpios. Debemos ponerlos fuera de nuestras vidas y destruir los que tenemos, tal como hizo la iglesia en Efeso (Hechos 19:19). Si leemos ciertas cosas y absorbemos ciertas escenas entonces serán implantadas en nuestros corazones. Eventualmente, tales cosas procederán del corazón.

Si usted no sabe si debe leer algo o no, pregúntese a si mismo si estas meditaciones serían aceptables en los ojos de Dios. Para situaciones específicas tenemos el Espíritu Santo para guiarnos. Sea sensible al Espíritu y a las impresiones que Él le da. También tenemos las leyes de Dios escritas en nuestros corazones por la fe, así que nuestras conciencias pueden ser guías confiables. Cuando empezamos a leer algo que no es bueno, el Espíritu Santo nos enseñará y nos impresionará que no debemos continuar. Si continuamos, la conciencias comenzará a molestarnos hasta que la suprimamos. Por entonces sabremos lo que debemos hacer.

Las historietas cómicas.

La peor cosa acerca de las historietas cómicas es que consumen mucho tiempo. La lectura de novelas o de libros de cuentos impartirá información y ayudará a mejorar la lectura, el deletreo, y la habilidad gramatical, pero las historietas cómicas no tienen prácticamente ningún valor informativo o educativo. Además, algunas pueden ser impropias para que los niños las lean. Por ejemplo, considere el énfasis extremo puesto en la violencia en algunas de ellas. Si es que los padres permiten la lectura de las historietas cómicas, ellos deben seleccionarlas cuidadosamente y deben controlar su uso.

La televisión y las películas.

Esta es una área importante de interés en nuestro día con relación a la lujuria de los ojos. Como cristianos hemos decidido no poseer un televisor ni ver las películas por las siguientes razones: 1. Se exhiben tantos tipos diferentes del pecado en la pantalla, y según el Salmo 101:3 no podemos poner ninguna cosa maligna delante de nuestros ojos. 2. Romanos 1:32 enseña que la gente que se complace en ver los hechos pecaminosos de otros peca así como los que están cometiendo los hechos.

Investigación adicional acerca de la televisión.

Para los que están interesados en la investigación adicional, hemos incluido información adicional acerca de este tema. Para la conveniencia, hablamos de esto principalmente desde el punto de vista de la televisión, pero recuerde que la mayoría de las mismas maldades se asocian con las películas también. En esta sección aplicaremos primeramente las escrituras ya mencionadas para probar que la televisión no es buena para la vida cristiana. Después, hablaremos acerca de los hallazgos de muchos psicólogos y educadores en relación a este tema. Finalmente contestaremos algunas objeciones y trataremos de dar algunos consejos prácticos.

La televisión no es buena para la vida cristiana.

Primeramente, queremos considerar los tipos de cosas que se exhiben en la pantalla. La violencia y el sexo son los dos temas más comunes. La ropa inmodesta, el asalto, el adulterio, la fornicación, la mentira, el odio, la maledicencia, el tomar, el fumar, y el asesinato están entre las maldades exhibidas casi constantemente. Esto suena mucho como la lista en Mateo 15:19-20 de cosas que contamina al hombre. Prácticamente toda la programación consiste en estrenar o endosar las actividades en que los cristianos no pueden participar. Ciertamente se aplican aquí las escrituras que dicen “No pondré delante de mis ojos cosa injusta,” y “Absteneos de toda especie de mal”, y “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón.” Si ellas no se aplican a la televisión, entonces es imposible imaginar ninguna situación donde ellas podrían aplicarse. ¿Cómo podemos decir que odiamos la maldad si tenemos la practica de ver a estas escenas? ¿Cómo podemos evitar la condenación de Romanos 1:32 que se pronuncia sobre los que se complacen con ver las actividades pecaminosas de los pecadores? Queremos nombrar algunos de los efectos espirituales del hábito de mirar a la televisión. El espectador es bombardeado constantemente por las escenas perversas y el comportamiento impío. Esta maldad va directamente de los ojos al corazón o a la mente. ¿Cuál es el resultado? Se socava la resistencia básica al pecado en la vida de un cristiano. La mente es constantemente tentada y animada a pecar. Al observar al pecado siendo repetido vez tras vez, la mente gradualmente llega a la conclusión que no es tan malo después de todo. Los televidentes presumen subconscientemente que la sociedad en general es similar a lo que ellos ven en la pantalla y que todos los demás viven así. Esto conduce a una actitud comprometedora y permisiva. Además, es un hecho bien conocido en la psicología que la televisión es un tipo de evasión. La mente se identifica subconscientemente con los actores y actúa sus papeles como un medio de escapar de la faena monótona de la vida. Considere como la mente de una persona está siendo contaminada por participar en el tipo de escenas presentadas en la televisión. En resumen, la televisión es una fuente constante de tentación y contaminación del corazón o de la mente. La televisión gradualmente erosiona las defensas y altera las actitudes hacia el pecado mediante una forma subconsciente de lavado del cerebro. Entretiene al hombre carnal y alimenta las lujurias de la carne. La conclusión es ineludible que la práctica de mirar constantemente a la televisión destruirá completamente la espiritualidad.

Además de todo esto, la televisión es un derroche de tiempo. Una persona puede ser tentada a mirarla hora tras hora. Sin embargo, no enseña al televidente prácticamente nada de valor acerca de la vida actual. Lo único que hace es introducir los estilos artificiales de la vida y los valores falsos. La televisión tiene una atracción, pero después de mirarla por mucho tiempo, el televidente frecuentemente se da cuenta de cuán inútil es y cómo él ha derrochado su tiempo. En resumen, la televisión puede ser una forma de adicción. Por cierto corresponde a la definición de la vanidad—algo inútil, inservible, y deprovisto de realidad. Es a este tipo de cosa que David se refirió cuando él dijo, “Aparta mis ojos, que no vean la vanidad.”

Aun suponiendo que la televisión no exhibiera todas las maldades que exhibe, siempre sería peligroso simplemente porque roba al cristiano de tiempo valioso. ¿Cuántas personas no tienen tiempo para la oración, el estudio Bíblico, la iglesia, o la visitación, pero pasan varias horas cada día delante del televisor? ¿Cuántas personas pasan un tiempo igual en la oración? Los cristianos descuidan su vida espiritual, los padres descuidan a sus hijos, los esposos descuidan a sus esposas, y los estudiantes descuidan a su estudios. Es un comentario triste acerca del hogar Estadounidense entrar en un hogar a la hora de la cena y ver al padre comiendo su cena sola delante del televisor mientras el resto de la familia está a la mesa, o entrar en un hogar de noche y ver a toda la familia sentada silenciosamente delante del televisor. Otro ejemplo del poder que forma el hábito de la televisión se trata de un visitante que llega mientras el televisor está prendido. Frecuentemente el televisor queda prendido, y el propietario sigue mirándolo mientras entretiene al invitado. En muchos hogares el televisor queda prendido prácticamente todo el tiempo. ¡Piense de las horas derrochadas mirando a la televisión! La admonición de Pablo es particularmente apropiada: “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo” (Colosenses 4:5).

Los hallazgos de los psicólogos y los educadores. Ya que hemos hablado acerca de las maldades espirituales de la televisión, considere los efectos sobre un niño de este ambiente. Un estudio halló que un niño Estadounidense pasa un promedio de cuatro horas al día mirando a la televisión. Cuando un niño empieza sus estudios en la escuela primaria, él habrá pasado más tiempo mirando a la televisión que pasará en sus estudios en la universidad. La televisión sirve como una niñera en muchos hogares. Vemos cuán peligroso es esto cuando nos damos cuenta que la personalidad, los valores morales, y los valores de los adultos se forman primariamente en la niñez temprana. La televisión es la mejor manera de enseñar a su niño a pecar, y es la manera más fácil de introducirlo a la lujuria y a la violencia. Le anima a pecar y a violar la ley, sugiriendo nuevas maneras de hacerlo. Enseña al niño que lo que él ve en la pantalla es normal, que esto es lo que la vida realmente es. Aunque usted piensa que tiene la fuerza suficiente para poder ignorar totalmente la tentación (una suposición defectuosa en sí), su hijo definitivamente no tendrá tal fuerza. Un niño es aun más susceptible al proceso comprometedor del lavado del cerebro que acabamos de describir. Los psicólogos, los sociólogos y otros individuos preocupados han comenzado a investigar algunos de los efectos de la televisión sobre la mente humana, especialmente sobre la mente de un niño. Aquí hay una lista de hallazgos tomada de tres estudios recientes. Fíjese que esta lista fue escrita de un punto de vista científico, y no de un punto de vista religioso. Estas no son nuestras opiniones, sino son los hallazgos de expertos en sus propios campos. Aun así, ellos han descubierto el poder y el peligro de la televisión. Mientras usted lee acerca de la influencia poderosa de la televisión, piense de la maldad y la tentación que se presentan constantemente en la pantalla. La amenaza espiritual de la televisión combinada con su poder psicológico es lo que hace que sea tan mala. El resumen de “Lo que la televisión les Hace a Los Niños” Newsweek, 21 de Febrero de 1977.

  1. Después de los padres, la televisión es la influencia más importante sobre las creencias, las actitudes, los valores, y el comportamiento. Al momento de ser graduado un individuo de la escuela secundaria, él habrá visto un promedio de 350,000 avisos comerciales y 18,000 homicidios en la televisión.
  2. Mirando la violencia tiende a producir el comportamiento agresivo. También aumenta la tolerancia del comportamiento violento de parte de otros.
  3. Un estudio patrocinado por ABC halló que de 100 infractores juveniles, 22 de ellos confesaron que copiaban la conducta criminal de la televisión.
  4. La televisión imparte la paranoia. Genera una temor exagerado de la violencia en las vidas propias de los televidentes.
  5. La televisión desplaza muchas de las interacciones sociales normales entre los padres y los niños [nota: también entre los cónyuges y entre amigos].
  6. La televisión altera el desarrollo de la niñez. Hace que los niños se maduren antes de su tiempo y hace que sean aburridas las experiencias normales de la niñez y de la juventud.
  7. La adicción a la televisión retarda la imaginación creativa. Esto causa una falta de juego espontáneo e imaginativo.
  8. La televisión crea una actitud de ser espectador—un alejamiento de participación directa en situaciones de la vida actual. Es una evasión de la realidad.
  9. Crea una tolerancia baja para las frustraciones del aprendizaje. Acorta la duración de la atención, de modo que el niño necesite artefactos a fin de aprender.
  10. La televisión es un agente principal socializador. Esto significa que forma ideas acerca de cómo es el mundo y cuáles son los papeles que la gente debe desempeñar en la vida. Por ejemplo, enseña que los fuertes tienen el derecho, y que los ricos, los poderosos y los conspiradores son los que tienen más exito [nota: y que el pecado es ventajoso].
  11. La publicidad es una fuerza poderosa de decepción en la televisión. Por ejemplo, enseña: Compre los cos-méticos para llegar a ser hermosa y para conseguir la atracción sexual. Tome pastillas para curar a cualquier enfermedad. Comiendo los alimentos azucarados es bueno para uno.

El resumen de Cuatro Argumentos para la Eliminación de la Televisión, William Morrow y Cia., 1978. El autor es Jerry Mander, un ejecutivo de publicidad quien ahora opera una agencia de publicidad sin fines de lucro para causas especiales.

  1. La televisión causa privaciones sensorias—una falta de educación en las experiencias del mundo verdadero.
  2. La televisión crea valores falsos. Los anuncios comerciales en la televisión crean falsos valores económicos y es una forma de control económico.
  3. La televisión tiene efectos nocivos biológicos. El daño físico resulta de la iluminación artificial y la falta de actividad física. Produce un daño psicológico porque la televisión es un tipo de hipnosis o de lavado del cerebro. Enseña mientras pasa por alto la mente consciente. Los televidentes actualmente llegan a ser como las imágenes de la televisión que ellos absorben. La televisión suprime la imaginación y da una impresión falsa de la realidad. Nos deja enfermos, entumecidos, ignorantes, hipnotizados, y aburridos, pero a la vez, hiperactivos.
  4. Los programas tienen poco valor. Por su propia naturaleza, es fácil que la televisión describa las emociones tales como el temor, el odio, y la lujuria, pero es imposible que describa las sutilezas de la vida y las emociones más profundas tales como el amor, la paz, y la felicidad. La programación beneficiosa y del uso democrático tienen pocas posibilidades.

El resumen de un estudio conducido por el Centro para la Educación Continua de la Universidad Nacional Australiana acerca de la televisión (Informado en The Daily Texan de Austin, Tejas, en el otoño de 1978).

  1. La televisión puede causar que el televidente pierda la capacidad para soñar normalmente. Esto, a la vez, puede causar una baja del respeto para uno mismo, un sentido confuso de la identidad, y una falta momentánea de memoria.
  2. La televisión puede alejar al televidente de la sociedad.
  3. La televisión estimula el comportamiento agresivo impulsivo.
  4. La televisión es un factor en el uso aumentado de sedantes y barbitúricos.

Le animamos a usted a que busque estas fuentes y que las lea por usted mismo, porque hemos podido tocar unicamente los puntos principales. El artículo en Newsweek en particular es muy bueno porque contiene unas entrevistas con padres, profesores, y niños que apoyan sus hallazgos. Como prueba adicional de las maldades de la televisión y de que la gente se da cuenta de ellas, aquí presentamos una lista de algunos artículos recientes de revistas y periódicos con una explicación breve cuando es necesaria. (Mucho de esto fue provisto por el Pastor B. E. Moore, Iglesia Pentecostal Unida, Austin, Tejas.)

  1. “Quemaron Los Aparatos Pecaminosos de la Televisión” Una Iglesia del Nazareno en la ciudad de Battle Creek, Michigan quemó los aparatos televisivos porque ellos creían que las mentes de sus hijos se estaban envenenando.
  2. “Bautistas Van A Quemar Las Tentaciones” Una congregación de la Iglesia Bautista del Sur en un suburbio de Cleveland, Ohio quemó los aparatos televisivos después de ser inspirado por el relato Bíblico de la destrucción por fuego de los libros perversos (Hechos 19:19).
  3. “La Familia de un Astronauta Pedirá Prestado un Televisor Para Ver la Caminata Sobre la Superficie Lunar” La familia del Astronauta James Irwin quien caminó en la superficie lunar no posee un televisor porque ellos no tienen tiempo para mirar la televisión y porque la violencia mostrada en ella es una influencia mala.
  4. “La Adicción Televisiva Afecta Vida Familiar” Austin American-Statesman, 20 de Marzo de1977.
  5. “Escritor—Censor Ataca El Impacto de la Televisión en los Niños” Waco Tribune-Herald, 8 de Abril de 1974. Alistair Cooke dice que la televisión tiene más influencia que la iglesia y la escuela. Ayuda a provocar las manías y causa problemas.
  6. “La Televisión Embota La Curiosidad del Niño” Esta es la conclusión alcanzada de experimentos hechos por el profesor de kindergarten Helga Rundquist en Charlotte, Carolina del Norte.
  7. “La Televisión Encausada en Caso de Homicidio” Un joven de quince años de edad mató a una mujer de ochenta y tres años de edad después de ver la violencia en la televisión.
  8. “Episodio de ‘Historia Policial’ Lleva a 5 Adolescentes de Chicago a la Cárcel” Los jovenes involucrados copiaron un robo que fue exhibido en la tele-visión.
  9. “Muchacho Confiesa Que Mató A Mujer” Un joven de diecisiete años de edad mató a una mujer en la recreación de un misterio de homicidio de un programa televiso.
  10. “Asesinato de Niño, de 6 Años, Imitando Programa Televisivo de Japón”
  11. “Psicólogo Advierte Acerca de Violencia Televisiva” El psicólogo Felipe Noble aun no permite que sus hijos miren las caricaturas de la televisión a causa de la violencia.
  12. “Televisión de EE.UU. ‘Muy Violenta’ para México” México ha prohibido la exhibición de 37 programas populares de la televisión Estadounidense.
  13. “Mirar Mucho a la televisión Hace Daño a Niños” Los doctores médicos aconsejan a los padres que deben sustitutuir otras actividades recreativas por la televisión debido a razones de salud física y psicológica.
  14. “‘El Joven Cisco’ Desaprueba Violencia Televisiva” Una entrevista con un actor famoso de películas Occidentales, Duncan Renaldo.
  15. “¡Adios Televisión!” Este es un artículo de Selecciones de Readers Digest del año 1978 acerca de una familia verdadera que descubrió de nuevo la vida familiar después de deshacerse de su televisor.
  16. “La Película de Violencia” Time, 19 de Marzo de 1979. Una película titulado Los Guerreros han inspirado disputas, peleas de pandilla, y por lo menos tres asesinatos.
  17. “El Inventor de la Televisión Dice: La Cosa Que Mas Me Gusta Acerca de la Televisión es el Interruptor ‘OFF’” Dr. Vladimir Zworykin de RCA dice que la televisión es una influencia mala, especialmente sobre los jóvenes, y que no es informativa.
  18. “Aprendiendo a Vivir con la Televisión,” Time, 28 de Mayo de 1979.

Todo esto es prueba adecuada de los adversos efectos espirituales, mentales, emocionales, y físicos de la televisión. La televisión alimenta las lujurias del hombre carnal, es una fuente constante de tentación, es un ladrón del tiempo, destruye la vida familiar, pervierte el carácter y las morales de los niños, fomenta el crimen, y es psicológicamente nociva. Esto debe ser suficiente para convencer a un cristiano sincero que estará mejor en todo sentido si no tiene un televisior. Además, unos ministros llenos del Espíritu Santo se han puesto de acuerdo como un cuerpo que la televisión no es buena para la vida espiritual. Dios ha dado el ministerio a la iglesia a fin de perfeccionar a los santos y ha recibido poder de Cristo para atar y para desatar en el cielo y en la tierra. En relación a un punto tan crucial, haríamos bien en vivir de acuerdo con la decisión del cuerpo.

La respuesta a las objeciones.

Hay varias objeciones que se han levantado acerca de esta posición. Se ha dicho frecuentemente que muchos programas son buenos, o por lo menos no son malos. Por ejemplo, la gente menciona las noticias, los documentales, y el reportaje de cobertura de importantes sucesos históricos. Es cierto que algunos programas televisivos no son malos en sí mismos y que el aparato físico no es malo. Puede ser que no es un pecado moral mirar a un cierto programa. Sin embargo, aun las noticias frecuentemente tienen un punto de vista prejuiciado y glorifican a la violencia, al crimen, y a la rebelión. Aun los avisos comerciales proyectan frecuentemente mensajes indeseables. También es casi imposible asegurar que un lenguaje o escena impía no se presentará en un programa que de otra manera es bueno. Por supuesto, el problema mayor es que la naturaleza humana es lo que es y una vez que la gente empieza a ver la programación en la televisión, mirará a casi todo que se presenta sin considerar sus buenas intenciones. Es difícil apagar el aparato en medio de un programa insalubre pero interesante. El televidente tiene la tendencia de justificarse a sí mismo y a decir “Bueno, esto no me hará daño esta única vez,” mientras permite que obre la influencia sutil de la televisión. En la teoría, uno podría escoger mirar solamente las cosas buenas, pero en práctica es simplemente demasiado difícil que una persona se discipline a sí mismo de esta manera. Hay tan pocos programas que son realmente limpios y útiles, que a los que dicen que miran solamente las cosas decentes no les debe importar dejar la televisión por completo. Si ellos realmente quieren decir lo que dicen, ellos miran la televisión tan poco tiempo que su ausencia no debería hacer mucha diferencia en sus vidas. Ellos deben estar dispuestos a soltarla por el bien de la obediencia y para una espiritualidad mayor. Tan poco conocimiento verdadero es impartido por la televisión que una persona puede ser tan bien informada, si no mejor, acerca de la sociedad y los sucesos actuales sin jamás mirarlo. Una segunda objeción es que aunque la televisión puede exhibir cosas perversas, de todos modos vemos las mismas cosas todos los días, entonces ¿qué importa? En respuesta a esto, debemos darnos cuenta que por un lado hay una diferencia entre ver u oir acerca del pecado en el mundo, y por otra parte invitarlo adentro de la inviolabilidad del hogar. La misma diferencia se ve entre dejar que una tentación entre en su mente (lo que no es pecado) y dejar que se entretenga esa tentación en su mente hasta que llegue a ser una lujuria (lo que es un pecado). El hogar es el lugar de seguridad de una persona. Aquella persona no puede limpiar el mundo entero, pero sí puede tratar de guardar limpia a su propia casa. Después de ser expuesto al pecado del mundo todo el día, es importante que uno pueda llegar al hogar donde hay descanso, paz, amor, y santidad. Traer un televisor dentro del hogar es una aprobación de las maldades que se exhiben en la televisión, especialmente en los ojos de un niño. Una cosa es reconocer que el pecado existe, pero es otra cosa aprobarlo, entretenerlo, coquetear con ello, y disfrutarse con su exhibición.

Nuestra conclusión.

¿Cuál es la posición de un cristiano que tiene el hábito de mirar con frecuencia a la televisión? ¿Cómo puede amar las cosas en la televisión y a la vez odiar a la maldad? Aparentemente, su amor está mal puesto. Esto es muy peligroso porque, “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (I Juan 2:15). Si un cristiano trae un televisor adentro de su hogar, la espiritualidad saldrá pronto. Es difícil permanecer espiritual y mantener una relación íntima con Dios en ese tipo de ambiente. Agotará su poder con Dios y le dejará débil espiritualmente. Le influirá sutilmente a tomar la dirección equivocada. Por supuesto, si la cabeza del hogar es un inconverso, puede ser que los otros miembros de familia no tengan nada que decir en el asunto. En ese caso, ellos deben tener mucho cuidado de no dejar que la televisión se apodere de ellos. Les robará de su espiritualidad si ellos la miran.

No podemos decir que mirar un programa una vez es un pecado, pero aun mirarlo de vez en cuando es peligroso. Mirarlo con frecuencia fácilmente puede llegar a ser pecado porque la Biblia nos enseña que si participamos en las lujurias carnales y si nos complacemos en la exhibición de la maldad es pecado. Además, Dios ha dado convicciones acerca de este tema a los creyentes del nombre de Jesús y quienes son llenos del Espíritu Santo. Por lo tanto, Romanos 14:23 y Santiago 4:17 se aplican. Lo que no proviene de la fe es pecado, y si sabemos lo que debemos hacer y no lo hacemos, es pecado. Ha sido contemplada esta posición cuidadosamente y con la oración, así que no lo debe considerar ligeramente. Recuerde las palabras del hombre sabio en Eclesiastés 7:29. “Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones.”