Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

   MENTE

    COMO TE VES TE SIENTES

 

Para ser bella lo primero que se tiene que hacer es sentirse bella, recuerda el gran dicho de "como te ves te sientes". Debes aceptarte a tí misma, gustarte, quererte y consentirte.

La belleza viene desde dentro; una persona físicamente bella no tiene garantizado nada, pues el físico pasa a segundo plano en una verdadera relación y un amor sincero. En la medida en que tu belleza interna se fortalezca, la externa también lo hará, ya que no te preocuparás tanto por cómo te ves, sino por cómo te sientes. Si tu te aceptas tal y como eres, sin querer ser una modelo o ser igual a alguien, tu vida será mucho más fácil.

La cantidad de energía que empleabas en preocuparte por tu apariencia podrá ser utilizada en aprender a quererte, en entender que tú eres única, no hay nadie igual a ti y por ello eres maravillosa. Puede ser que te disguste algo de tu físico, pero no sufras por ello; si tienes llantitas propónte hacer ejercicio, una buena dieta y bajarlas, más no llores por tenerlas y sigas comiendo chocolates para consolarte. Las personas deben apreciarte por lo que eres, por tu compañía, tus palabras y tu forma de ser, pero no culpes a los demás si tu misma no te aprecias.

Haz la prueba, en vez de criticarte tanto trata de verte en el espejo y decir "¡que bien me veo hoy!" Y diario repítete que te gustas, que eres bonita, inteligente y una persona valiosa y con derecho a amarse y dar amor a los demás. Si lo practicas verás que se vuelve un estilo de vida el sentirte bien y esto te dará seguridad.

Con seguridad en tí misma reflejarás una belleza maravillosa, mucho más impactante que la que el maquillaje y la ropa pudieran crear.

Este es el primer paso de la belleza, profundizar y darnos cuenta que viene desde adentro, que es mucho más importante que verse guapa en una fiesta o gustarle a un hombre. Necesitamos gustarnos a nosotros mismos y entender que no importa verse mejor que alguien o gustarle a las personas, sino sentirse bien y no requerir de la aprobación externa para aceptarte.