Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Historia de la Moneda de Costa Rica


Historia de la Moneda

Billetes

Monedas

Los primeros instrumentos de intercambio

La Costa Rica precolombina tuvo una intensa actividad comercial en mercados o ferias. Ese comercio requería el empleo de dinero. El cacao y el maíz -especialmente el primero de ellos- se usaban como dinero, y tal uso habría de conservarse durante la épocacolonial.

En 1719 el Gobernador Diego de la Haya escribió al Rey: "La moneda corriente es el grano de cacao, sin que se conozca el real de plata".

 

El período de Reyes Católicos

Durante el primer período colonial, la moneda que se usaba en América proceía exclusivamente de los cuños de España, especialmente los de Segovia y Sevilla. Cristóbal Colón, en su diario, menciona excelentes de oro y reales de plata, lo que hace suponer que estas monedas pudieron acompañar a los descubridores y a los primeros conquistadores.

 

Monedas coloniales

En 1536 fueron producidas las primeras monedas de la América colonial en la ciudad de México, sede del Virreynato de la Nueva España. Luego fueron autorizados los cuños de Santo Domingo (1542), Lima (1568), y Potosí (1574), La Plata (1577).

La rudimentaria maquinaria y la poca experiencia hicieron que se produjeran monedas muy irregulares. Estas dificultades condujeron a cortar las barras de metal en distintas formas, en monedas provistas de sellos y emblemas oficiales, las cuales fueron llamadas "cortadas" o "macuquinas".

No fue sino hasta 1733-1734 que se produjeron las primeras nmnedas redondas con borde de cordoncillo. Las primeras fueron llamadas "pilares" por tener grabadas las columnas de Hércules, y las segundas fueron llamadas "bustos", debido a que se decidió incorporarles la efigie del reinante.

 

Primeras monedas acuñadas de Centro de América

La importancia que, con sobrada razón, daban los colonizadores al establecimiento de un cuño en cada una de las regiones en que residían, se vio manifiesta en Centroamérica en 1733 al fundarse el Real Cuño de Guatemala. Las máquinas que llegaron habían estado utilizándose antes en México para producir moneda macuquina.

No fue sino hasta 1754 que en Guatemala se pudo producir la momeda redonda. L circulación de moneda macuquina no se prohibió en Guatemala sino hasta en 1873.

 

La primera moneda de Costa Rica

Al iniciar Costa Rica su vida independiente, conservó, como las otras repúblicas, el sistema monetario español. Pronto se sintió la necesidad de una moneda nacional, y para tratar de satisfacerla se fundó una "Casa de Rescate" en 1824. La administración de don Juan Mora Fernández decide confiarle al ciudadano Mateo Urandurraga y Basagnan el establecimiento de un cuño provisional para la producción de monedas en el Ingenio Los Horcones.

La moneda de oro de Los Horcones no logró tener el crédito para su aceptación, y pronto el Gobierno Federal ordenó suspender la acuñación en Costa Rica hasta que "vengan matrices tales que igualen la moneda a la de la Capital".

No obstante la insistencia del Gobierno Federal, la moneda de oro de Los Horcones continuó circulando hasta 1833, cuando en forma definitiva se ordenó su rescate y se prohibió su circulación.

 

Escudos y reales del Centro de América

Comprendiendo el Gobierno del Estado que los esfuerzos hechos durante cinco años para establecer la Casa de la Moneda no habían dado resultado, compró el 7 de Febrero de 1826 una maquinaria para acuñar moneda, la cual fue importada de Perú y llegó a Puntarenas el 8 de Octubre del mismo año.

Al misrno tiempo, el Gobierno envió a Guatemala a don Félix Mora para aprender el oficio de ensayador y a don José Mora para el de grabador. Don Félix regresó después de un tiempo trayendo los troqueles con su nombre, por lo cual las primeras monedas tienen la letra F.

El Estado por fin logró valerse por sí solo y el 13 de Octubre de 1828 decretó el establecimiento de la Casa de la Moneda.

La Casa de la Moneda solo acuñaría oro y plata por cuenta del Gobierno, a la ley de 21 quilates para el oro y 10 dineros (20 granos) para la plata. El escudo de oro valdría dos pesos y el peso de plata, llamado también real de a ocho, valdría ocho reales.

La Casa de la moneda inició sus operacivnes el 2 de Enero de 1829, usando los troqueles para monedas de oro traídos de Guatemala por el ensayador don Félix Mora con fecha 1828. La acuñación de plata comenzó el año 1832, usándose troqueles traídos clo Guatemala con fecha 1831.

Así produjo la administración de don Juan Mora Fernández la primera emisión normal de moneda de nuestro país.

 

Nace el Estado de Costa Rica

En Diciembre de 1839 el gobierno de don Braulio Carrillo reorganiza la Casa de la Moneda y, entre otras medidas, decide incorporar "un árbol que figure al del café" en la moneda de oro y "al de tabaco" en la moneda de plata. El 21 de Abril de 1840 dispuso "... que disueltos los lazos federativos que unieron este Estado a los demás de Centro América y recobrada su soberanía es ya impropio el uso del pabellón y armas nacionales", y acordó que "el escudo de armas del Estado será una estrella radiante, colocada en el centro de un círculo de fondo celeste y con la inscripción en la circunferencia de Estado de Costa Rica." Dispuso también que la moneda llevara el mismo escudo. Solamente se acuñaron dos tipos de moneda: la de un escudo en oro y la de 1/2 real en plata.

Al descubrirse en 1841 moneda falsificada se ordenó habilitar toda la plata extranjera en circulación sellándola con el escudo del Estado y sacándole un pequeño bocado para "compensar el trabajo". Tal fue el origen de la moneda con hueco u horadada.

El 23 de Diciembre de 1841 se acordó también resellar la moneda de oro acuñada en el Estado o que tuviera el escudo de armas de Centro América "sin gravamen alguno" por lo cual no fueron perforadas.

La moneda de 1 escudo de 1842 fue retirada de la circulación por decreto del 27 de Marzo de 1843

 

Contramarcas de 1845-1849

La constante circulación de moneda falsificada condujo a la necesidad de habilitar o resellar la moneda para indicar su legitimidad. Por otra parte, por la escasez general de moneda hubo que autorizar la circulación de monedas acuñadas en otros países.

En Noviembre de 1845 se autorizó la circulación de pesetas espariolas en su eduivalente de dos reales cada una. Este resello es doble: en el anverso, sobre el escudo español, aparece un árbol de café con la inscripción "Habilitada por el G.O." y en el reverso un busto de mujer con inscripción "Costa Rica 2.r.".

Una nueva contramarca fue acordada el 15 de Octubre de 1846, la cual debería ponerse en ambas caras de las monedas macuquinas, indicando el número correspondiente al valor de ellas. En el anverso aparece el valor al lado del árbol, y por el otro un resello hecho con el troquel de la moneda de oro de 1/2 escudo. Adicionalmente se ordenó añadir un 4 en la moneda de cuatro reales y un 8 en la de ocho reales. Así fueron habilitadas monedas de Nueva España, México, Bolivia y Guatemala, entre otros países.

Por último el Gobierno se propuso sustituir con moneda redonda y nacional la macuquina existente en el país, y que en su mayor parte se consideraba falsa. En Julio de 1849 dispuso prohibir su circulación y ordenó su rescate. A la vez se mandó resellar con punzón circular pequeño con un león pasante en el centro, y con inscripción "Habilitada por ei Gobierno", las piezas de 2 reales, 1 real y 1/2 real acuñadas en el país en 1849. Las monedas de un escudo y 1/2 escudo fueron reselladas en Enero de 1857 y, sin precisar I; fecha, se resellaron en el anverso las monedas inglesas de one shilling y sixpence.

 

Primeras monedas de la República

En 1847 se acuñó nuestra primera moneda conmemorativa, en honor a la nueva Constitución promulgada en Enero de ese año. Esta rnoneda de 1 real tiene por el anversario el rostro de una joven india. Usando este mismo troquel se fabricaron monedas de 1849 s 1850, siendo esta la primera ocasión en que en nuestra moneda aparece la denominaciór. República de Costa Rica.

La joven República comienza a producir sus primeras monedas de oro, en donde se destaca la figura de una india en pie, apoyada en un pedestal, con la inscripción "15 Setiembre 1821". La moneda de plata se designa con el nombre de peso fuerte. Contiene un árbol de encina sobre un terreno figurado. Se estipula que el nuevo escudo esté rodeado de "trofeos de guerra", los que se usaron efectivamente en las monedas de plata, pero de los cuales se hizo caso omiso en las de oro. Es curioso observar que este error persistió inadvertido en varias emisiones hasta el año 1906, en que el Presidente González Víquez lo corrigió.

 

Centavos cobre y plata

La administración de don Jesús Jiméncz implanta el sistema decimal en los valores de la moneda e indica que pondrá en circulación moneda de cobre o níquel, fraccionada de la manera que crea más conveniente. Así es sustituído el patrón escudo de oro y real de plata por el sistema decimal.

 

Pesos de oro

La administración de don Tomás Guardia establece características muy exactas de clase, ley, peso, tolerancia y diámetro a las monedas del país, por medio de decreto del 1 de Abril de 1871.

De las monedas de cinco pesos de 1873 existen dos tipos que, siendo iguales en el anverso, difieren en el reverso. En la más corriente el valor está expresado en letras: "cinco pesos"; en el segundo tipo, que es raro, el valor está expresado en números: "5 pesos".

 

Fin de la era del árbol de encina

En Marzo de 1880 se sustituye el tipo de nuestra moneda. La nueva moneda llevará grabada en el anverso las armas de la República y el año de su acuñación, y en el reverso indicará el valor de la moneda al centro de dos ramas entrelazadas.

Quedó asï suprimida la figura del árbol de encina.

 

El medio peso y la contramarca de 1889

Después de 1876 la Casa de la Moneda continuó acuñando pequeñas cantidades de plata. Pero en 1887 el Ministro de Hacienda hace notar la urgencia de remediar la falta de moneda fraccionaria, evitando la circulación - a que se han visto obligadas la Compañía del Ferrocarril y otras empresas- de medallas de níquel y de cobre por valor nominal de cincuenta, veinticinco y diez centavos. Así las cosas, en Octubre de 1888 se contrata con la Casa Heaton & Cía., de Birmingham, Inglaterra, la acuñación de monedas de cincuerita, veinticinco y diez centavos. Al resultar el peso de la moneda de cincuenta centavos menor al legal, por un error en el pedido, el gobierno decide reacuñarlas.

A principios de 1889 se dispuso el resello de monedas colombianas de 835 milésimos de fino.

 

Nuevo fracaso de la Unión Centroamericana

A pesar del fracaso de la Federación de Repúblicas de Centro América y de los posteriores esfuerzos, democráticos y por la fuerza, de unir a Centroamérica, todavía hubo quienes en 1889 acuñaron monedas de una "Unión Centroamericana". Los valores de uno y dos centavos tuvieron poca aceptación y por ende circulación.

 

La era del Colón

A finales de 1896 el gobierno de don Rafael Iglesias adoptó el oro como base del sistema monetario, en sustitución de la plata, y estableció el colón como unidad monetaria. Se acuñarían en oro los múltiplos de colón y en plata solamente las fracciones de colón, que se llamarán céntimos.

Este patrón sería abruptamente interrumpido por la Primera Guerra Mundial.

En Setiembre de 1917 se modificó la Ley de Moneda, autorizándose la acuñación de monedas de plata, bajando la ley de 500 milésimos de fino, y autorizando la acuñación de piezas de cobre o de níquel de diez y cinco céntimos.

No bastando las medidas decretadas en 1917, hubo que resellar monedas de ciencuenta centavos y convertirlas en un colón, y lo mismo hacer con monedas de veinticinco centavos, convirtiéndolas en cincuenta céntimos, en 1923.

Se dice que son contadas las monedas de cincuenta céntimos de 1917 que se salvaron del resello de 1923.

A partir de 1917, y con raras excepciones aquí exhibidas, nuestro país dejó de acuñar moneda de oro y plata, adoptando bronce, cupro-níquel, acero inoxidable y por último aluminio para acuñar la moneda nacional.

La última moneda de plata que circuló fue la de venticinco céntimos de 1924.

Nuestra Casa de Moneda fue cerrada definitivamente el 17 de Enero de 1949, siendo las últimas monedas acuñadas las de diez y cinco céntimos en cobre, de fecha 1947.


Home PageMoneda de Costa RicaArtículos - NoticiasEnlacesIntercambio - Contactos