Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Las Actitudes Cristianas ; Capitulo 3

La Biblioteca y Homepage

Home Page
Biblioteca Del Pastor Pentecostal

En Busca De Santidad

Por David K. Barnard

Las Actitudes Cristianas ; Capitulo 3

“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” Efesios 4:31-32.

Las actitudes son el elemento más importante de la santidad.

Si una persona tiene la actitud correcta hacia Dios y hacia sus prójimos, la santidad se manifestará en todas las áreas de su vida. Si no tiene una actitud correcta, ninguna cantidad de santidad exterior compensará por la falta de santidad interior en los ojos de Dios. Las actitudes incorrectas son las primeras señales de una separación de Dios y son componentes inevitables de la hipocresía.

El amor

es la actitud básica que distingue a los cristianos verdaderos del mundo. Toda la ley y los profetas pueden resumirse en dos mandamientos: el amor hacia Dios y el amor hacia el prójimo (Mateo 22:36-40, Marcos 12:28-31, Lucas 10:27). El amor es la fuerza que nos obliga a guardar todos los mandamientos de Dios (Juan 14:15, 23). De hecho, la prueba de nuestro amor hacia Dios es cuán cuidadosamente obedecemos Su Palabra (I Juan 2:3-5). Jesús nos mandó que amáramos los unos a los otros tal como Él nos ha amado (Juan 15:12, 17). El amor hacia los demás es la prueba definitiva del verdadero cristianismo (Juan 13:34-35). Si no amamos a nuestros hermanos, entonces no amamos a Dios (I Juan 4:20-21). El amor es el cumplimiento de la ley (Levítico 19:18, Romanos 13:10, Santiago 2:8). Un cristiano deber amar a cada ser humano, inclusive a sus enemigos (Mateo 5:43-48). Una vez más, este tipo de amor es la última prueba del cristianismo, porque aún los pecadores aman a los que les aman (Mateo 5:46). No podemos enfatizar demasiado la necesidad del amor como una base para todas las acciones y todas las relaciones. El amor nunca deja de ser (I Corintios 13:8). No fracasaremos en nuestras relaciones con Dios ni con nuestros prójimos si dejamos que el amor haga su obra perfecta. Ninguna actividad ni atributo tiene valor si el amor no es la fuerza básica y el factor motivador (I Corintios 13:1-3, Apocalípsis 2:1-5). Estas dos escrituras enumeran las siguientes cosas que no tienen valor sin el amor: el hablar en lenguas, la elocuencia, la profecía, la sabiduria, el conocimiento, la fe, el sacrificio, la filantropía, las obras, la labor, la paciencia, la doctrina correcta, el liderazgo correcto, el compañerismo correcto, la perseverancia, y el celo por el nombre de Jesús. Debemos aplicar estas enseñanzas acerca del amor al tema de la santidad. Primeramente, debemos amar a Dios tanto que nuestro anhelo será hacer Su perfecta voluntad. Si le amamos como debemos amarle, tendremos el deseo de ser lo más semejantes a Él como nos sea posible. Trataremos de evitar cualquier cosa que no es como Él. Tendremos el anhelo de obedecerle y agradarle aún en áreas que, de un punto de vista personal, parecen ser innecesarias y triviales. Si comenzamos a cuestionar las enseñas acerca de la santidad, debemos examinarnos para verificar cuán profundo realmente es nuestro amor hacia Dios. En segundo lugar, cuando cualquier tipo de resentimiento o aversión surge en nosotros hacia otro ser humano, debemos tener mucho cuidado. Debemos mantener una actitud amante y clemente hacia aquella persona si queremos guardar nuestra santidad y nuestro cristianismo. El amor hacia nuestro prójimo significa que somos pacientes, bondadosos, no envidiosos, no egoístas, no jactanciosos, pero corteses, no buscando lo nuestro, no fácilmente provocados, lentos de pensar mal de alguien, y contentos solamente con lo que es bueno. El amor es sufrido, todo lo cree, todo lo espera, y todo lo soporta (I Corintios 13:4-7). Nuestras acciones deben ser motivadas por este tipo de amor para Dios y para nuestro prójimo. Seguir las normas de la santidad por cualquier otra razón o sin este amor no vale nada y conducirá a la hipocresía. Habiendo establecido la importancia de las actitudes correctas, escudriñemos algunas escrituras específicas referentes a las actitudes correctas. Efesios 4:31, la escritura citada a principios de este capítulo, enumera algunas actitudes muy peligrosas de las cuales los cristianos deben deshacerse. Si permitimos que estas actitudes permanezcan en nuestras vidas, estamos alimentando la carne y no alimentando al hombre espiritual.

La amargura

es algo brusco, desagradable, duro, severo, resentido, o vehemente. Esta es la clase de actitud que produce palabras ásperas y comentarios desagradables. Nunca es apropiada. Algunas personas piensan que ellos pueden dejar a un lado al hombre espiritual y dar rienda suelta a su amargura, pero, si quieren ser santos, ellos no pueden hacer esto. Aún cuando un ministro reprende a alguien, no lo puede hacer con amargura personal o con palabras bruscas, desagradables, duras, o severas. Hay un tiempo para reprender y exhortar, pero nunca con la amargura.

La ira

es el enojo violento, la rabia, o la indignación, y la palabra sugiere fuertemente un deseo de vengarse o de castigar. La carne siempre quiere vengarse, y a veces lo hace por medio de una exhibición de sentimientos o un comentario áspero. Quizás podemos estar en desacuerdo acerca de ciertos puntos, pero no debemos sentirnos resentidos o vengativos. En cuanto a los principios, puede ser que usted tenga la razón, pero si usted se permite a sí mismo airarse o enojarse violentamente, entonces está mal. Lo mismo pertenece a las otras actitudes incorrectas acerca de las cuales estamos hablando. No podemos permitir que nosotros mismos mantengamos una actitud suelta en cuanto a esto, más debemos aprender a controlar nuestros sentimientos. La ira no puede ser controlada por medio de nuestra propia fuerza, pero puede ser controlada por orar y buscar a Dios. Es especialmente vergonzoso si un ministro llega a ser violentamente enojado y resentido. No hay manera de explicar a los creyentes esta falta de control. Recuerde, “la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 1:20).

El enojo

es un sentimiento de desagrado extremo que comúnmente viene de un perjuicio o la oposición. La palabra misma no sugiere un grado definitivo de intensidad ni necesariamente requiere una manifestación exterior. Si se permite que el enojo siga fuera de control, comúnmente se manifiesta como un deseo de fustigar a alguien o a algo. Si es controlado y usado correctamente, este sentimiento puede ser constructivo y aun beneficioso. Por ejemplo, Jesús mostró el enojo en contra del pecado cuando Él limpió el templo de los ladrones. ¿Qué clase de enojo se permite? y ¿Qué clase no se permite? Pablo dice, “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo” (Efesios 4:26). El enojo que hace que usted lastime a alguien o que peque en cualquier otra manera es malo. El enojo que usted lleva en su corazón hasta que se transforme en rencor también es malo. Enojarse con un hermano sin motivo es malo (Mateo 5:22). Si hay una causa justa para enojarse, usted no debe tomar la situación personalmente y no debe dirigir aquel enojo en contra de ningún individuo. En cambio, si es posible, use la fuerza emocional como una motivación de corregir el error. Entonces, perdone al otro individuo que está involucrado, y olvídelo. Ore hasta que usted pueda olvidarlo. A pesar de las circunstancias, la templanza o el dominio propio es un fruto del Espíritu y debe ser exhibido (Gálatas 5:23). Ministros, ¿qué debe ser su actitud cuando usted enseña algo que algunos creyentes siguen desobedeciendo? Su reacción no debe ser el enojo personal. Ellos no son rebeldes hacia usted, pero son rebeldes hacia Dios. Usted debe tener cuidado y debe mantener el dominio propio.

El clamor

es una gritería ruidosa, un tumulto, o una demanda insistente. ¿Siempre tiene usted quejas? ¿Cláma usted para salirse con la suya? Algunos adultos tienen rabietas y actúan tan tercos como los niños pequeños que se caen al piso gritando y dando puntapiés. Las personas que son la causa de que la iglesia esté en un tumulto, constantemente demandando la atención, siempre presentando demandas, o bloqueando el progreso de la iglesia son culpables de ser clamorosos. Aquella actitud y aquel comportamiento son condenados por la Escritura.

La maledicencia

sale de un corazón perverso. Mucha maledicencia es el producto de los celos. ¿Cuántas cosas malas habla usted acerca de otros? ¿Cuántos problemas causa usted por la maledicencia? (Véase el Capítulo IV para más acerca de los temas del chisme, la calumnia, y la injuria.)

La malicia

es una mala voluntad activa, un deseo de lastimar a otros. La malicia se complace o en hacer que alguien sufra o en ver el sufrimiento de una persona. Normalmente es el resultado del odio, que en los ojos de Dios es lo mismo que el asesinato (I Juan 3:15). Debemos odiar al pecado, pero no al pecador. Podemos regocijarnos cuando en ciertas áreas el pecado es derrotado, pero nunca debemos regocijarnos en los percances y los sufrimientos de otra gente, aún cuando ellos son pecadores. El amor no se regocija en la iniquidad, sino en la verdad (I Corintios 13:6).

La envidia y los celos.

Estas emociones se asocian estrechamente con la amargura, la ira, la malicia y la disensión. La envidia y la disensión son capaces de producir cualquier y cada tipo de maldad (Santiago 3:16). La envidia y los celos consisten de una envidia de posesiones o de logros. Estas emociones frecuentemente incluyen el rencor, la codicia, y la sospecha. La envidia es una obra de la carne y nos impedirá de irnos al cielo (Gálatas 5:21, Santiago 4:5). Este espíritu aparece inesperadamente en lugares donde no debería existir. Frecuentemente hay individuos en la iglesia que se molestan cuando otras personas son usadas más que ellos en la iglesia, cuando otros reciben mas reconocimiento que ellos, cuando otros reciben ciertos favores, o aun cuando otros reciben unas bendiciones espirituales. ¡Cuidado! Esto es el espíritu de envidia.

El perdón.

En lugar de todas estas actitudes perversas, se nos exhorta a ser benignos, misericordiosos y clementes el uno al otro. El perdón está basado en el amor e involucra el soportar el costo del error de otra persona. Significa ceder sus derechos en ciertas situaciones, y también significa ignorar ciertas cosas aun cuando usted sabe que tiene la razón. Significa que usted debe tragar su orgullo y pedir perdón a otra persona aun cuando usted siente que ellos deben pedirselo a usted. Significa literal y simbólicamente volver la otra mejilla (Mateo 5:39). Y lo mas importante es que el perdón incluye el hecho de olvidar. Algunos dicen, “Lo perdonaré pero no lo olvidaré.” Ellos deben orar hasta que puedan olvidar la ofensa; eso es, hasta retengan no más rencores en contra de nadie. Otros dicen que se han olvidado de un rencor antiguo, pero en una confrontación futura ellos lo traen al recuerdo, o quizás traen al recuerdo un antiguo error a fin de ganar una ventaja sobre alguien. Esto no es perdonar. Jesús enseñó claramente que Dios solo nos perdonará en la misma medida con que perdonamos a otros (Mateo 6:12, 14-15, 18:23-35). Si queremos ser perdonados de nuestros pecados, debemos aprender a perdonar a nuestro hermano cuando él comete un error.

Una raíz de amargura.

Muchas veces hay gente a quien nadie puede agradar. Ellos murmuran, se quejan, no cooperan, y son obstinados. Ellos no pueden recibir la corrección sin enojarse. Ellos son entremetidos, siembran discordia entre los hermanos, son chismosos, y causan problemas en dondequiera que vayan. ¿Cuál es el problema? Puede ser que en ellos halla una raíz de amargura tal como se describe en Hebreos 12:15. “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados.” Fíjese que este pasaje viene inmediatamente después de la admonición de seguir la paz y la santidad sin la cual nadie verá al Señor (v. 14). Considerados juntamente, estos versículosos prueban dos cosas. Primeramente, que la santidad es esencial para la salvación. Si una persona no es santa, puede caer de la gracia de Dios . En segundo lugar, tener una actitud correcta es uno de los aspectos más importantes de la santidad. Una persona puede ser contaminada por la amargura. Una raíz de amargura es una fuente de amargura en la vida de alguien. Es algo en el corazón que causa todas las manifestaciones exteriores que hemos identificado. De esta raíz salen muchas clases de fruto, ninguno de los cuales es el fruto del Espíritu. La raíz actual puede ser un rencor en contra de alguien a causa de un incidente, celos a causa de una cierta situación, o simplemente algo en el corazón que nunca ha sido entregado a Dios. Cuando las actitudes malas comienzan a manifestarse, examínese para ver su propio corazón ha dado origen a ellas. Quíteselo, sáquelo, y usted producirá fruto mucho más agradable. Como cristianos no podemos juzgar los unos a los otros, pero podemos observar el fruto. Usted no tiene que juzgar si un árbol es un manzano o un naranjo cuando ve la fruta que tiene. El fruto habla por sí mismo. Asimismo, cuando el fruto de la raíz de amargura aparece en otros es fácil de notar. En este caso uno no está juzgando. Hay que evitar participar en el chisme, la envidia, el odio, y la disensión que sale de este origen. Hay que negarse a participar de tal fruto por miedo de que usted mismo pueda ser uno de los muchos que podrían ser contaminados por la raíz de amargura de aquella persona.

No hay tropiezo.

La actitud del cristiano verdadero resalta claramente en contraste con la raíz de amargura y todas sus actitudes resultantes. “Mucha paz tienen los que aman tu ley, Y no hay para ellos tropiezo” (Salmo 119:165). Una gran paz siempre es el resultado de amar a Dios y a Su Palabra (Filipenses 4:7). La paz es uno de los resultados de ser justificado o contado justo en los ojos de Dios (Romanos 5:1). La obediencia verdadera a Dios nos guardará de las ofensas. Su Palabra enseña que no debemos ser ofendidos y no debemos ofender a otros (Mateo 5:29-30, 13:41, Santiago 3:2). El significado de la escritura en los Salmos es que nada será un tropiezo a los que aman la Palabra de Dios. ¿Cuántas veces ha oido usted algo así como lo siguiente: “Invitaron a otros, pero a mí no me invitaron,” o “Pidieron que otros hicieran algo en la iglesia, pero no a mí,” o “Nunca piden que yo haga cierta cosa,” o “Yo tuve el derecho de hacer cierta cosa debido a mi posición o a mi edad pero no me lo dieron,” o “No me hablaron a mí”? ¿Cuántas veces se han lastimado sus sentimientos porque usted fue reprendido, o porque le entendieron mal, o porque no recibió el reconocimiento que pensó que merecía? En todos estos casos debemos recordar la escritura, “Y no hay para ellos tropiezo.” Quizás había razones buenas que usted no sabía, quizás no se le contó la historia verídica, o quizás alguien hizo una error. A pesar de las circunstancias, no podemos permitir que nuestros sentimientos sean lastimados. Debemos perdonar a otros aun antes que ellos nos pidan el perdón y aun cuando que ellos nunca lo pidan. Si en algún momento usted ha orado la oración modelo del Señor, ha pedido que Dios le perdone a usted en la misma medida con que usted ha perdonado a otros. No importa si una costumbre o si las normas de la etiqueta han sido infringidas, y no importa si usted tiene la razón o no, usted no puede dejarse ofender y negar de perdonar si usted mismo quiere ser salvo. Si amamos a Dios, entonces no dejaremos que nada nos sirva de tropiezo. Cueste lo que cueste, nunca nos tropezaremos. Hablando humanamente, esto es imposible, pero Dios nos da el poder de vencer. No digamos, “Yo estoy ofendido” o “alguien lastimó mis sentimientos,” sino oremos hasta conseguir la victoria sobre la situación.

Nuestra actitud cuando somos reprendidos.

Debemos mantener esta determinación en momentos de reprensión o corrección. El Salmista dijo, “Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas” (Salmo 25:4). Algunos tienen la actitud opuesta. Ellos sienten que nunca hay necesidad de que alguien les reprenda, regañe, o exhorte en ninguna manera. Sin embargo esto es contrario a la Palabra de Dios. Dios ha puesto el gobierno en la iglesia. (Véase el Capítulo XII.) Desde el más alto hasta el mas bajo, todos están sujetos a este sistema de gobierno. Aún Pedro y Pablo aceptaban la corrección de otros (Gálatas 2:11-14, Hechos 23:3-5). Los individuos que están opuestos al gobierno están en rumbo a la apostacía (II Pedro 2:10). Que nunca sea tan grande que no puede aceptar la admonición, la reprensión, o la exhortación. Inclusive, si usted es un creyente maduro o un ministro anciano, puede ser que podría necesitar ayuda para poder llegar al cielo. La actitud correcta es, “Gracias por tratar de ayudarme,” no “Bueno, Yo soy un santo de Dios lo mismo que usted, y yo conozco muchos errores que usted también ha hecho, entonces, ¿por qué está diciéndome esto?” Hebreos 13:17 dice, “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” Esta escritura se aplica tanto a los ministros como a los creyentes, y contiene algunas enseñanzas importantes. La primera es: Dios ha ordenado a líderes en la iglesia. Él ha organizado un sistema de gobierno eclesiástico. La segunda es: debemos ser humildes y obedientes. “Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios . . . Porque como pecado de adivinación es la rebelión” (I Samuel 15:22-23). La tercera es: el líder verdadero tiene una obligación de velar por el alma de usted. Si él ve algo que es pecaminoso o peligroso, tiene la obligación de decírselo a usted. Si usted está viajando por un camino erroneo, él le debe amonestar a usted. Usted debe aceptar esto sin enojarse; porque él solamente está cumpliendo su deber. La cuarta es: el líder es responsable a Dios. Él le debe amonestar a usted, pero no es responsable a usted. No importa si él le amonesta a usted o no, es algo entre él y Dios. Si usted escucha y se somete, es un problema entre usted y Dios. Finalmente, Dios será su juez. Si en Su opinión usted ha rebelado contra la autoridad que Él ha puesto sobre usted, entonces será algo no provechoso para usted. “La reprensión aprovecha al entendido, Más que cien azotes al necio” (Proverbios 17:10). Si usted es sabio, aceptará la reprensión. Basta unas pocas palabras si usted tiene la actitud correcta. Si usted piensa que no necesita la corrección, entonces se ha puesto a sí mismo en la posición de un escarnecedor o de un hombre malvado. Por otro lado, si usted es sabio, amará al que le reprende (Proverbios 9:7-8). Tanto él que le reprende come el reprendido deben tener una actitud correcta para que haya buenos resultados. ¿Puede un ministro ser reprendido? No hay nada en ninguna de las Escrituras que hemos citado que sugiera que un ministro está exento de estas directivas. Por supuesto, él debe ser reprendido por un ministro de una autoridad igual o mayor. De hecho, Pablo enseña a Timoteo que un ministro que vive en el pecado debe ser reprendido delante de otros para que todos puedan aprender (I Timoteo 5:20). Sin embargo, frecuentemente el caso es que cuando alguien es reprendido, él recibe tanta lástima y tanto consuelo de sus “amigos” que no se arrepiente pero en cambio llega a ser un rebelde. Cuando esto sucede, nadie aprende lo que Dios intentó que aprendiera por medio de la reprimenda. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia . . . que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina (II Timoteo 3:16, 4:2). De esto aprendemos que la Biblia es dada para la reprobación y la corrección. El ministerio es autorizado, y desde luego ordenado, a usar la Palabra para redargüir, reprender, y exhortar. Recordando esto, debemos siempre mantener una actitud correcta cuando recibimos una admonición. Debemos decir “Muéstrame tus caminos, Señor. Guíame a la perfección. Cuando cometo un error, envíame a alguien a corregirme. Házme darme cuenta de mis errores antes que sea demasiado tarde. Dame una buena actitud cuando escucho a sermones o a una reprensión personal. No me dejes formular excusas o tratar de justificarme. No me dejes rebelar, pero enseñame a obedecer. Dame líderes que me amarán tanto que me enseñarán y me corregirán. Enseñame tus caminos.”

El murmurarse y el quejarse.

Para completar nuestra discusión de las actitudes hacia nuestro liderazgo espiritual, debemos hablar de este tema. Los que murmuran y los que se quejan son impíos según Judas 15-16. La manera cristiana de tratar con ellos es de orar los unos para los otros, animarles los unos a los otros, y exhortar los unos a los otros. Pablo dice, “Haced todo sin murmuraciones y contiendas” (Filipenses 2:14). Si usted tiene un problema con otro hermano, el método bíblico de actuar es ir al hermano con quien usted no está de acuerdo y reconciliar la diferencia (Mateo 18:15). Es incorrecto quejarse y murmurar a otros ya sea por hablar o por escribir. Eso es sembrar la discordia (Véase el Capítulo IV). No se requiere mucho para hacer murmurar una persona ordinaria o una congregación. La incomodidad más pequeña, la falta temporal de agua, de alimentos, de ropa, o del dinero probará a todos. Si Dios no tiene control, somos presos de nuestros deseos, apetitos y pasiones. Considere el ejemplo de los Israelitas. Ellos comenzaron a mostrar sus disposiciones durante el segundo mes de su viaje en el desierto. Comenzaron a murmurar y a quejarse acerca de todo (Exodo 16:1-3). Sólo en el libro del Exodo hay doce quejas importantes que hizo Israel en contra del plan de Dios y en contra de su líder. No es nada extraño que ellos tenían que viajar más de cuarenta años en un viaje que debería haber tomado solamente unos meses. Su murmuración originó de la incredulidad y una falta de respeto para el liderazgo que Dios había nombrado. Judas 11 nos enseña que debemos evitar la contradicción de Coré. Este hombre criticó a Moisés y desafió su autoridad espiritual. ¿Qué sucedió? Dios hizo que la tierra se abriera y tragara a Coré y a sus seguidores. Cuando María y Aarón criticaron a Moisés, la Biblia dice que el Señor oyó su crítica (Números 12:2). María y Aarón eran mayores de edad que Moisés y eran parte de su propia familia, pero Dios siempre les reprendió. “¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?,” Dios preguntó. Como castigo, María se enfermó con la lepra por siete días. Esto nos enseña que no debemos murmurar y quejarnos, especialmente en contra del hombre de Dios. Pablo aprendió “a contentarme, cualquiera que sea mi situación” (Filipenses 4:11). Si usted siente que está siendo maltratado, el murmurar y el quejarse no son la solución al problema. La respuesta se halla en orar y en hablar directamente con la persona que está creando la situación. La venganza pertenece a Dios. Debemos dejar que Él busque la venganza cuando sea necesaria (Romanos 12:19). Un ejemplo excelente de la actitud correcta se halla en la relación que David tenía para con Saul. Ciertamente Saul le hizo mal a David, hasta el punto de tratar de matarle. Saul había pecado hasta que Dios le rechazó, y Samuel ya había ungido a David para ser el próximo rey. Pero, en dos ocasiones, David rehusó matar a Saul cuando él tuvo la oportunidad de hacerlo. Mientras Saul era rey, David no quiso hacerle daño. David esperaba hasta que Dios le sacó a Saul. ¿Se ve a usted mismo murmurando o quejándose? Aprenda a contentarse. Aprenda a orar. Aprenda a discutir las cosas con una actitud correcta, si es que la situación requiera una discusión. No hable acerca de las cosas con alguien si no va a sacar ningún provecho, si va a inflamar la situación, o si usted no puede hablar con un espíritu humilde, apacible y clemente. Quejarse es contagioso. También es una contradicción de la Palabra del Señor.

Los entremetidos.

Puesto que hemos hablado acerca de las actitudes hacia nuestros líderes espirituales, debemos hablar acerca de las actitudes hacia nuestros prójimos, especialmente nuestros hermanos cristianos. Un entremetido es alguien que tiene mucho interés en los asuntos personales de otros, uno que se entremete en los asuntos de otros, una persona que está ocupada con materias que no les deben interesar. I Pedro 4:15 nos dice que no debemos sufrir “por entremeterse en lo ajeno.” Pablo también advierte en contra de los entremetidos (II Tesalonicenses 3:11, I Timoteo 5:13). Según Proverbios 20:3, un entremetido es un insensato. Algunos pretenden saber un poco acerca de los asuntos de todos los demás. Ellos andan metido en toda clase de problemas. Muchas veces tratan de inmiscuirse con la disciplina de un individuo, y tratan de resolver los problemas del pastor para él. La mayoría del tiempo ellos no ayudan, pero simplemente agregan más leña al incendio. Aquellas personas son una maldición al barrio y una plaga a una iglesia. Estas personas tratan de averiguar todo lo que sucede. Sienten que son importantes y que lo saben todo. Realmente no se puede confiarles ninguna tarea importante que requiere mantener las cosas en confianza. Como resultado, un entremetido nunca es digno de formar parte del cuerpo ministerial. Debemos examinarnos a nosotros mismos para ver si tenemos la actitud de un entremetido. Si usted es por naturaleza un preguntón, debe dejar que el Espíritu Santo le libre de la curiosidad acerca de los asuntos referentes a las vidas de otros.

El orgullo y los ojos altivos.

Dios aborrece los ojos altivos (Proverbios 6:17). Él resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes (Santiago 4:6). El orgullo era el pecado que hizo caer a Satanás, y causará la caída y la destrucción de todos que lo guarden en sus corazones (Isaías 14:12-15, Proverbios 16:18). La vanagloria de la vida es una de las tres categorías básicas de la mundanalidad que tientan a los cristianos (I Juan 2:16). Juan el Bautista y Jesús predicaban sus sermones más duros en contra de la hipocresía y el orgullo de los Escribas y los Fariseos. Cuán notable es que estas declaraciones vehementes no eran dirigidas a los pecadores reconocidos sino a los líderes religiosos de su día. Por medio de esto sabemos que frecuentemente son las personas religiosas que son lo mas susceptibles al pecado del orgullo. Por lo tanto, los cristianos deben tener mucho cuidado de no dejar desarrollarse aquella actitud. Cuando hablamos de la santidad, es muy fácil llegar a ser santurrones y comenzar a criticar a otros. Esto es el orgullo y la hipocresía. Podemos tener la apariencia mas santa en el mundo, pero si estamos llenos del orgullo, no estamos bien en los ojos de Dios. Para ver un ejemplo de esto, lea la oración del Fariseo y compárela a la oración del Publicano (Lucas 18:9-14). Dios rechazó la oración piadosa del Fariseo, pero oyó el clamor sincero del corazón del Publicano. Hay dos advertencias que se deben dar. La primera es: no deje que el orgullo entre en su corazón como resultado de sus normas de santidad y su conocimiento de la verdad. La segunda es: no tenga ojos altivos. Los ministros son especialmente susceptibles en estas dos áreas. Puesto que Dios aun odia los ojos altivos, tenga cuidado con su comportamiento. Ministros, ¿se manifesta el orgullo en la manera en que usted habla con los creyentes, en la manera en que usted se sienta en la plataforma, o aun en la manera en que usted anda con la Biblia en sus manos? El orgullo es una cosa contra de la cual siempre debemos protegernos, por más espirituales que seamos. Mientras más exitosos seamos espiritualmente, lo más al diablo le gustaría hacernos orgullosos. Debemos ser humildes, pero no debemos manifestar la humildad falsa. Hemos visto a algunos que mostraban su humildad en una manera muy ostentosa. Intentaban probar a otros cuán humildes eran pero ellos realmente se enorgullecían con su supuesta humildad. Como prueba, si usted piensa que es realmente humilde, entonces es muy probable que no lo es. Cuando usted piensa que por fin ha logrado la humildad, entonces usted acaba de perderla. La manera de erradicar el orgullo y los ojos altivos es orar. Póstrese delante de Dios. Cáigase delante de Él. Ore hasta que solloce. Confiese sus pecados y piense de cuán indigno es de haber disfrutado de la misericordia de Dios. Este tipo de oración no se cuenta en minutos sino en horas. Después que usted haya quebrantado por completo su espíritu, levantése y no deje que nadie tenga conocimiento de aquella oración y de aquella experiencia. Esta experiencia debe ser renovada periódicamente a fin de protegerse del orgullo. Hay dos temas más que merecen un trato especial en nuestro día. Puesto que podemos tratarlos desde el punto de vista de las actitudes, los incluimos en este capítulo.

Las actitudes hacia la liberación feminina.

Hay algunas puntos acerca de este movimiento que están de acuerdo con la Palabra de Dios, pero hay muchas cosas que no están de acuerdo. Por el lado positivo, la Biblia enseña que la mujer es tan importante que el hombre. Ella es de igual inteligente y valor al plan de Dios. En Cristo no hay tratamiento desigual del varón y de la mujer (Gálatas 3:28). Através de la Biblia, Dios ha usado a mujeres como profetisas, jueces, maestras, diaconisas, y obreros en el evangelio (Jueces 4:4, Isaías 8:3, Hechos 18:26, 21:9, Romanos 16:1, Filipenses 4:3). Aplicando esto a la vida diaria, creemos que si una mujer tiene un trabajo secular ella debería recibir el mismo sueldo como un hombre que hace el mismo trabajo, suponiendo que ambos estan desempeñando igualmente bien. Habiendo dicho eso, todavía debemos reconocer que, según la Biblia, una mujer debe estar sujeta a su propio esposo (Efesios 5:22, Colosenses 3:18, I Pedro 3:1). Puede haber únicamente una sola autoridad final en cualquier unidad, y Dios ha elegido al esposo para ser la autoridad final en el hogar. Conjuntamente con esa autoridad, el esposo también tiene la responsabilidad definitiva de proveer por su familia. Él debe amar a su esposa como Cristo amó a la iglesia y debe honrarle (Efesios 5:25, Colosenses 3:19). De otra manera, sus oraciones serán impedidas (I Pedro 3:7). La mujer vino del costado del hombre, no de su cabeza ni de sus pies. Ella no debe guiarle ni debe estar debajo sus pies, pero debe ayudarle (Génesis 2:18). Si es casada, unas de sus responsabilidades primordiales son de ayudar a su esposo y de cuidar a sus hijos. La Biblia apoya fuertemente al matrimonio y al hogar, mientras condena a las relaciones sexuales fuera del matrimonio, la homosexualidad y el lesbianismo (Véase el Capítulo IX). A causa de esto, mucho que está relacionado con el movimiento de la llamada liberación feminina está opuesto a la Biblia. Existe todavía la pregunta, ¿están sujetas las mujeres a todos los hombres? ¿Puede imponer cualquier hombre autoridad sobre cualquier mujer? La respuesta es “No.” Una mujer está sujeta solamente a su propio esposo. Otro hombre tiene autoridad sobre una mujer solamente si tuviera aquella autoridad sin considerar el género. Según Pablo, una mujer que ocupa un puesto en el liderazgo debería someterse a los hombres que tienen autoridad sobre ella. Pablo no permitía que las mujeres interrumpieran una asamblea pública para hacer preguntas- un privilegio que frecuentemente tenían los hombres en aquellos días (I Corintios 14:34-35, I Timoteo 2:11). Él reconocía el derecho de las mujeres de profetizar (un comentario inspirado) en público si lo hicieran bajo la autoridad de los hombres y no por medio de la usurpación (I Corintios 11:5, I Timoteo 2:12). En asuntos espirituales, una mujer debe seguir el liderazgo de su esposo si él está lleno del Espíritu Santo. Aún cuando él no está lleno del Espíritu Santo, ella lo debe reconocer como la cabeza de la familia a fin de ganarle para Dios (I Pedro 3:1-2). Sobre asuntos de convicciones personales, de doctrina, y de experiencia espiritual, una mujer debe ser fiel a sus propias creencias individuales puesto que Dios últimamente juzgará a todos sobre una base individual.

Las actitudes en las reuniones de la iglesia.

Se hablará más profundamente acerca del tema de la organización, el gobierno, y la autoridad en la iglesia en el Capítulo XII. En esta sección queremos analizar la primera conferencia general de la iglesia en los Hechos 15, para ver como se llevó a cabo. En aquella conferencia un punto polémico e importante tuvo que ser decidido; específicamente, qué prácticas de la ley de los Judios eran obligatorias para los cristianos gentiles. Los delegados se fueron a Jerusalén donde se encontraron con los líderes y pastores allí-los apóstoles y los ancianos (vs. 2- 4). Ambos lados discutieron y disputaron por un largo tiempo, siendo representadas las mayores ideas (v. 7). Finalmente, ellos llegaron a una decisión que la iglesia como un cuerpo completo acordó de apoyar. Se enviaron cartas a las diversas congregaciones informándolas de la decisión que se había acordado (15:23, 16:4). Nótese que ellos obraron juntos como un grupo después de la decisión a pesar de las agudas diferencias de opinión que habían existido originalmente. Ellos también obraron juntos como un grupo para enviar cartas de recomendación y para recoger ofrendas especiales (Hechos 18:27, II Corintios 8:19). Ellos amaban el uno al otro, ayudaban el uno al otro, y aun reprendían el uno al otro cuando veían la necesidad. Pablo reprendió a Pedro y a los otros “cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio” (Gálatas 2:14). Lo que tuvo lugar en los Hechos 15 fue una discusión democrática en que una mayoría de los hermanos formuló una decisión bajo la influencia del Espíritu Santo (v. 28). Después de tomar aquella decisión, la iglesia se unió en observarla. La democracia a menudo se entiende mal cuando tenemos reuniones hoy en día. Significa ceder mucho en cuanto a los puntos no doctrinales. No significa que podemos hacer lo que nos da la gana y nunca escuchar a los otros. Cuando una mayoría de los hermanos quiere hacer algo y usted no, usted debe aceptar la decisión con una buena actitud. Esto significa que no debe haber murmuraciones o quejas, porque en otro caso usted será culpable de sembrar discordia. La actitud correcta es de cumplir con la decisión mayoritaria sobre los asuntos no doctrinales. Si usted tiene confianza en sus hermanos, entonces es fácil creer que Dios puede influir a una mayoría de ellos en la dirección que Él quiere que ellos tomen. Si usted ama a sus hermanos, accederá a los deseos de la mayoría. A la vez, los líderes no pueden tener una actitud de orgullo que dice, “Yo soy el líder, entonces hagan tal como yo les digo.” Pedro mismo dice al ministerio que no deben ser señores sobre los que están a su cuidado, pero deben ser ejemplos a la grey (I Pedro 5:3). Tanto los ministros como también los creyentes deber mostrar el amor fraternal, “en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros” (Romanos 12:10). ¿Cómo se debe llevar a cabo una convención? Los participantes no deben enojarse y no deben estar molestos, resentidos, o provocativos. ¿Cómo pueden portarse así y después levantarse y predicar a la gente? ¿Cómo pueden tener un llamamiento a ayudar a otros cuando ellos mismos no pueden estar en harmonía el uno con el otro? Una conferencia debe ser una reunión donde hay algo de negocios de tratar, pero también debe haber confraternidad, sanidad, avivamiento, y un derramamiento del Espíritu Santo. Debe haber un tiempo para fortalecer las convicciones y para escuchar a otros predicando la doctrina que amamos. Es tan refrescante oír a alguien explicar la verdad en una manera de la cual que podemos decir, “Así creo yo también.” De esta manera, una conferencia es un tiempo para el aliento mutuo, no un tiempo para el chisme, la murmuración, las quejas, o las disputas. Debemos protegernos en contra de una actitud terca. Tenga cuidado al darse cuenta que usted mismo está diciendo, “Bueno, de todos modos lo voy a hacer lo” o “Si ellos no lo hacen a mi manera, yo no voy a participar” o “Yo no necesito que nadie me diga lo que yo debo hacer.”

El aspecto más importante de la santidad.

Al concluir este capítulo, debemos recordar que una actitud correcta es singularmente el aspecto más importante en cuanto a la santidad. Un individuo que tiene una actitud humilde y está apto de aprender y tiene un deseo genuino de vivir para Dios siempre puede ser guiado a una verdad mas profunda. La santidad interior conducirá hacia la santidad exterior, pero no se hace al revés. Frecuentemente olvidamos esto porque es tan fácil de observar y de comparar las normas de la santidad exterior, pero es más difícil discernir la santidad interior. Muchas veces la santidad externa es la parte más fácil de obedecer, mientras las actitudes y los espíritus son más difíciles de controlar. Mientras usted lee el resto de este libro, recuerde que una actitud mala impedirá que usted entre en el cielo tan ciertamente como cualquier violación de la santidad externa o cualquier hecho pecaminoso que usted pueda cometer físicamente. Debemos examinar nuestros corazones para ver si existe allí el orgullo, las murmuraciones, la siembra de discordia, la amargura, la ira y otras actitudes perversas que destruirán nuestra santidad. Sería tan triste si un cristiano, y especialmente un ministro, quien ha nacido de nuevo y quien presenta un buen ejemplo externamente, perdiera su experiencia con Dios a causa de alguna actitud que él haya permitido entrar en su corazón.