Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

PROYECTO DE LEY No. 90

QUE CREA Y ORGANIZA EL SISTEMA PENITENCIARIO

..................................ANTECEDENTES  

                                              

Constitución de 1904:

En el artículo 45 se establecía que las cárceles eran lugares de seguridad y expiación, no de castigo cruel; por lo tanto, es prohibida toda severidad que no sea necesaria para la custodia y la enmienda de los presos.

Este artículo no era claro, ya que dejaba la libre interpretación de “medidas necesarias para la custodia y enmienda de los presos”. La severidad tenía un límite pero no es especificada.

 

Constitución de 1941:

Sólo se cambió la numeración del artículo 45 al artículo 35 y se conservó el texto integro.

 

Constitución de 1946:

Artículo 28 “ Las cárceles son lugares de seguridad y de regeneración. Se prohíbe en ellas toda severidad que no sea necesaria para los fines expresos”.

Tampoco se limita el concepto de severidad ni introduce nada con respecto a la integridad humana.

 

Constitución de 1972:

Se experimentan cambios en todos los estamentos gubernamentales y también por consiguiente en el sistema carcelario.

Artículo 28: “El sistema penitenciario se funda en principios de seguridad, rehabilitación y defensa social. Se prohíbe la aplicación de medidas que lesionen la integridad física, mental o moral de los detenidos.

Se establecerá la capacitación de los detenidos en oficios que les permitan reicorporase últimamente a la sociedad”.

Actualmente nuestro sistema Penitenciario se rige por la Ley 87 de 1941. Ley esta que no es cónsona con nuestra realidad.

Los centros penitenciarios carecen de personal preparado y calificado para cumplir con sus funciones tanto de custodia, vigilancia como también su función de resocializar a los internos. El elemento principal del centro penitenciario son los funcionarios, quienes en la mayor parte de las situaciones tienen el contacto directo y diario con los reclusos.

No existe una clasificación de los internos excepto la clasificación de sexos, por enfermedades contagiosas y de los homosexuales, pero a los delincuentes primarios y reincidentes no se les tiene una separación.

Los privados de libertad son constantemente sometidos a vejaciones, torturas, castigos que son prohibidos por los Convenios Internaciones de Derechos Humanos.

Otros de los grandes problemas que existe en nuestro sistema penitenciario es que no existe un régimen penitenciario que realmente garantice la seguridad de los internos, del personal y de los familiares.

La importancia de la labor del custodio es la de vigilar a los internos, cooperar en su rehabilitación y resocialización de los mismos. Los custodios deben tener conocimientos básicos indispensables ya que se convierte en parte activa de la institución.

Así mismo hay problemas en el área de salud, alimentación, infraestructura, no se cuenta con tratamientos adecuados para la rehabilitación de los internos.

Desde hace dos años un grupo de entidades como Alianza Ciudadana, Defensoría del Pueblo, Iglesia Católica, Iglesia Evangélica, Ministerio Público, La Dirección General del Sistema Penitenciario, Comisión de Justicia y Paz, Organo Judicial han venido trabajando en el proyecto de Ley No. 90 que actualmente se haya en segundo debate ante el Pleno de la Asamblea Legislativa.

Esta Ley moderniza, reglamenta e incorpora figuras nuevas como el Juez de Ejecución de Penas y el Fiscal de Vigilancia.

El Juez de Ejecución de Penas es una figura garante del cumplimiento de las penas de los condenados, ejercerá una función de control jurisdiccional cuando se afecten derechos, beneficios de los privados de libertad.

También puede recomendar permisos de salida a los internos, disminución de condenas cuando el caso lo amerite.

En el Proyecto de Ley No. 90 resuelve el problema de la clasificación de los centros penitenciarios y establece que los detenidos preventivamente se ubicaran en un lugar distinto de los que están cumpliendo condenas. Este punto es de gran importancia ya que en Panamá se abusa de la detención preventiva ocasionando el hacinamiento en los centros penitenciarios. Se deben implementar en Panamá las medidas sustitutivas de la prisión como lo son: la libertad condicional, probation, parole entre otras.

Entra a regular la Carrera Penitenciara; los requisitos para ser Director del Sistema Penitenciario al igual para ser Director del Centro Penitenciario; establece un Consejo de Política Criminal; las atribuciones de la Junta Técnica; reglamenta el área de educación, trabajo, alimentación, salud, ayuda post-penitenciaria; así como también establece los derechos y obligaciones de la población penitenciaria; establece cuales son las faltas disciplinarias graves y leves y además quién es la autoridad sancionadora y su procedimiento.

En conclusión de aprobarse este Proyecto de Ley se daría un gran paso en la legislación penitenciaria y sentaría las bases para un ordenamiento claro, preciso y con beneficios tantos para los privados de libertad, como para el personal que labora en los centros penitenciarios, a los familiares de los detenidos y a la sociedad en general.