Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Sitio Filosoifia

 

 

ANAXIMENES

Parte 1

En relación con la vida y la obra de Anaxímenes se nos plantea la duda acerca de si la tradición supo sobre este punto más cosas de la que nos cuenta Teofrasto, el cual se limita a decir que fue discípulo de Anaximandro. En este contexto, los datos transmitidos unicamente nos permiten saber que fue de Mileto y que tuvo su acmé ( período de mayor intensidad intelectual ) durante la fecha de la toma de Sardes, en el año 546, precisamente el año en que muere Tales.

Se supone que fue más joven que Anaximandro y que es dificil que su vida se prolongara muy dentro del siglo V ( Mileto será destruida en el año 494 ). Nada más sabemos de la vida de Anaxímenes. Tampoco sobre sus actividades prácticas. Unicamente sabemos, por los juicios transmitidos sobre su estilo literario, que escribió un libro en dónde podía contrastrarse su dicción simple y concisa con la terminología un tanto poética de Anaximandro.


Nuestra información sobre Anaxímenes depende casi totalmente de Teofrasto el cual, según Diógenes Laercio, habría escrito una monografía sobre él. De Aristóteles unicamente tenemos 3 citas que se refieren a Anaxímenes.


Para Anaxímenes, el aire era la substancia básica y originaria del mundo. Ese aire cambia por condensación y por rarefacción. Anaxímenes escogió el aire como principio originario, (arjé) de donde procede todo, debido a que podía convertirse en cualquiera de los otros elementos del mundo, como mar o tierra, sin perder su propia naturaleza. Simplemente se condensaba o se rarificaba pero conservando siempre su identidad. Con este planteamiento, Anaxímenes creía resolver las objecciones que Anaximandro había hecho a Tales y que le había impulsado a postular como principio originario a algo indefinido (lo ápeiron).


W. Capelle afirma, en su Historia de la filosofía griega, que Anaxímenes representa un paso atrás frente a Anaximandro al proponer como arjé a algo sensible (aire), aunque, por otro lado, singifica un progreso ya que, según este autor, con Anaximandro la unidad de lo indefinido estaría en entredicho a partir de su posición frente a la separación de los contrarios.

Lo que sucede es que, despues de haber analizado el pensamiento de Anaximandro, la realidad parece ser distinta: hemos visto, por un lado, que es muy posible que Anaximandro se representara lo ápeiron (aún siendo indefinible) como una realidad sensible, con lo que Anaxímenes no representaría un paso atrás frente a él; por otro lado, la separación de los contrarios no surge a partir de lo indefinido mismo, sino a partir de un vórtice que es realmente la causa de la aparición de los elementos. De este modo, la unidad de lo apeiron parece quedar salvada. Por lo tanto, Anaxímenes, tampoco representaría una paso adelante.


Ahora bien, de lo que que no hay duda, es que Anaxímenes se planteó el problema de la unidad del Arjé. Observó que los cuerpos, al calentarse se dilatan, y, al enfriarse se contraen. Ello le llevó a concluir que este par de opuestos no eran tal sino una misma cualidad que se manifiesta distintamente según las condiciones. Pues bien, estas observaciones le llevaron a pensar que el aire al dilatarse (rarefacción) produce lo caliente (fuego) y al condensarse (condensación) produce agua y tierra, y, todo, ello sin dejar de ser aire. De este modo creía superar las críticas que Anaximandro había dirigido a Tales y, con ello, poder proponer de nuevo como principio originario a uno de los cuatro elementos visibles de la naturaleza.

 

¿Cual era la naturaleza del aire, según Anaxímenes?


Entre las caracterísiticas esenciales que Anaxímenes atribuía al aire serían de destacar las siguientes:

  1. El aire tenía una extensión indefinida y, por ello, sería algo que circunda todas las cosas. Mientras que en Homero tenía el significado de neblina como algo visible y osurecedor; en Anaxímenes el aire tiene el significado de Pneuma kai aer, es decir, aire-aliento, con lo que el alma estaría emparentado con esta concepción. Por todo ello, parece que para Anaxímenes aer no era sinónimo de neblina sino, como supuso Heráclito, aire invisible atmosférico.
  2. Este aire invisible atmosférico adoptaría, sin dejar de ser aire, diferentes formas según sea aire rarificado o aire condensado.
  3. El aire es la única causa material del movimiento. No haría falta postular más ya que, como hilozoista, defendía que el principio originario (ser con vida, eterno, inmortal y gobernador del mundo) podía cambiar en lo que quisiera y cuando quisiera.
  4. Anaxímenes parece creer tambien en formas básicas que derivan de aire, como el fuego, el viento y las nubes, y que las cosas se componían de tales elementos. Si ello fuera cierto, entonces, Anaxímenes, defendería la existencia de distintos elementos que componen los objetos.
  5. El aire tiene caracter divino, es decir, es inmortal y eterno. Incluso los dioses procedían de ese aire primigenio. En este sentido, Anaxímenes, sería un precursor de Jenófanes y de Heráclito en su crítica a los dioses tradicionales. El caracter divino del aire hace que su poder penetre completamente los cuerpos lo que nos recuerda al pensamiento de los estoicos. Incluso algunos autores (como Burnet) identifican a los dioses de Anaxímenes con los mundos innumerables, aunque existen muy pocas informaciones al respecto.
  6. Con su teoría de la condensación y la rarefacción el aire, Anaxímenes, abandona la tesis de Anaximandro acerca de la presencia de opuestos y contrarios dentro del mundo (Heráclito volverá a traer a colación esta teoría) y, por ello, no hace referencia a las ideas de injusticia y retribución en el mundo natural. De todos modos, curiosamente, creó un nueva pareja de opuestos, como son, lo raro y lo denso.

¿Por qué Anaxímenes escoge como principio originario el aire y no otro de los elementos (agua, fuego, tierra)?


Es importante notar que Anaxímenes compara el aire cósmico con el pneuma (aliento), al que, tradicionalmente, se le considera como sinónimo de alma-aliento (psyjé) dadora de vida. En este sentido, parece que Anaxímenes consideró el aire como el aliento del mundo y, en consecuencia, como su fuente eterna y divina.


Por otro lado, le parecia tambien que el aire poseía alguna característica de lo ápeiron (indefinido) de Anaximandro. Y es que el aire parece no estar caracterizado por ningún opuesto en particular, lo que le convertiría en algo cercano a lo indefinido. Además, el aire tenía la ventaja, frente a los otros elementos, de ocupar una vasta región del universo.


 

 

Parte 3