Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Sitio Filosoifia

 

 

ANAXIMANDRO

Parte 4

COSMOGONÍA DE ANAXIMANDRO


Según Anaximandro lo indefinido estaba caracterizado por un movimiento eterno que era el causante de mundos innumerables. En este sentido los cambios presentes en el universo estaban vinculados a una realidad eterna (divina) aunque no hay pruebas de que Anaximandro identificara a lo apeiron con un ser consciente. Ahora bien, lo apeiron, para Anaximandro, era una realidad eterna, divina, inmortal e incesante, que tenía el poder de mover lo que quería y a donde quería.


Pero, además de lo apeiron, existen alusiones a lo que parece que Anaximandro denominaba como vórtice. En este sentido, a partir de los textos de Aristóteles, parece posible deducir que en la cosmogonía de Anaximandro lo primero que se separó de lo indefinido fue un vórtice o remolino. Esto permitiría explicar mejor como era posible que de lo que es indefinido puedan surgir elementos diferenciados, definidos y opuestos. Pues bien para explicar tal separación, Aristóteles, señala que los opuestos se separarían desde dentro (ekkprineszai) mientras que, según Simplicio, se separarían desde el exterior.

¿Cómo entender todo esto?


Sin entrar en mayores disquisiciones de la lectura de los textos parece deducirse lo siguiente:

  1. Lo primero que se separó de lo indefinido no fueron las substancias opuestas (llama-bruma) sino algo que los producía y que pudo haber sido una especie de semilla o vórtice.
  2. Esta interpretación cuestionaría la tesis de Aristóteles cuando afirma que tales opuestos procedían desde dentro de lo indefinido y que se separaron en su interior.
  3. Tampoco sería correcto definir lo indefinido como una especie de mezcla de todos los elementos (algo que por otra parte también concibe Aristóteles).
  4. Los opuestos surgieron ya fuera de lo indefinido (Simplicio). La causa de tal aparición habría sido, por lo tanto, un vórtice o remolino que surge de lo apeiron. Esto implica que los elementos opuestos no son identificables con lo indefinido aunque se encontrarán dentro de él de forma meramente potencial.
  5. Conviene tener en cuenta que si Anaximandro hubiera afirmado que el principio originario era algo indefinido debido a que, de lo contrario, nos sería imposible entender que de un elemento definido (agua) pudiera nacer su contrario (fuego), y ahora, en su cosmogonía, nos dijera que los elementos surgen directamente de lo indefinido, entonces estaría cayendo en una grave contradicción, ya que, en último término, lo indefinido y los elementos opuestos serían lo mismo.
  6. Ahora bien, si de lo indefinido surge, en primer lugar, un vórtice que pone en movimiento todo el contenido de lo indefinido y permite que comiencen a diferenciarse sus elementos, entonces tales elementos provendrían de lo indefinido ya que estarían contenidos en él como algo embrionario, pero no serían identificables con él. Vlastos ha propuesto que el vórtice (to gonimon) no era tanto una cosa concreta como un proceso que permitiría explicar de modo coherente la aparición de los opuestos.
  7. Después de la aparición del vórtice lo primero que surge es lo caliente y lo frío cuya naturaleza sería llama y aire y, en donde su parte interior, debido a la condensación, terminaría por convertirse en tierra. Más adelante, el globo de llama se ciñería tan estrechamente al aire como la corteza se ciñe en torno a un árbol, para dar lugar a la aparición de los cuerpos celestes.
  8. EN RESUMEN: Existe algo que se aísla dentro de lo indefinido (vórtice) que produce llama y aire húmedo; en el centro surge por condensación la tierra mientras que la llama se ciñe estrechamente en torno al aire. A continuación el globo de llama estalla, se rompe en círculos y se forman los cuerpos celestes.

COSMOLOGIA
Estructura del mundo


La concepción cosmológica de Anaximandro se podría resumir del modo siguiente:

  1. La tierra tiene forma cilíndrica y los hombres viven sobre su superficie superior. Su anchura es 3 veces mayor que su espesor. La explicación (aunque equivocada) de porque la tierra es estable y se encuentra en reposo, significa un avance radical sobre Tales de Mileto y el pensamiento mítico anterior. Mientras que para Tales la tierra flotaba sobre el agua y para el pensamiento mítico hundía sus raíces en el inframundo, para Anaximandro, la tierra estaría en reposo por encontrarse en el centro absoluto del universo, lo que permitiría que pudiera flotar (en reposo) en el espacio sin necesidad de ningún apoyo (de ahí el avance) en el que sustentarse.
  2. En relación con los cuerpos celestes, Anaximandro, pensaba que el sol y la luna eran circulares y que estaban formados por anillos sólidos separados como las pinas de los carros. Dichos anillos se componían de fuego rodeado de aire y de la única apertura de cada uno de ellos emergía fuego como el aire de la boquilla de un fuelle. Los eclipses y las fases de la luna se debían al cierre total o parcial de la apertura, no aduciendo razón alguna para explicar tal cierre. La abertura del sol era del mismo tamaño que la superficie de la tierra; sin embargo, el diámetro de su círculo era 27 veces mayor y el de la luna 19 veces mayor al diámetro de la tierra. También son curiosas sus ideas sobre los fenómenos meteorológicos.
  3. Aristóteles nos transmite la idea de que Anaximandro (lo mismo que los atomistas) pensaba que tanto el mar como la tierra se estaban secando y que el mundo iba a perecer. Lo que sucede es que esta afirmación, de que el mar se iba a secar para siempre, entra de lleno en contradicción con un principio esencial del pensamiento de Anaximandro, es decir, aquel que establecía que todas las cosas iban a ser castigadas por su injusticia. No hay que olvidar que, en este caso, la tierra al rebasar sus límites, acabaría por secar al mar y ello sucedería sin pagar retribución alguna, algo que no sucedía, por ejemplo, con las estaciones en las que, aunque, durante un tiempo, predomina el calor, después de un tiempo prefijado por necesidad, lo hará el frío, y viceversa. Además, aunque solo se menciona al mar, es razonable concluir que la desecación del mar, implicaría la desaparición de la lluvia y ello conduciría, más tarde o más temprano, a la desecación de toda la tierra, y, consiguientemente a su desaparición. Muchos afirman que la desecación de la tierra sería el preludio de su reabsorción en lo indefinido en la cosmogonía cíclica de Anaximandro. Esto, sin embargo, no parece muy lógico ya que si la sequedad destruyera la tierra, este hecho cualificaría a lo indefinido como seco e igneo contradiciendo su propia naturaleza.
  4. La concepción de Anaximandro podría tener sentido si se sostiene que la disminución del mar es solamente una parte de un proceso cíclico en donde, después de que el mar se seca comenzaría un gran invierno de tal modo que en extremos de la tierra comenzarían un nuevo proceso de humidificación que conduciría, en un primer momento, a la aparición del cieno. Es curioso que Jenófanes (otro jonio) postula ciclos de desecación de la tierra y su retorno a la humedad, a partir, del cieno. Parece que Jenófanes quedó impresionado por la existencia de fósiles de vegetales y de animales incrustados en rocas lejanas al mar. De aquí dedujo que la tierra habría sido alguna vez barro, pero no argumentó que el mar se fuera a secar más aún, sino que todo retornaría al limo; los hombres desaparecerían, pero el ciclo continuaría: se secaría la tierra firme y los hombres volverían a ser producidos de nuevo. Más adelante, veremos que, para Anaximandro, los hombres nacieron del limo. Es posible que Jenófanes explicara (aunque modificado) el pensamiento de Anaximandro.

ZOOGONIA Y ANTROPOGONÍA


Anaximandro representa el primer intento por explicar de un modo racional el origen del la vida y del hombre. Según los textos, los primeros seres vivos nacieron del limo y estaban cubiertos de escamas espinosas (como los erizos del mar, según Cornford).

Por efecto de la sequedad se romperían las cortezas dando lugar a la aparición de las primeras criaturas vivas. Estros primeros seres vivos serían anteriores a los peces en donde habrían sido criados los primeros hombres. Es de destacar el empleo del término floios que nos recuerda el símil de la corteza usado en su explicación cosmogónica.

Una vez salidos del cascarón los hombres comenzaron a vivir (en principio aisladamente) en tierra firme. Es posible que Anaximandro tuviera conocimiento de las dificultades de adaptación al medio ambiente lo que le llevaría a suponer que el hombre no podría haber surgido a la vida sin algún tipo de cuidado especial (en este caso seria en el interior de los peces).

Esto le llevó a conjeturar que el hombre se crió en una especie de pez probablemente porque la tierra, en principio, fue húmeda y los primeros seres vivos fueron los del mar.