Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

DOBERMANN.VEA

Facultades

Esta raza se complementan con un carácter fiel, valiente y defensor, aunque en ocasiones puede resultar algo agresivo. Se enfrenta a los desconocidos y defiende a su amo ante cualquier circunstancia, sin importarle la fuerza o el poderío de su adversario. Desde su más tierna edad da muestras de su fiereza e instinto dominador. Hacia los 3 ó 4 meses los cachorros intentan, por lo general, imponer su voluntad gruñendo y mostrando sus dientes.Esta manifestación debe ser reprimida inmediatamente, sin brutalidad, pero con firmeza. Una vez que el amo se ha impuesto, el Dobermann se muestra como un perro sumiso, afectuoso, de una indefectible adhesión y siervo de un sólo amo. Dificilmente tolera los cambios de propietario, y si esto sucediera, se mostraría reservado, uraño e incluso agresivo.
Entre las cualidades de esta raza se encuentra un ansia insaciable de aprender, lo que le hace especialmente atractivo para los adiestradores; ejecuta órdenes rápidamente y su inteligencia le permite captarlas de inmediato. Además, es un perro que con el tiempo ha logrado alcanzar un gran equilibrio psíquico, aunque algunos se empeñen en inventar "leyendas negras", como esa que asegura que se vuelven locos porque su cráneo es incapaz de albergar debidamente su cerebro que crece con los años; esto es mentira.
Las relaciones que mantiene con el resto de los perros son nulas, no le gustan sus congéneres y puede mostrarse tremendamente impertinente si le molestan. Sólo si desde cachorro se acostumbra a convivir con otras razas y a relacionarse con sus compañeros de especie, es posible evitar que el Dobermann se convierta en un animal pandenciero y/o mordedor. Su actitud hacia las personas, aunque es reservado con los extraños, es dócil, atento, cariñoso con todos los miembros de la familia, y con respecto a los niños actúa como una auténtica niñera, fiel, cariñosa y protectora.
Desgraciadamente, el Dobermann ha adquirido muy mala reputación, debido a que algunos criadores potencian su agresividad natural, creando perros insociables que enturbian la auténtica personalidad de la raza. A la hora de escoger un cachorro debe evitarse cualquier signo de nerviosismo, cobardía o agresividad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pagina Principal Historia Fotos Inicio