Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

ÓRGANOS PROTECTORES:

Los órganos protectores son: las cejas, los párpados, la órbita y la conjuntiva.

• Las cejas: Son unos pelos colocados sobre las arcadas orbitarias, y están destinados a impedir la caída del sudor de la frente sobre el ojo.

• Los párpados: Son dos repliegues cutáneos y móviles, que recubren el globo ocular, protegiéndolo de los agentes externos. Los bordes de los párpados llevan unos pelos rígidos llamados pestañas destinados a impedir que penetren cuerpos extraños.  En la parte posterior del borde libre palpebral se ubican los orificios excretores de las glándulas de Meibomio.

Los párpados están formados, de adelante hacia atrás, por:

o       La epidermis: constituida por epitelio pavimentoso estratificado y queratinizado

o       Un plano de tejido celular subcutáneo, donde se localizan los edemas y hematomas palpebrales)

o       Un plano muscular (fibras del orbicular)

o       Un plano fibroelástico (tarso)

o       Un tejido conectivo laxo donde se encuentra el músculo de Müller

o       El plano de conjuntiva tarsal

Órbita: Es una cavidad en forma de pirámide cuadrangular, con el vértice hacia el interior, y la base hacia el exterior, el fondo lleva unos agujeros por donde pasa el nervio óptico y vasos sanguíneos. Situadas debajo de la frente entre el cráneo y la cara y que contienen el globo ocular y sus anexos; está formada por los huesos frontal, etmoides, esfenoides, unguis, maxilar superior, palatino y malar

• Conjuntiva: Es una membrana delgada, transparente que recubre sin interrupción la cara interna de los párpados y después de formar un pliegue, recubre la parte anterior del globo.