Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

COMENTARIO SOBRE LA PELICULA “PADRE NUESTRO”

 

“PADRE NUESTRO” (de Aisling Walsh, 2003) es el título comercial que recibe en México la adaptación fílmica de la novela “Song for a Raggy Boy” (Canción por un chico andrajoso), una obra autobiográfica de Patrick Galvin, literato de renombre en Irlanda.

 

 

La educación abusiva retratada en el cine.

 

La acción se desarrolla en 1939, al término de la Guerra Civil española, cuando William Franklin es contratado como el único profesor laico es una escuela-internado de los Hermanos de las Escuelas Católicas, dedicada a San Judas, en algún pueblo irlandés Franklin combatió contra el fascismo franquista y después, en busca de trabajo, se encontró de nuevo en un ambiente fascista.

 

Para el hermano John, prefecto del reformatorio, los niños no son seres humanos con inteligencia, sino brutos animales a los que hay que domar, corregir, castigar y educar a base de golpes. En cambio para el señor Franklin los chicos pueden ser redimidos y educados a través de la literatura, por lo que se dedica pacientemente a alfabetizarlos y luego acercarlos a las grandes obras de la narración y la poesía.

 

La película no va más allá de un profesor enormemente bueno y otro terriblemente malo. Los dos adolescentes, Liam y Patrick, son mucho más verosímiles y naturales en su actuación que los mismos adultos.

 

Con todo, uno llega a imaginar lo que en verdad pudieron ser estos reformatorios católicos que perduraron en Irlanda hasta 1984, siguiendo fielmente aquel dicho de que “la letra con sangre entra”.

 

El abuso del poder y de la autoridad religiosa, “en nombre de Dios”, siempre será una  vergüenza para la Iglesia y una tentación que hay que rechazar en el camino del Evangelio; sin embargo, la seriedad de este problema pide precisamente eso: rigor, investigación y calidad en la narraciones e historias que lo aborden. De otro modo, también puede ser aquí aquello de “no usar el nombre de Dios en vano”.

 

La correccional católica de los hermanos de San Judas es un acercamiento a una época y a una noción religiosa que todos deseamos no se repitan. Las películas pueden ayudarnos a comentar lo que cada uno piensa sobre educación, autoridad, poder, corrección, la realidad actual de los jóvenes, el sentido de las faltas y del pecado, y sobre aquel Dios en quien creemos y que nos invita cada día a caminar en la vida con plenitud de humanidad y con responsabilidad.

 

Profra. Hortensia Elías I